Miradas
Viernes 10 de Agosto de 2018

Por Cica y otros perros callejeros

Cica, el perro comunitario, falleció hace unas semanas. Fue el dueño de la primera cucha solidaria de peatonal San Martín de Paraná (entre General Urquiza y 25 de Junio) y famoso por acompañar todos los actos, desfiles y actividades en el microcentro paranaense. Jamás pasaba desapercibido.
Lo nombraron Cica por una abreviación de Cicatricure, la conocida marca de un gel que regenera la piel. Es que tenía tantas marcas y cicatrices, señales vivas de quién sabe cuántas batallas ganadas o perdidas, costuras imperfectas de la memoria. Muchos años atrás se había acoplado, como quien no quiere la cosa, a los peregrinos que unían Hasenkamp con Paraná. Aquella demostración de fe significó su esperanza para cambiar de vida, y justamente dejar atrás su pasado y solo conservar las cicatrices, las huellas de una historia puntual contada tal vez desde el dolor, pero también el fin de la misma. Con esas marcas de guerra, acá en Paraná la siguió peleando, como un callejero "viejo", pero ya no en solitario. Se convirtió el primer perro comunitario en tener una Cucha Solidaria en la peatonal. Respetuoso de sus pares, ante los demás perros se mostraba ermitaño, pero el "viejito" no se perdía ninguna actividad pública, y se ubicaba siempre en lugares privilegiados. Le encantaba comer y al decir de la proteccionista Fernanda Ballesteros, una de las personas que lo alimentó y cuidó, el "gordo" siempre miraba como si hacía años que había ingerido su último alimento.
Cica se fue, su cuerpo ya no resistía. Incluso sus últimos días los pasó en un hogar de tránsito, porque ya no podía soportar el rigor de aquella calle que siempre fue su cobijo. En su nombre y a modo de legado, es que Ballesteros y todas las personas que aman los animales mantienen viva la consigna: "Adopta un callejero". El 27 de julio de 2008, por iniciativa de un estudiante chileno, se conmemoró el Día Internacional del Perro Callejero, con el objetivo de crear conciencia colectiva. Ignacio Gac, hoy periodista, promovió la idea en Latinoamérica a través de las redes sociales. Eligió julio, debido al frío.

¿Por qué adoptar un callejero?
Aprendes responsabilidad: rescatar a un perro callejero o adoptarlo en un refugio es una decisión que no debe ser tomada a la ligera, y que te compromete por el resto de la vida del animal. Salvas dos vidas: Millones de perros son sacrificados debido a la sobrepoblación, mientras que aquellos que permanecen en las calles llevan una vida de miedo, hambre, frío y maltratos físicos. Luchas contra la compra-venta de seres vivos: al comprar un perro en una tienda de mascotas o en un criadero contribuyes con la cría, legal o no, de animales, y en la mayoría de los casos esta se realiza en condiciones pésimas para los pobres perros.
Mejoras tu salud: diversos estudios han demostrado el efecto positivo que trae tener un perro sobre la salud de las personas. Ganas un amigo: si alguna vez te has sentido aislado, después de haber adoptado un perro nunca volverás a sentirte solo. Te protegerá siempre: no hablamos en ningún caso de entrenar a un perro para la guardia y defensa. Al verse elegido y parte de una familia, el perro se convertirá en protector incondicional de esta. Los perros, por instinto, cuidan y protegen a su "manada", en este caso a ti y a los tuyos, sin que se lo enseñes. También educas a tus hijos: un perro en casa ayuda tus hijos a ser responsables, pues ellos también deberán ocuparse del can. Además, les enseñas desde pequeños a respetar a otros seres vivos, generando consciencia sobre sus sentimientos y criando a tus hijos para que sean mejores personas. Ambos socializan: sacar a tu perro a pasear no solo te permite ser más activo, también es una buena forma de socializar y conocer a otras personas.
Adoptas un animal único: los perros que se encuentran abandonados en la calle y protegidos en los refugios suelen ser mestizos, por lo que son ejemplares de apariencia única y personalidades bien definidas, unos distintos de otros y ahorrarás dinero; no está de más decirlo, comprar un perro te saldrá muy caro económicamente y nada garantiza que vivirá mucho. Recoger un perro callejero no te costará nada, más que la responsabilidad de hacerte cargo de él. Si lo adoptas en un refugio, puede incluso que ya haya sido esterilizado y vacunado. Se estima que en Argentina hay unos 15 millones de perros callejeros. Adopta uno.

Comentarios