Hoy por Hoy
Martes 12 de Marzo de 2019

Más de lo mismo, o peor

Prendo la tele y lo único que veo: A los jubilados peleando sus derechos. Yo no sé por qué está pasando esto, no lo sé

"Prendo la tele y lo único que veo: a los jubilados peleando sus derechos. Yo no sé por qué está pasando esto, no lo sé. Prendo la radio y lo único que escucho: Fábricas cerradas, obreros sin empleo. Yo no sé por qué está pasando esto, no lo sé. Prendo la tele y lo único que veo: A los jubilados peleando sus derechos. Yo no sé por qué está pasando esto, no lo sé. Compro los diarios y lo único que leo: políticos de mierda cagando el pueblo entero. Yo no sé por qué esté pasando esto, no lo sé. Novedades, novedades...", enfatiza a gritos la letra de 2 Minutos, una banda de punk rock de los años 90, allá en la provincia de Buenos Aires.

Este tema pertenece al disco Valentín Alsina que se editó en 1994. Es decir casi 25 años atrás. Yo les pregunto a todos ustedes o a quien lea este Hoy por Hoy ¿Esa triste realidad hecha canción cambió? Cada uno que saque sus propias conclusiones.

Durante todo este tiempo hemos convivido con todos estos severos problemas que por algunos fueron maquillados de una manera y que hoy por otros están más que nunca a flor de piel. En síntesis hemos involucionado, y realmente es una pena.

Este año es año de elecciones y por estos días todos los partidos políticos, sean del color que sean, mienten sistemáticamente en los medios de comunicación. Prometen un país que está lejos de ser. Dicen tener bajo la manga la clave para salir de la crisis económica y financiera que nos agobia y nos hace cada día vivir peor. Se las saben todas y utilizan al rival de turno para desnudar sus virtudes. Unos payasos.

No soy ni de este ni de aquel. Me importa un bledo qué partido gobierne. Sólo soy un ciudadano que trabaja todos los días, desde muy temprano, y sueña con ver un país mejor para todos. Pero qué iluso soy. Si hoy a los 40 años pongo en mi auto el tema Novedades que escuchaba cuando era un adolescente y es lo mismo. Me remonta a esa época cuando los sueños ya estaban hecho añicos y el futuro parecía incierto, se veía negro.

Es verdad, en el medio apareció un partido que intentó cambiar el panorama, que dio oportunidades, pero que después se engolosinó y se equivocó feo. Bah... como hacen todos. Este partido llenó sus propios bolsillos de dinero, vació el país y le dio la oportunidad al otro partido para "cambiar" las cosas. Estos creyeron que era posible, pero también se equivocaron y hoy estamos como estamos: mal en educación, mal en seguridad, no hay trabajo, cierran fábricas, mal en casi todo. ¡Parejito!

Entonces como se viene la hora de volver a las urnas sería ideal que votemos a consciencia. Parar un rato y pensar realmente a quién le vamos a dar el voto y por qué. Que vayamos por un proyecto de país, no a votar un color de partido, un clásico como si esto se tratara de un Boca-River. Votemos en serio si es que queremos realmente que esto vaya para algún lado, que tenga un rumbo de verdad. Y si no es así, si seguimos votando para hacerle la contra al otro solo porque no lo queremos, no nos quejemos. Agachemos la cabeza y sigamos caminando en el barro porque al fin y al cabo tenemos lo que nos merecemos. Ni más, ni menos.

Comentarios