Hoy por hoy
Miércoles 29 de Noviembre de 2017

Más furioso que barrabrava

Las reuniones comenzaron el lunes muy temprano en Casa de Gobierno. Eran las 7, y en una mesa chica estaban el gobernador, Gustavo Bordet, y tres altos funcionarios provinciales vinculados al tema que hoy da vuelta al mundo: el brutal ataque a los chicos del club Social y Deportivo Strobel de Diamante en el estadio de Patronato. La historia en la cancha y el saldo lamentable, ya lo sabemos.
Bordet estaba furioso por lo acontecido. Por eso pidió acciones concretas y que se investigue a todo el mundo para que paguen por el daño que causaron.
Es que del grupo de menores entre 7 y 15 años, hay algunos que manifestaron no querer volver "nunca más" a una cancha de fútbol. Era su primera vez en un estadio y viendo un partido de Primera División. Otro de los chicos ha presentado "problemas psicológicos". No es para menos, una navaja estuvo a centímetros de su rostro.
Volviendo a las reuniones en Casa Gris, el primer mandatario provincial tuvo el lunes a las 8.30 el habitual encuentro con sus funcionarios y si bien no fue el tema excluyente, el drama de los pibes de Strobel se llevó gran parte del cónclave. Hubo tirón de orejas y quejas para algún funcionario en especial y se recomendó que no se le hicieran notas. Con el tema barras/Patronato entienden en esta gestión que hay una cuestión de herencia, pero que se la quiere erradicar de cuajo. Que se les caiga con todo el peso de la ley.
Por eso el gobernador puso la cara por este tema. Es el principal referente, hoy por hoy, de esta lucha contra los violentos. De Patronato no habló nadie (ni presidente ni vice) salvo el gerente del club. Es el rostro visible de alguien que siente vergüenza ajena.
¿Por que el presidente Miguel Hollman decidió hacer silencio? Llamativo en el reconocido Tito, a quien se lo considera un dirigente deportivo con todas las letras.
Ayer, en Gran Bretaña, los portales de The Sun y Mirror publicaron las terribles imágenes y describieron el lamentable suceso ocurrido durante el partido del Rojinegro contra Unión de Santa Fe.
Los famosos Hooligans que combatieron en Inglaterra, hoy son nombrados en Paraná. Ambos reconocidos periódicos calificaron el hecho como "horror". En Rumania hablaron de "bestialidad" y en Francia advierten que estas escenas son habituales en la Argentina.
Cómo no va a estar furioso Bordet. Por eso prometió, en caso de que no haya colaboración de Patronato, revisar los aportes del Estado que por ley le corresponden. ¿Qué pasará? ¿Ya se dieron los datos de quienes fueron los violentos que con entradas de favor hicieron de las suyas? Ayer hubo un allanamiento de la Policía en el club. Tarde. No encontraron nada. Habían ido por la bandera de la discordia "Los gurises van a la cancha" y las navajas que se vieron y fueron denunciadas. Ahora, ¿por qué mandaron ayer a Investigaciones cuando hay un área destinada al fútbol?
Otro escenario, también de mucha calentura y con exigencias, se vive en las redes sociales. Me escribieron exintegrantes de la barra arrepentidos por lo sucedido y que abandonaron ese espacio en la tribuna porque la situación se estaba "desmadrando". También observé comentarios de plateístas que piden "disculpas" y que Patronato es otra cosa, no lo que hoy se está mostrando. Tienen razón, para eso los dirigentes hoy tienen una misión muy especial.
Ahora, desde la propia ministra de Gobierno, Rosario Romero, se escuchó una idea que puede prosperar y puede ser ejemplificadora: "inhabilitación vitalicia" en el club Patronato para los violentos que sean identificados. El tiempo dirá, aunque la furia y el enojo invade hoy por hoy al mismísimo Bordet.

Comentarios