Secciones
#Miradas

Los puertos como sinónimo de desarrollo

Domingo 17 de Marzo de 2019

Se afirma comúnmente que todas las ciudades que disponen de un puerto trabajando están destinadas, inexorablemente, a desarrollarse y ser exitosas. A lo largo de la historia este tipo de ciudades han sido ejes para el crecimiento de regiones completas, y se han transformado en pilares para la generación de empleo y la expansión de sectores productivos e industriales. Durante muchos años la provincia de Entre Ríos esperó un momento como este. Sus principales puertos están en actividad. En simultáneo, con centenares de personas trabajando en muelles, camiones, bodegas, máquinas, oficinas, y todo lo que involucra la logística para la carga de un buque. Desde estos puntos se llevarán al exterior la producción de una provincia que esperaba que se abrieran sus propias puertas al mundo.
Concepción del Uruguay ya suma siete buques en 120 días, seis de ellos con madera entrerriana con destino a China, y otro con arroz de nuestros productores rumbo a Irak.
Ha costado muchísimo poner en marcha toda esta maquinaria. Pero cuando los engranajes comienzan a moverse se activan otros mecanismos que potencian nuevas posibilidades, y la esperanza parece cobrar bríos nuevos.
En Concepción del Uruguay se batalló por el dragado definitivo del río Uruguay durante más de dos décadas. Finalmente se logró y hoy los barcos forman fila en una agenda que ocupa prácticamente todo el año.
El puerto de Ibicuy tuvo que pasar casi ocho años paralizado luego del derrumbe de sus muelles; y apenas puesto en servicio, los barcos aparecen para abrir una vía de exportación central para los productos de esta provincia.
Los puertos son sinónimo de trabajo y expectativas. Más 360 personas por día trabajan de forma directa en un embarque de arroz en bolsa, son turnos de seis horas y se pueden llegar a ganar cerca de 2.000 pesos por turno, en promedio. Son estibadores, guincheros, anotadores, maquinistas, y a ellos hay que sumar camioneros, personal de seguridad, administrativos. Todo es trabajo genuino, y gran parte de estas familias necesitan de estos barcos para compensar meses enteros de changas e incertidumbre. En su gran mayoría es dinero que se vuelca de forma inmediata en el comercio de la misma ciudad, no es dinero para el ahorro, son jornales que se destinan al consumo elemental.
Los puertos abren oportunidades. Ibicuy se puso en marcha y pasó a complementar al puerto de La Histórica. Los buques cargaban allí la mitad de sus bodegas y completaban en Montevideo. Ahora esa segunda etapa se cierra en Ibicuy con más trabajo para más entrerrianos.
Junto con la reactivación de Ibicuy se logró movilizar el ferrocarril de cargas. Un gigante que parecía oxidado y totalmente fuera de servicio logró despertarse y mostrar la enorme utilidad de nuestras vías para abaratar costos a los productores. Ver pasar un convoy de vagones cargados por la estación de Basavilbaso les llenó los ojos de lágrimas a todos los vecinos de aquella antigua Capital del Riel que habían perdido toda esperanza de volver a vivir una escena parecida.
Con los puertos mejora la sociedad, porque el trabajo es el único motor capaz de devolverle la dignidad a las personas. Y aquí hay trabajo.
Entre los años 1997 y 1998 ingresaron más de 100 buques al puerto de Concepción del Uruguay. Hasta el día de hoy se cuenta que nunca hubo niveles tan bajos de delitos en esta ciudad como en aquellos años.
Los puertos entrerrianos no tienen que demostrar nada, cada vez que se los ha puesto en funcionamiento mostraron su efectividad. Y no se trata solamente de muelles, amarres y edificios. Los puertos entrerrianos tienen, además, la mejor gente trabajando. Son conocidos en el ambiente como "puertos limpios", porque la gente que trabaja hace solamente eso: trabajar. No hay faltante de mercaderías, no hay demoras innecesarias ni mañas dañinas como en muchos otros puertos del país.
Hay infraestructura portuaria, hay gente capacitada, hay productores, hay barcos y hay mercados. Esto debería ser apenas el comienzo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario