Secciones
Hoy por Hoy

Los mismos de siempre

"...En este momento delicado que atraviesa el país, los dirigentes y candidatos tienen que ser medidos en sus declaraciones..."

Domingo 18 de Agosto de 2019

Una vez más a la crisis la pagan los laburantes. Esos hombres y mujeres que todos los días se levantan para ir a trabajar bien temprano y vuelven en muchos casos ya entrada la noche. En el caso de la ciudad de Paraná, el esfuerzo en estos días es extra, porque hace 14 días que no hay servicio de colectivo. Algunos optan por caminar y otros se gastan los pocos pesos que les sobran tomándose un remís para evitar terminar siendo víctima de la inseguridad.

La devaluación tras las elecciones Primarias, Abierta, Simultáneas y Obligatorias (PASO) dejó a los trabajadores más pobres. La disparada de la moneda norteamericana no se dio por la elección que tuvimos en las urnas los votantes, sino porque la economía argentina viene en estado crítico hace ya varios años. La inflación es un problema que nos afecta desde hace décadas y nadie logra controlarla. Muchos economistas se pasan horas hablando de lo que hay que hacer, pero son muy pocos los que entienden que no se trata solo de números sino que atrás de esas cifras hay vidas, hay familias, sueños y tantas cosas que parece que nadie tiene en cuenta.

Todos hablan de los Mercados, pero nadie le pone identidad. ¿Quién gana con esta transferencia enorme de recursos? Porque una crisis no afecta a todos. Hay muchos que se enriquecen en momentos de crisis y da la sensación de que son siempre los mismos.

Mientras muchos trabajadores hacen cuentas y cuentas para ver cómo pagan el crédito, el jardín de sus hijos, la escuela, los alimentos, los remedios, los pañales, los funcionarios actuales y los que quieren llegar al poder discuten cosas que muchas veces están sumamente alejadas de la realidad.

Hasta el momento todos los recortes los sufren los trabajadores, esos que en los próximos años podemos llegar a padecer una reforma laboral que nos termine quitando aún más derechos.

Aunque sea un poco demagógico estaría bueno que los funcionarios públicos se ajustaran un poco sus ingresos. Así ahorramos un poco más entre todos. Si bien esa no es la solución da la sensación que el esfuerzo siempre viene del mismo lado: los trabajadores.

También en este momento delicado que atraviesa el país, los dirigentes y candidatos tienen que ser medidos en sus declaraciones.

Por ejemplo, el economista Martín Redrado culpó directamente al presidente Macri del significativo salto que tuvo el tipo de cambio: “El aumento del dólar del lunes fue causado por Macri, quien ordenó no pararlo al Banco Central”. Tiró una bomba sin prueba.

Después apareció Lilita Carrió que nos tiene acostumbrados a sus apocalipsis a decir que muertos iban a salir de Olivos. Ante esta crisis asfixiante, y pensando en las muertes que dejó el estallido social de 2001, lo que menos necesita el trabajador, que vive con un alto nivel de estrés porque la plata no le alcanza, es que lo bombardeen con noticias destructivas de quienes supuestamente están preparados para conducir los destinos de un país, ya sea desde el Ejecutivo o del Legislativo. Ojalá que la situación mejore para que no sigan sufriendo los mismos de siempre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario