Hoy por hoy
Sábado 12 de Mayo de 2018

La vaca y las primeras lágrimas

Argentina, el país que lo tiene todo. Todos los climas, todos los paisajes, todos los recursos naturales. Y ahora todos los economistas. Ya no hay nadie que no sepa de Lebacs, Letes, tasas y, obviamente, del dólar. Desgraciadamente nos estaría faltando alguno que sepa qué pasará en el futuro. Tampoco estaríamos necesitando conocer sobre un futuro muy lejano, en este país con tener una idea de lo que pasará el año que viene nos estaría alcanzando. Pero no. La incertidumbre también es parte nuestra. Y hay momentos como este, en que ya no tenemos "algo de incertidumbre". Hoy la tenemos toda para nosotros. Pero como estamos acostumbrados, también estamos preparados, al menos para que no nos sorprenda.
La negación de las cosas que le pasan a la gente también es parte de nuestros gobiernos. Y hoy está pasando de nuevo.
Los discursos que insisten con que "no pasa nada y todo se va a arreglar", ya no alcanzan. La mayoría de los argentinos desea sinceramente que eso sea verdad, por su trabajo, por su familia, por sus planes, por su tranquilidad. Pero todos los que ya se quemaron con leche hoy no le quitan los ojos de encima a la vaca mientras aparece una pequeña lagrimita.
Y no es para menos. Estamos en el mismo barco y nos venían diciendo que estábamos bárbaro, que iba todo bien, y al primer viento fuerte todo el gobierno nacional se subió a los botes salvavidas. Y lo peor de todo es que desde los botes nos siguen diciendo que "no pasa nada, está todo bien", mientras se alejan.
Hay mucha gente con esta sensación. "Quizá están yendo a buscar ayuda y volverán por nosotros", piensan los mejor intencionados. Pero acudir al FMI ante la primera corrida cambiaria nos dejó a todos impactados, y con las imágenes de nuestra historia reciente pasando al primer plano de nuestros pensamientos. Entonces no está todo bien.
Para todo usaron el gradualismo, menos para decirnos que volvíamos a endeudarnos con el FMI. ¿No sabían que para los argentinos el Fondo lleva explícitamente asociada la imagen de crisis? Todo lo que siempre hacen no lo pusieron en práctica esta vez. Al parecer no hicieron un análisis previo, no hicieron una encuesta, no hicieron un focus group. Ni siquiera hicieron un spot, de esos tan lindos que hacen, para intentar amortiguar el golpe. Fue así, en seco.
O quizá fue así a propósito, y solo algunos nos comimos el verso de que están improvisando.
Porque la oposición no tiene alternativas y ahora no sabe bien qué hacer. De pronto se encontraron con este hueco en lo que parecían las defensas impenetrables de Cambiemos para 2019, y a ellos justo los agarra enroscados en sus internas, armando defensas ante la Justicia, o de bata en el spa.
Hasta los carroñeros se sorprendieron. Esos que esperan a que todo se pudra para aparecer están desorientados. Aparecen igual, por las dudas. Pero no la tienen muy clara tampoco.
O tal vez el golpe del FMI haya estado planificado, y esta sea la herramienta y el momento que eligió Cambiemos para justificar un ajuste aún más fuerte, ya que lo que venían haciendo no les dio resultado. Y lo hacen ahora porque estimaron que les da el tiempo para que en pocas semanas lo del Fondo ya sea parte del paisaje, y con la calma ya recuperada, el camino a la reelección presidencial vuelva a ser una alternativa sólida. Y desconociendo el pasado, descuentan que en este tiempo el peronismo no podrá imponer una figura para dar pelea en 2019.
Claro que para que todo esto sea posible, les tiene que salir todo bien. Lo cual habla de un optimismo casi irresponsable en un país donde generalmente las cosas salen mal. Mal para la gente, obvio.
De allí la preocupación general.
Porque el actual gobierno en algún momento se va a ir, pero el FMI llegó para quedarse con nosotros por muchos años más.
La incertidumbre se ha hecho carne nuevamente en gran parte de los argentinos, sin importar a quién hayan votado. Eso degradó la confianza, y el gobierno nacional lo sabe.
Hará falta mucho más que un spot para recuperarla.

Comentarios