Miradas
Miércoles 30 de Mayo de 2018

La receta para convencer a gobernadores

El programa Odisea Argentina, que conduce el reconocido periodista Carlos Pagni, brindó el lunes un claro anticipo de la receta del recorte del gasto público que aplicará el gobierno nacional. El columnista económico Marcos Buscaglia –que se quedó con ese puesto porque su antecesor, Nicolás Dujovne, asumió como ministro de Hacienda– brindó una clara explicación de cómo se hará el recorte que demanda la nueva situación argentina, que es la de pedir financiamiento del Fondo Monetario internacional.
El economista explicó que el recorte de 20.000 millones de pesos anunciado el fin de semana por el gobierno nacional es el 0,1% del PBI y la meta para el año que viene era del 2,2%; aunque se estima que el ajuste que pedirá el Fondo no llega a tanto, sino será "solamente" del 0,7%.
"En las provincias es donde más hay para cortar", señaló el economista, exhibiendo cuadros referidos a la cantidad de empleados públicos por cada 1.000 habitantes en las jurisdicciones provinciales. Obviamente condenó el volumen de la administración pública sin considerar que la Nación transfirió todos los servicios a las provincias, generalmente sin financiamiento; y que la educación, la salud, la seguridad son prestados por empleados provinciales. La charla siguió de manera amena, destacando la importancia de achicar esas planillas de tantos empleados públicos, hasta que surgió la duda. "¿A dónde van esos empleados echados en un contexto de recesión económica?". Nadie respondió.
Lo que sí dijo Buscaglia es que si no se los puede echar, como se debería, existe la posibilidad "menos eficiente" de ajustar el salario relativo. "Si no puedo echar gente, puedo hacer que los aumentos sean menores (a la inflación)". Muy claro.
Luego se analizó una serie de alternativas capaces de quitarle el sueño a cualquier gobernador. "¿Cómo puede hacer el gobierno nacional para forzar a las provincias (para que lo hagan)", se preguntó Buscaglia. Luego señaló cuáles son las cartas que tiene el gobierno nacional a mano para presionar.
En ese sentido, recordó que tras un fallo de la Corte Suprema el gobierno nacional comenzó la devolución gradual del 15% de coparticipación que se les retenía a las provincias desde 1992. "En el mismo momento (1992), 11 provincias le transfieren las cajas provinciales. Esas cajas más el costo de las que mantienen las provincias pero que el gobierno nacional ayuda a financiar, son 36.000 millones de pesos en el presupuesto de este año", explicó el economista.
Hacerlo sería "hacerle un gol al peronismo y a los gobernadores", según Pagni. A eso Buscaglia agregó que fue un error firmar el pacto con los gobernadores tras el conflicto por el reclamo de mayor coparticipación que hizo la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. "Hubieran dejado que resuelva la Corte y gane la provincia de Buenos Aires", indicó. De lo contrario, el escenario es terrible: que al ajuste también deban hacerlo los gobiernos nacional y bonaerense. "Sería lamentable", opinó el columnista.
Si bien el tema da para muchos análisis y algunas especulaciones, una de las primeras es que un escenario de corte del financiamiento de parte del déficit del sistema previsional, que en Entre Ríos se calcula en 5.000 millones de pesos este año, representaría un agujero en las finanzas provinciales muy difícil de remendar. Lo mismo ocurría en las provincias que transfirieron las cajas, si se las devuelven.
Ese escenario también sería propicio para la postergada discusión de las reformas a los sistemas previsionales provinciales, esas reformas que apuntan a igualar hacia abajo las condiciones para jubilarse, especialmente aumentar la edad jubilatoria y eliminar los regímenes especiales derivados de condiciones desfavorables de empleo.

Comentarios