Secciones
Miradas

En el último, nos mintieron

La ciudad de Santa Fe será este domingo sede del primer debate presidencial de 2019.

Jueves 10 de Octubre de 2019

La ciudad de Santa Fe será este domingo sede del primer debate presidencial de 2019. Después de las PASO, los candidatos habilitados para participar de las elecciones generales del domingo 27 se encontrarán en la tierra del brigadier López para presentarnos sus propuestas, para debatir ideas y mostrar cuáles son sus planes para salir de la difícil situación en la que se encuentra nuestro país. Bueno, al menos eso es lo que uno imagina que puede llegar a pasar, o lo que este encuentro de candidatos debería ser. Claro que después las cosas no salen como se piensan y lo que puede llegar a abundar son recriminaciones de lo que no se hizo antes, de lo que no se hizo ahora y de lo que (ya sabemos) no harán después.

Los que estarán delante de los moderadores en la Universidad Nacional del Litoral son el actual presidente Mauricio Macri (Juntos por el Cambio), Alberto Fernández (Frente de Todos), Roberto Lavagna (Consenso Federal), Nicolás del Caño (Frente de Izquierda), José Luis Espert (Unite por la Libertad y la Dignidad) y Juan José Gómez Centurión (Frente Nos). Estos son los hombres que dispondrán de algunos minutos para contarle a la gente sus ideas, para convencernos de votarlos, más allá de que en las PASO se haya dado una diferencia bien marcada entre los dos candidatos que picaron en punta, viniendo el resto desde muy atrás. En líneas generales, cada uno sabe qué nos pueden ofrecer en la previa y está claro que el primer orador (Macri) ya nos mintió de manera descarada en la última confrontación que tuvo con Daniel Scioli antes del balotaje de 2015. La frase “en qué te has transformado Daniel, parecés un panelista de 678” todavía sigue retumbando en mi cabeza, mientras recuerdo la sarta de promesas que hizo el hombre que estuvo al frente de la época más gloriosa de Boca Juniors.

Otras oraciones de aquella época fueron: “Ustedes han ajustado, por algo no crecemos hace cuatro años”; “Cuando la presidenta (Cristina Fernández) dice que hay un 5% de pobres, ¿miente o dice la verdad?”; “El gobierno, especialmente Aníbal Fernández, siempre ha dicho que en la Argentina la droga siempre está de paso, ¿creés lo mismo?”. Estas fueron algunas interpelaciones que Macri le hizo al excampeón de motonáutica aquel día. Y lo dijo con un cinismo que en sus cuatro años y pico de gobierno quedó cada vez más expuesto, ya que habló de ajuste, de índices de pobreza, de narcotráfico y de otros temas que en su mandato estallaron hasta llevarnos a un callejón sin salida. La dura caída en las PASO se entiende por ese lado. En un análisis superficial, Macri no hizo nada de lo que prometió, solo habló de la herencia recibida, y la gente entendió que otra vez les vendieron espejitos de colores.

Ahora bien, Alberto Fernández apareció en la escena en un momento de incertidumbre dentro del kirchnerismo y del peronismo en general. Con representantes que hablaban de otros nombres y que nada querían saber con Cristina. Finalmente, la expresidenta les terminó ganando la batalla y puso a su “delfín” para tratar de calmas las aguas. Y mal no le fue. Ahora bien, qué propone Alberto: hasta ahora solo apuntar hacia la dirección contraria que tomó el gobierno actual. La diferencia obtenida le da la tranquilidad de llegar al 27 con una campaña moderada, sin recorrer mucho el país y ver cómo su rival lo hace de manera alocada ciudad por ciudad. De todos los candidatos, es el que más espero ver en acción en el debate del domingo, para saber si aporta ideas claras o trae a escena nuevamente una herencia pesada que recibirá en diciembre.

Del resto de los presidenciables, no espero demasiado. Y no es solamente por saber que, como a todos, los números no le cierran. Sino porque no entusiasman ya desde el vamos. Con Lavagna tengo una sensación rara. Me interesan sus propuestas y por eso recibió mi voto en las PASO, pero lo siento como “muy tibio”, sin mencionar que su compañero de fórmula (Juan Manuel Urtubey) no se lleva mi simpatía. ¿Quién me falta? Ahh sí, Del Caño, Espert y Gómez Centurión. No espero sus propuestas con mucho entusiasmo y no tengo más para decir. En definitiva, libra por libra, Macri y Fernández serán los pesos pesados en Santa Fe. Todas las miradas estarán puestas sobre ellos. Solo espero que la taba no se dé vuelta y Fernández no nos mienta, como sí lo hizo el actual Presidente en el último debate.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario