Miradas
Lunes 04 de Junio de 2018

El reclamo de una institución

La comunidad educativa de la escuela Juana Manso de la ciudad de Concordia no cesa en su incansable reclamo por la reanudación de la obra del edificio escolar propio. La semana pasada se volvió a informar que se realizará por enésima oportunidad una protesta con el objetivo de que los trabajos vuelvan a desarrollarse y se termine con la obra. La culminación de las tares es sumamente importante.
Desde la escuela Secundaria indicaron que desde noviembre de 2015 la obra sufrió inconvenientes en su construcción y el pedido es el de que se pueda terminar con los trabajos. Desde el mismo seno de la institución indicaron que solo resta el 30% para la culminación de la misma y esta paralización les representa un marcado inconveniente para la enseñanza y aprendizaje acordes a una educación igualitaria y de calidad.
Las asambleas han sido reiteradas y la respuesta siempre ha sido de que las tareas volverían a reanudarse, cosa que no sucedió. Hay que decir que el predio ubicado en calle Misiones, entre Brasil y Rocamora se encuentra lindante a la escuela primaria Nº 72 Trabajador Comunitario. Actualmente los alumnos que asisten a la escuela secundaria, afrontan su jornada escolar en las mismas aulas donde funciona la escuela primaria.
Sin dudas que el marco de enseñanza no es el mejor ni tampoco las comodidades son las óptimas. Se espera para los próximos días el anuncio de una nueva medida de protesta. Quizás será una nueva clase pública a cielo abierto, como lo han hecho en varias oportunidades en calle Chabrillón y Misiones, o quizás la medida será otra, aunque no descartan realizar una marcha pacífica hasta la Dirección Departamental de Escuelas. Por lo pronto, el pedido es reiterado, tanto del equipo docente, como de los familiares de los alumnos.
Adriana Gómez es integrante de la cooperadora de la escuela que alberga alrededor de 300 alumnos y manifestó que la promesa era que los trabajos comiencen a principios de mayo, cuando en aquella ocasión se movilizaron hasta la Dirección de Arquitectura local. A un mes de esto, no hay movimientos y por ello optaron por dar a conocer su reclamo, que afecta a los chicos que concurren de los barrios San Agustín, Luz y Fuerza y Nebel, entre otros, en una de las zonas más populosas del este concordiense.
Revisando los archivos se puede conocer que la obra dio comienzo en el primer semestre de 2015, con un presupuesto en más de 8 millones de pesos, y cuyo plazo original de entrega era de 360 días.
Los motivos de la parálisis que sufre la obra serían las acusaciones cruzadas entre la empresa que estuvo a cargo y Arquitectura de la Provincia, pero lamentablemente los perjudicados son los alumnos que están en el medio y no cuentan con una obra que en el último año solo avanzó en aproximadamente un 10 por ciento. Esta semana habrá más novedades y, como se aclaró desde la escuela, "el reclamo es por la finalización del nuevo edificio".

Comentarios