Secciones
#Miradas

El Diego y el dólar, los temas de hoy

Domingo 08 de Septiembre de 2019

El fin de semana sin fútbol se terminó. Al menos no hubo partidos de la Superliga, pero sí de otras categorías. Aunque sin dudas la presentación de Diego Armando Maradona como entrenador de Gimnasia de La Plata se llevó todas las portadas, tanto de los diarios como de los sitios digitales. El regreso del Diez al balompié nacional fue “la” noticia de la semana y por un momento nos hizo olvidar de la difícil situación económica por la cual atraviesa nuestro país. Hasta esa magia sigue teniendo el mejor jugador que hubo en el mundo, ya que el futbolero se siente feliz por su vuelta. Ni hablar del hincha Tripero, que a esta altura poco le debe importar la suerte que corra el equipo en el torneo. Lo único que vale es que el Diego se puso la del Lobo platense.

Pero bueno, dejemos a Maradona en paz, algo que difícilmente tendrá en esta nueva etapa en su carrera. Hoy lunes, es momento de mirar nuevamente la pizarra cambiaria y ver con qué nos sorprende nuestro amigo el dólar. ¿Cómo se despertará? ¿Con el pie izquierdo o con el pie derecho? Es que la vida de todos depende de su estado de ánimo. Si no, vale recordar lo que sucedió luego de la dura derrota que sufrió el presidente Mauricio Macri en las PASO. La moneda norteamericana se disparó, todo el mundo se volvió loco y eso se tradujo en aumentos en los productos. Fue una semana caótica, donde para calmar las aguas se anunciaron medidas económicas que no fueron muy bien recibidas. A partir de ahí se empezó de hablar de gobernabilidad, bajo la sospecha de que el mandato de Macri ya tiene fecha de vencimiento. Supongo que debe ser algo así como que todos los actores de esta película respeten el libreto y nadie ponga mala cara si alguno se equivoca. En pocas líneas, que todos tiren para el mismo lado. Algo que resulta hasta chistoso en nuestro país.

Pero volviendo al queridísimo dólar, en estos días algunos sitios también se hicieron eco de una nota que publicó The Wall Street Journal. Una editorial del diario financiero de Estados Unidos fue dedicada a la complicada actualidad que atraviesa la Argentina y la solución que encontró fue dolarizar la economía y “enterrar” al peso. Por más que suene tremendo, ¿le sorprende la propuesta?

El artículo, firmado por la Junta Editorial del periódico y titulado “A dollar for Argentina” (“Un dólar para Argentina”), hace un recuento de los hechos políticos y del último tiempo en nuestro país (PASO, suba del dólar, riesgo país), que llevó a las medidas económicas de control de capitales y reperfilación de la deuda anunciadas por el Gobierno. Según se refleja, para el diario financiero, las medidas “peronistas” de Macri “no hicieron nada para que el Gobierno recupere su credibilidad”. Mientras que aseguró que Alberto Fernández “está promoviendo la idea del caos”, al afirmar que el país está en un “default virtual”.

“Los que proponen dolarizar encuentran resistencia en el peronismo, que depende de la inflación para financiar el populismo cuando sus ingresos son bajos”, plantea. Aunque “la demanda de dólares sugiere que Macri podría contar con apoyo popular para adoptar al dólar como la moneda nacional, pese a que abogados argentinos difieren respecto de la legalidad de una dolarización de acuerdo a la Constitución, pero nuestras fuentes creen que Macri podría dolarizar con el respaldo de una mayoría en el Congreso”.

Este es el resumen de lo que propone The Wall Street Journal. Y siendo sincero no me sorprende para nada, porque insisto que desde hace mucho tiempo que este querido amigo (el dólar) sigue manejando nuestro estado de ánimo. Pero ¿qué es lo que pasaría si la situación es a la inversa? Conociendo poco y nada del tema, siempre me hice la misma pregunta: ¿y si hacemos desaparecer el dólar de la vida de los argentinos? Supongo que la respuesta será que es algo imposible, y espero que algún economista me lo explique de manera sencilla. Es una locura, seguramente me dirán. Algo imposible de sostener o vivir en un cuento de hadas, pero bueno... De cuentos ya estamos cansados y pocos han tenido un final feliz. En definitiva, siendo un trabajador común hace mucho que me acostumbré a vivir sin el dólar y solamente me acuerdo de nuestro amigo verde cuando los precios suben por sus desventuras.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario