Corrupción
Viernes 05 de Octubre de 2018

De los arrepentidos se sirve el Señor

Las miserias humanas, las deslealtades, las traiciones, la hipocresía, la falta de códigos, cuántas palabras o frases podemos utilizar cuando hablamos de las relaciones entre los políticos.
Lejos han quedado los ejemplos de convicción, humildad, respeto, palabra, hombría de bien dentro de los partidos.
Por lo que escuchamos en estos días pasa esto y mucho más que no conocemos pero que aviva la sensación de que algunos para mantener el poder "son capaces de vender hasta a la madre", sin importarles nada.
¿Por qué hago esta introducción? Porque aún trato de entender la lógica de la palabra tan usada en las últimas semanas: "arrepentidos".
Decir esto es claramente hablar de la corrupción en el kirchnerismo y cómo numerosos exfuncionarios, amigos, dirigentes y hasta empresarios no tuvieron ningún problema "en entregar" a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, a su esposo, Néstor y a los ministros de mayor confianza.
Los imputados colaboradores, tras pasar por algunas horas o estar cerca de ir a la cárcel, abrieron la boca y contaron con lujo de detalles cómo fue el mecanismo de quedarse con la plata ajena.
Traté de buscar en la historia si este proceso de dio alguna vez, de entregar de la peor manera a un líder o a un referente político. Y en todo caso, la segunda consulta era saber por qué.
La primera reacción fue sencilla, hablaron para no ir presos, y no les importó comprometer con sus verdades a las personas que los llevaron a ocupar cargos preponderantes en el gobierno o el Parlamento.
Ni qué decir de los empresarios, la gran mayoría integrantes de la Cámara de la Construcción, que confirmaron todas las denuncias, incluso dando validez a los denominados cuadernos de la corrupción "Gloria".
Es llamativo lo de este poderoso sector en la Argentina, que en la primera de cambio prefirieron quedar en la sociedad como unos simples y vulgares buchones a costa de salvar el pellejo de pasar una noche en una celda.
Poco trabajo tuvieron algunos fiscales y jueces para escuchar la música que delató los negocios sucios de los políticos y de los señores empresarios.
¿Qué pasó para que esto ocurriera?
¿Fue todo un gran circo del gobierno de Mauricio Macri que organizó este triste espectáculo de traiciones que reveló lo peor de la corrupción en años?
¿Fue un proceso de las grandes corporaciones de grupos económicos que se entregaron a ser "arrepentidos" con el solo fin de mantener el verdadero poder en la Argentina y de dominar a un gobierno para que le habilite las mejores políticas en perjuicio de la gran mayoría de la población?
Las preguntas podrían continuar, como también las especulaciones.
Lo cierto es que la corrupción existió con el anterior gobierno y, tengo la sensación, con este continúa. ¿Cuál es el problema? ¿Que en la actualidad se quiere investigar desde la Justicia, o no aparecen los arrepentidos necesarios para complicar la gestión de Macri, que está en un verdadero camino sin salida ante el fracaso de sus políticas?
Otro gobierno corrupto, así comprobado por la Justicia fue el de Carlos Menem. Hubo allegados de su gobierno que admitieron por lo bajo que hubo sobornos y plata para aprobar las privatizaciones. Sin embargo, no hubo nadie que con nombre y apellido dijera públicamente, y menos en la Justicia, que ese gobierno fue corrupto.
No recuerdo a las espadas del riojano dejarlo offside. Y si esto fue así, ¿es porque se repartió el dinero? ¿Se los trató bien, no se los denigró? ¿Se los contuvo, y nunca se los expuso públicamente? ¿O sencillamente en la 'cortita' fue un buen jefe?
Tal vez lo mío sea muy sencillo, pero escuchando a Cristina cómo trató a sus funcionarios leales y legisladores, puedo entender por qué "la entregaron", confesaron y se arrepintieron.
Otros podrán sostener que fueron obligados, que les pusieron un revólver para ensuciar el buen nombre y honor de la expresidenta. Vaya uno a saber.
La realidad marca que muchas veces la gente reacciona de la peor manera frente a la arrogancia, la soberbia y la doble moral.

Comentarios