Secciones
Hoy por Hoy

Covid-19: el ejemplo lo debemos dar todos

Es el momento de hacer las cosas de manera correcta para que esta pesadilla llamada Covid-19 sea pronto un mal recuerdo.

Viernes 23 de Abril de 2021

A medida que uno va creciendo, también va modificando ciertos hábitos. Como se dice habitualmente, uno baja un cambio y ya no tiene esa energía que siendo joven lo llevaba a hacer varias cosas a la vez en el día. Hoy, gran parte de la juventud, la que puede está claro, reparte su tiempo en estudiar, trabajar y también tener momentos de ocio que pueden estar un poco restringidos por la situación de pandemia de Covid-19 que se vive.

Pero cuando ya pasás los 40, como en mi caso, las “ganas” de comerse el mundo van mermando. El trabajo desgasta, ocupa gran parte del día y cuando llega la hora del descanso, en la cabeza solo puede haber tiempo para mirar alguna serie, leer un poco y revisar las redes sociales. El fin de semana, esa rutina puede variar un poco, pero no mucho. La calificación sería la de una persona aburrida, aunque prefiero el término ‘hogareño’ para no ser tan drástico. Es preciso indicar también que los tiempos han cambiado, hoy los jóvenes tienen otras prioridades y en un buen porcentaje son más activos. En pocas palabras, tratan de llevarla como pueden, en un país donde las oportunidades de trabajo no abundan y donde algunos no entienden la diversidad de pensamientos que tienen. El respeto es fundamental en esta circunstancia.

Hoy por hoy.jpg
Covid-19: el ejemplo lo debemos dar todos

Covid-19: el ejemplo lo debemos dar todos

Saber que las nuevas generaciones han evolucionado a un ritmo vertiginoso y que no hay que ponerle un freno a eso, sino adaptarse. Pero en la actualidad, a la juventud la frenó el coronavirus. Vale decir que todos en mayor o menor medida estamos afectados por esta pandemia, pero creo que los adolescentes tuvieron que tener un brutal cambio de actitud sin haberlo pedido. Es un tema para analizar profundamente, pero este año y pico que transcurrió con las medidas que algunos llaman de “encierro”, seguramente repercutirá en su personalidad.

Hoy, ante la cantidad de contagios que conforman la llamada segunda ola, muchos despotrican contra el comportamiento que tienen. ¿Por qué? Porque juventud es sinónimo de fiestas clandestinas.

En esto me puedo permitir decir que esta afirmación no es totalmente cierta. Cada uno sabe los límites que transgredió en un momento sanitario complicado y muchas veces está bueno hacer autocrítica. Por eso, las personas que ya pasaron los 30, también debemos dar de alguna forma el ejemplo, ese que muchas veces no dan nuestros gobernantes.

En este momento, los especialistas hablan de que las nuevas cepas de Covid-19 golpean más a los jóvenes y son más agresivas. Luis Alberto Cámera, integrante del comité de asesores del presidente Alberto Fernández, expresó: “Son más contagiosas y eventualmente más letales y se va notando que tienden a comprometer a gente más joven”.

En este punto detalló que, sobre todo, “a varones jóvenes de 30, 40 o 50 años que antes no era problemática” y advirtió que “también los síntomas se aceleraron, podés avanzar a Terapia intensiva en una semana”. En tanto, el especialista, jefe de Geriatría del Hospital Italiano, sostuvo que a diferencia de la ola anterior todo el país está “yendo junto para arriba, y vamos a tener dificultades en formas simultáneas y lo que a mí me preocupa es el tema del oxígeno”. Y enfatizó: “Vamos a necesitar mucho oxígeno en todo el país”. Cámera consideró que “el relajamiento que tuvimos toda la población a lo largo del verano fue lo que potenció que esta ola venga más rápido y con mayor intensidad”.

Insisto, todos los especialistas, estén o no del lado del oficialismo, hablan de un momento crítico que se va a profundizar en las próximas semanas. Es el momento de hablar y de actuar con una necesaria claridad mental, esa que desde la oposición muchas veces no tienen. Porque el coronavirus no es un problema únicamente de los argentinos, afecta a todo el mundo. No lo inventó el kirchnerismo, ni el peronismo, ni el macrismo.

Por eso, hacer un uso político de esto es bochornoso. Hoy el ojo se pone en el comportamiento de ciertos sectores de la sociedad. Pero el ejemplo lo debemos dar todos. Es el momento de hacer las cosas de manera correcta para que esta pesadilla llamada Covid-19 sea pronto un mal recuerdo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario