Secciones
#Miradas

Consejos útiles para el descreído

Lunes 08 de Abril de 2019

Este domingo hay que votar. Sí, por si todavía no se enteró o es una persona distraída, este domingo hay elecciones en toda la provincia. Son las PASO, donde quedarán definidos los candidatos que podrán participar de las generales que serán el 9 de junio. Porque ese día también tenemos que meternos otra vez en un cuarto oscuro, elegir una boleta, ponerla en un sobre y luego en la urna. Si dos veces le parece mucho, espere que aún hay más. El 11 de agosto llegan las PASO nacionales, en que se hablará nuevamente de la famosa "grieta". Las generales serán el 27 de octubre y, para finalizar, los que saben pronostican que habrá balotaje, que tendrán lugar el 24 de noviembre. Así cerraremos un año a puro sufragio. Este es el calendario que no debe olvidar, porque cuando menos lo espere estará mostrándole el documento a un presidente de mesa.

Serán cinco domingos. La verdad, una exageración pensando en toda la logística que hay que mover para cumplir con la democracia. Ni hablar de la cantidad de dinero que se va a gastar. ¿Era necesario tener un año en el que seguramente usted visitará más la escuela donde le toque sufragar que a un familiar directo? Sea sincero. En lo personal, y reconozco que soy pesimista en estas cuestiones, para mi las PASO no aportan demasiado. En síntesis, no sirven para nada. Antes, los candidatos de cada partido se definían en un interna y listo. No había que molestar al que no estaba afiliado a ninguna línea política. Después, uno elegía ya entre pocas opciones y no en las mil y una que hay ahora.

Reconozco que hay personas que vivirán los cinco domingos de elecciones como algo único. Algunos hasta hacen de un culto ir a votar. Los descreídos estamos del otro lado, pensando en ir en un horario donde el trámite sea rápido. Después del mediodía es lo ideal, porque es la hora del almuerzo y muchos los disfrutan en familia. Los mayores prefieren ir temprano, por eso antes de las 8 ya están en la cola esperando que abra el acto eleccionario. Otros, los más remolones, van a la tarde, a pocos minutos que comience el conteo de votos. Por eso, si usted quiere terminar lo más rápido posible, acérquese al establecimiento escolar entre las 12 y las 14.

Otro consejo que le puedo dar es evitar a los conocidos en el camino. Sea en las calles aledañas o antes de ingresar al cuarto oscuro. Uno siempre se encuentra con un vecino y es un hecho que le hará recordar por qué odia tener que cumplir con las elecciones. Y será así porque le contará de las peripecias que tiene que hacer para llegar a fin de mes, de lo caro que está todo y de lo arrepentido que está de haber votado a Mauricio Macri. Ahí le vendrá a su memoria que la persona que tiene enfrente es la misma que hablaba maravillas de los primeros años del kirchnerismo. Pero como no tiene ganas de perder el tiempo discutiendo, no se lo va a decir.

Están también los que pretenden meterse en su mente y cambiarle el voto. "No vas a votar a este" o "sos loco, cómo vas a votar en blanco". Ahí, uno se llena de dudas y perderá unos segundos más analizando qué candidato elegir. Si eso le pasa en cinco domingos, saque la cuenta el tiempo que perderá. Por eso, camine rápido y ante cualquier conocido meta un "hola y chau", que puede sonar antipático pero que le servirá para salir del paso.

Ya en la mesa que le toca emitir su voto y estando delante de las autoridades, entregue su DNI y aclare enseguida cómo se escribe su apellido. "Es Meyer con y griega", siempre digo. "Sí, lo estoy viendo en su documento", me retruca enseguida la máxima autoridad. Ahora si por ejemplo se apellida Schildknecht, apúrese a deletrearlo antes que lo apure otro descreído que justo está detrás de usted y fue al mediodía porque pensó que a esa hora no va nadie.

Estos son algunos "tips" que puede tener en cuenta para terminar lo más rápido posible con el sufragio. Seguramente usted tiene otras artimañas para llevar adelante. Pues bien, en la firma de esta columna también figura el mail al cual me los puede pasar así los pongo en práctica cada uno de los cinco domingos en los cuales habrá elecciones. Lo que no le puedo decir es a quién darle su voto, eso ya es una decisión muy personal. Porque hay algo en lo que todavía creo y es en esa frase que dice: el voto es secreto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario