Sábado 14 de Abril de 2018

Godoy Cruz, escolta de Boca, mandó a Temperley al descenso

El Tomba derrotó sin problemas al Gasolero, con goles de Agustín Verdugo y el Morro García (2), para meterle presión al Xeneize, que juega este domingo. Fue la sexta victoria al hilo del Expreso, ante un equipo que perdió la categoría.

Godoy Cruz, que no baja la guardia, le ganó por goleada a un vapuleado Temperley que, en el marco de la 23º fecha de la Superliga, terminó perdiendo la categoría. Fue 3 a 0 en el Malvinas, pero porque el Tomba le perdonó la vida al Gasolero.


Los goles del encuentro, que en algunos tramos fue bueno y en otros no tanto, los anotaron Agustín Verdugo (en el primer tiempo) y Santiago García, en dos ocasiones (en el segundo).


Fue el debut en las redes del sanrafaelino en la máxima categoría, mientras que el Morro se acomodó en lo más alto de la tabla de goleadores del campeonato.


El partido arrancó entretenido, con los dos equipos proponiendo en el área rival, pero promediando los primeros 15' entró en una meseta en la que los arqueros fueron espectadores de lujo.


Fue a los 34' cuando, tras un centro del Morro, Verdugo consiguió vulnerar el cero que le cambió la cara al equipo que comanda Diego Dabove, que se ubica segundo en el torneo a 4 puntos de Boca (juega el domingo contra Independiente).


Después del gol, el Tomba logró hacer retroceder al Cele y así se abrieron los espacios, pero la diferencia la consiguió en el complemento.


Tan sólo 7' le llevó al Expreso armar la jugada del segundo tanto, que tuvo como máximo protagonista al paraguayo Diego Viera, uno de los hombres más regulares en el Godoy Cruz de los últimos tiempos.


El defensor la armó desde el fondo, habilitó a Juanfi Garro y este al letal goleador del torneo, el uruguayo García.


Con el 2-0 puesto fue fácil para el Tomba animarse a más, y a los 13' llegó el tanto del resultado definitivo. Fue otra vez el Morro, empujado por Verdugo y ayudado por Ayala.


Un golpeado Temperley, que con este resultado quedó condenado a jugar la próxima temporada en la B Nacional, no supo encontrarle la vuelta al sólido planteo de Dabove que, como siempre, jugó de manera inteligente en todas las líneas.


Pudo ser mayor la goleada, pero el Tomba reguló quizás pensando en lo que viene. Porque, aunque muchos ya le dan ganado el campeonato a Boca, ¿cómo hacer para no ilusionarse?