Secciones
Espectaculos

Cocinar fue una fiesta

Los “Cocineros Argentinos” Xime, Juan y Juanito desplegaron todo su encanto y talento en el arte culinario en una exitosa clase abierta. Los espectadores participaron activamente, consultando diversas cuestiones o respondiendo preguntas de los anfitriones.

Lunes 12 de Noviembre de 2012

Nancy Graf/ De la Redacción de UNO
ngraf@unoentrerios.com.ar

Cuando uno ve un tradicional programa de cocina, lo asalta la duda de si realmente será que preparar determinados platos es equivalente a ‘ser científico de la Nasa’ o algo accesible a cualquier ser viviente, lo cierto es que en la capital provincial la duda quedó totalmente despejada en la noche del viernes, cuando tres de los conductores del envío de la TV Pública “Cocineros Argentinos” realizaron una exitosa clase abierta en la que mostraron como cocinar no solo puede ser una fiesta, sino que con un poco de atención se pueden conseguir los más variados y mejores menús.
 

Xime, Juan y Juanito desplegaron todo su encanto y talento sobre el escenario montado para la ocasión en el salón Belvedere II del octavo piso del Howard Johnson Plaza Resort & Casino Mayorazgo. El evento, organizado por el hotel y auspiciado por UNO, fue un rotundo éxito, no solo en materia de convocatoria sino también en el clima generado por los cocineros que en todo momento interactuaron con el público presente al tiempo que preparaban las deliciosas propuestas gastronómicas.
 

Si algo quedó claro es que comer rico es fácil, y la sofisticación está a gusto de cada uno. Los gastronómicos realizaron, entre otros platos salados, desde chipá relleno y ravioles fritos con pesto de tomates secos hasta una cazuela de cerdo a la cerveza negra con crema de hongos, que completaron con deliciosas propuestas dulces, tales como tarteletas frutales y torta trufa de chocolate blanco y negro.

Participación. Los ‘cocineros argentinos’ explicaron detalladamente cada paso que daban, a la vez que una pantalla gigante, ubicada a la derecha del escenario-cocina, transmitía en directo lo que ocurría sobre la mesa de los cocineros. Una pincelada de color más que bien pensada para que ningún presente se pierda ningún instante del centro de la escena.
 

Durante el evento quedó de manifiesto el buen humor no solo de los chef de la noche, sino también de los espectadores, que participaron activamente, consultando diversas cuestiones o respondiendo preguntas de los anfitriones. Con bromas y chistes de por medio, los gastronómicos se ganaron la simpatía de la audiencia que no escatimó risas ni aplausos. “La gente de Paraná es la más linda”, sostuvieron entre risas los cocineros al tiempo que agregaron: “Este es un lugar con muy buena onda”.
 

Durante la fluida demostración de cocina, también deslizaron algunos tips interesantes para los presentes, así fue que al realizar uno de los platos dulces Xime confesó: “Le voy a poner una pizca de sal aunque sea dulce, siempre le agrego sal porque ésta realza los sabores”.
 

Quien también auspició de anfitrión, aunque solo por unos momentos, fue el chef del restaurante del hotel del parque Santiago De Filippo. Tal como estaba planificado, el local subió al escenario y realizó la preparación de una ‘bolitas de pescado’, aunque sin duda el momento emotivo de la velada fue cuando los cocineros pidieron la ‘colaboración’ de los espectadores para realizar la masa del chipá. Fue entonces cuando dos estudiantes de cocina no videntes subieron a escena y participaron de la clase activamente.

Cierre. Manteniendo el clima divertido que reinó durante la noche, al momento de la despedida, los cocineros invitaron al público a realizar una ‘ola’ de adiós. Los presentes gustosamente se sumaron a la propuesta, y fue así que coordinados por los gastronómicos se pararon al tiempo indicado con los brazos en alto desde la derecha a la izquierda. “Nos encantó estar acá, vamos a volver. Pasamos un muy buen momento”, expresaron previo a que la intendenta de Paraná, Blanca Osuna suba a escena a entregarles un obsequio en nombre de la ciudad. Al cierre de la instructiva y didáctica clase, Juan, Xime y Juanito con el buen humor y predisposición que los caracterizó durante la noche firmaron autógrafos y se sacaron fotos con los presentes.

Cóctel. Una vez finalizada la clase, los espectadores en el lugar fueron invitados a trasladarse al salón contiguo del octavo piso del hotel, donde pudieron degustar todas las especialidades preparadas durante la noche. Una verdadera fiesta, que bajo la música en vivo del grupo Cabana, coronó una exitosa velada.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario