Miércoles 03 de Enero de 2018

Espanto en España por una joven asesinada, hija de una argentina

Casi un año después de la desaparición de Diana Quer, el domingo fue encontrado su cadáver y ayer detuvieron al presunto asesino

En contadas ocasiones la desaparición de una joven había suscitado tanta conmoción en España: el macabro caso de Diana Quer, a quien se perdió la pista en agosto de 2016, se resolvió en las últimas horas con el hallazgo de su cadáver y la detención de su presunto secuestrador y asesino.

Las autoridades españolas confirmaron ayer que, según las pruebas de ADN, el cuerpo sin vida localizado el domingo en una antigua fábrica en Galicia corresponde a la joven desaparecida, hija de una mujer argentina nacida en La Plata.

Los responsables de la investigación informaron de los detalles en una rueda de prensa sin precedentes que denota el interés por uno de los casos más mediáticos de las últimas décadas en España.

Diana Quer tenía 18 años cuando desapareció. Había crecido en Madrid en el seno de una familia adinerada, de padre español y madre argentina, y veraneaba todos los años en la localidad gallega de A Pobra do Caramiñal, donde fue vista por última vez con vida. Su rastro se perdió en la madrugada del 23 de agosto de 2016 cuando volvía de las fiestas del pueblo a la casa familiar.

En aquellos días, los carteles con su rostro inundaron pueblos y ciudades, así como las páginas de los principales diarios.

¿Dónde estaba Diana Quer? Nadie sabía si la joven se había marchado por voluntad propia o si había sido víctima de un secuestro.

Los rumores y las cábalas aparecieron en torno a un caso repleto de incógnitas y aderezado con algunos episodios polémicos en la familia de la joven, como el interrogatorio policial a la madre o la denuncia de ésta por amenazas a su otra hija, menor de edad.

Tras casi un año y medio de pesquisas, la investigación se precipitó en la última semana tras la denuncia de una mujer que el 25 de diciembre acudió a la policía para alertar de que un hombre había intentado secuestrarla introduciéndola en el maletero de su vehículo.

Sus gritos y la presencia de varias personas en la zona hicieron huir al presunto agresor. Poco después, los investigadores colocaban la última pieza de un puzle incompleto desde hacía meses: el presunto autor del secuestro frustrado era José Enrique Abuín, alias "el Chicle", principal sospechoso de la desaparición de Diana Quer.

"En noviembre de 2017 ya no tenemos ninguna duda de que a Diana se la lleva ‘el Chicle' en su vehículo", desveló ayer la Guardia Civil, que matizó que no fue detenido entonces porque algunos datos "no cuadraban".

Los agentes tenían puesto el foco desde hacía tiempo en este hombre de 41 años, aficionado al deporte y con antecedentes penales por tráfico de drogas. Llegaron a inspeccionar sin éxito su vehículo, a grabar sus conversaciones con su esposa y a investigar su teléfono, que el presunto secuestrador entregó "totalmente reseteado".

"Nos enfrentamos a un profesional de la delincuencia en un terreno que él domina", explicó en la rueda de prensa el coronel jefe de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí.

Ante la ausencia de pruebas, el juez instructor archivó el caso el pasado abril, aunque la Guardia Civil siguió investigando. "Sospechábamos quién era el autor, pero estábamos en una vía muerta", señaló Sánchez Corbí.

En julio, se logró desbloquear el teléfono de Diana Quer, que había sido hallado meses antes por un pescador y que alumbró nuevos datos para la investigación. "Nos confirma que su secuestrador no tiene ningún vínculo con ella", explicó ayer la Guardia Civil.

Poco a poco, el cerco sobre "el Chicle" se fue estrechando. El 25 de diciembre, además, ocurrió algo "inesperado", según lo calificó la Guardia Civil. Pese a saber que estaba en el punto de mira, el sospechoso volvió a actuar e intentó secuestrar a una mujer. Su esposa, que hasta entonces lo había cubierto, cambió su versión de los hechos y lo dejó sin coartada para la desaparición de Diana Quer.

El 29 de diciembre, "el Chicle" fue detenido. Horas después, develó el lugar donde escondió el cadáver de la joven: un depósito de agua de 10 metros de profundidad situado en el interior de una antigua fábrica de bebidas en el municipio gallego de Rianxo.

La Justicia decidió reabrir el caso. Según informaron algunos medios, el presunto agresor confesó que asaltó a Diana Quer cuando la vio caminando sola por la calle y que la estranguló cuando se resistió ante su intento de violación. Su abogado, sin embargo, aseguró hoy que la atropelló de forma accidental y que, al ponerse nervioso, su cliente trató de borrar cualquier prueba que lo incriminase.

La madre de "el Chicle" calificó ayer de "monstruo" a su vástago. "No esperaba esto de mi hijo, siento mucho lo que están viviendo", dijo en una entrevista en el canal Telecinco en la que pidió perdón a la familia de Diana Quer. "Lo siento como si fuera una hija mía".

Ana Lázaro Verde

DPA

Comentarios