Secciones
Series

Una serie que devela las pulsiones de cuatro países

Criminal toma un género popular como policial, un formato estándar como el interrogatorio.

Jueves 26 de Septiembre de 2019

La decisión de Netflix de afianzar sus series originales en la idiosincrasia de diferentes países donde conquista consumidores ha conducido a los creativos de la compañía a un ingenioso experimento.

Criminal toma un género popular como policial, un formato estándar como el interrogatorio, un único escenario de dos habitaciones contiguas separadas por un inmenso vidrio espejado, y tres sospechosos de un delito sometidos a una exhaustiva entrevista por parte de un equipo de investigadores.

Embed

Bajo esa premisa, los creadores Jim Field Smith y George Kay situaron la acción en cuatro países europeos (Inglaterra, España, Francia y Alemania), en los que se recrean, con equipo de directores y guionistas de cada lugar, tres historias de la serie marco: Criminal.

Los créditos se presentan siempre en letras de imprenta inmensas y prolijas. Ese es el límite del espacio que define a la propuesta: una habitación presidida por una enorme mesa, una cámara que graba todo lo que sucede, los micrófonos que registran los testimonios. Pero, del otro lado del espejo están los que gobiernan ese interrogatorio desde las sombras, los que dirimen sus intervenciones en paralelo a las tensiones del acusado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario