Cultura
Miércoles 22 de Agosto de 2018

Un libro para abordar la discapacidad con una mirada amorosa y libre de lástima

Diego Quiroga acaba de editar su segundo libro infantil, "La botellita de Valentín", donde el protagonista es un niño con parálisis cerebral

La botellita de Valentín es un de las novedades de la Editorial de la Fundación La Hendija. El autor es Diego Quiroga, bibliotecario y docente, que en esta oportunidad decidió narrar una historia donde el protagonista es un niño con discapacidad.
La botellita de Valentín es una invitación a pensar y reflexionar en torno a la situación de niños que, como Valentín son llamados diferentes, cuyos itinerarios de vida en nuestra sociedad nos suelen confrontar con todo lo que aún nos resta construir. Niños que requieren de una mirada afectuosa capaz de alojarlos, una escucha hospitalaria que logre oír la singularidad de su voz.
"Es una historia sobre un chico de 12 años que tiene parálisis cerebral y vive en Santa Fe. El libro está escrito en primera persona, yo tomo su voz y cuento su rutina, cómo es su familia, cómo percibe la mirada de otros chicos y cómo lo miran los adultos, que son quienes lo habilitan o lo hacen invisible; muchas veces los adultos no queremos ver la discapacidad entonces miramos para otro lado", señaló Quiroga a Escenario.
Quiroga es nacido en Villa Domínguez y es Técnico Bibliotecario egresado de la Uader. Desde hace años trabaja en bibliotecas escolares donde desarrolla proyectos tendientes a la promoción de la lectura. En 2013 fue reconocido por la Asociación de Bibliotecarios de la Argentina. Es autor del libro Sucedió en la biblioteca. Cuentos con olor a libros, editado en 2016, también a través de la Editorial Fundación La Hendija.
En la contratapa del libro, y a modo de presentación se puede leer: "Valentín sueña, y descubre otra vida en medio de ese viaje mágico. Historia tras historia, y sueño tras sueño, nos irá contando lo difícil que es crecer en un mundo que lo mira distinto o hace invisible".
El protagonista tiene una gran imaginación y una herramienta poderosa: los sueños. Cada vez que duerme, su cama se cubre de magia y le permite vivir un montón de experiencias que de día, por las limitaciones de su cuerpo, no puede experimentar. "Va conociendo lugares, vive aventuras junto a su hermano y sus compañeros de escuela. Es un poco de fantasía y de realidad, una historia ficcionada sobre la vida de muchos chicos como Valentín", señaló Quiroga.
En su trabajo como docente y bibliotecario en una escuela, el autor ha tenido contacto con situaciones similares, dado que a los establecimientos educativos asisten chicos discapacitados que son integrados. "Como bibliotecario noté que no hay literatura que representara a esos chicos. En mi familia también hay un chico con discapacidad, que se llama Valentín, y de él tomé el nombre para el personaje de mi libro", comentó.
El libro cuenta con llamativas ilustraciones de Juliana Noielli, artista plástica que ejerce la docencia en el mismo establecimiento educativo que Quiroga. "El libro tomó vida gracias a sus ilustraciones, que fueron hechas por una técnica especial. Y el prólogo fue escrito por Gabriela Borgeat, que es psicopedagoga y también es compañera de trabajo; y ahí habla de la importancia de construir un mundo más inclusivo para estos chicos que no necesitan lástima, sino una mirada amorosa", concluyó.
La botellita de Valentín puede conseguirse en la librería Del Ateneo y también a través del catálogo digital de la Editorial Fundación La Hendija, que puede verse en www.lahendija.org.ar.

Comentarios