Música
Miércoles 04 de Abril de 2018

Un intenso diálogo entre el piano y la voz, en clave de ópera

Un elenco de Bahía Blanca llega a la capital entrerriana para ofrecer dos funciones en la Asociación Verdiana el próximo fin de semana. Se presentará en Paraná "La voz humana", de Poulenc y Cocteau

El sábado 7 y domingo 8, el público paranaense tendrá la oportunidad de asistir a dos funciones de la ópera La voz humana, de Francis Poulenc con textos de Jean Cocteau. Se trata de una puesta distinta y contemporánea que llega desde Bahía Blanca a la capital entrerriana. Ambas funciones tendrán lugar en la sede de la Asociación Verdiana (Perú 235); la del sábado será a las 21.30, mientras que la del domingo se llevará a cabo a partir de la hora 20.

Esta breve ópera, escrita en 1958, posee una particular forma compositiva donde sus únicos personajes son la actriz/cantante y el piano. La versión estará a cargo de un elenco profesional de la ciudad de Bahía Blanca: Valeria Mangano (mezzosoprano), Paula Barrio (soprano), Jorge Lepez (piano) y Javier Jacobi (escena).

teatro1.jpg

Escenario pudo dialogar con éste último, quien facilitó la posibilidad de la presentación de La voz humana en Paraná. No es entrerriano pero vivió muchos años en la capital entrerriana, donde hizo la escuela Secundaria. Comenzó los estudios de canto coral y solista en la Asociación Verdiana, donde se desempeñó durante 10 años con el maestro Anselmi. Luego viajó a Buenos Aires para terminar sus estudios en el Conservatorio Nacional. Actualmente vive en Bahía Blanca.

Jacobi es barítono, pero en esta propuesta su rol tiene que ver con la dirección escénica: "Desde hace unos años yo investigo en el oficio de regisseur y ha salido la oportunidad de encontrarnos con un material de ópera más que interesante de Poulenc. Al estar unos días en Entre Ríos, pasé por la Asociación Verdiana y les conté mi proyecto. Más que nada, mi intención era llevar a Paraná esta puesta que es tan novedosa".

teatro2.jpg

Como regisseur, dirigió, en el Teatro Municipal de Bahía Blanca, La Traviata de Giussepe Verdi; y luego La voz humana. "Hace unos años investigo la estética performática desde el lugar de coordinador. Desde ese espacio coordiné tres proyectos, uno relacionado con Carlo Gesualdo, un compositor barroco; luego una propuesta con una compositora alemana del año 1100, Hildegard Von Bingen y la puesta en escena del oratorio Stabat Mater de Pergolesi".

En La voz humana, Cocteau y Poulenc proponen un material de excelencia, de alta dificultad en su ejecución e interpretación. Su dramaturgia expone un conflicto relacionado con el sufrimiento humano, el delirio, la alegría y la desolación ante la idea de abandono y la soledad del personaje. La puesta en escena intenta ofrecer una relectura del material y tomar voluntariamente distancia del abordaje tradicional, promoviendo una resignificación de la obra y construyendo diálogo con la actualidad.

"El material tiene ya unos años, tiene casi 60 años, si bien se asocia su estética a una escuela moderna, ya tiene un recorrido, pero sí musicalmente ofrece un lenguaje poco transitado, por decirlo de alguna manera. Poulenc responde a una dramaturgia escrita por Jean Cocteau en 1930, que además de dramaturgo tenía una intensa vida artística, y en 1958 trabajaron en este proyecto juntos al que denominaron La voix humaine", señaló Jacobi, y añadió: "Es una ópera que reviste la característica de ser un unipersonal pero no quiere de decir que lo sea con exactitud, ya que plantea diálogos no solo con unos supuestos personajes que están en la cabeza de la protagonista, sino también con el piano. Fue pensada especialmente para canto y piano, por eso es también viable llevarla a la Asociación Verdiana".

teatro3.jpg

En la puesta de Jacobi se expone el conflicto generado dentro del paradigma sociocultural del patriarcado, en la moderna sociedad –en la que el sujeto individual se reconoce como un valor absoluto frente a la sociedad– a la vez en que se presenta el mandato de masculinidad a manera de primera y permanente pedagogía de expropiación y dominación sobre el cuerpo y la voluntad de las mujeres. Al respecto, el entrevistado dijo: "Nuestra puesta en escena es un trabajo de investigación que venimos haciendo junto con los colegas desde hace un tiempo. Es un material que se resignifica constantemente, hay unos conceptos latentes en la puesta que tienen que ver con el abandono, la desolación, la desesperación del personaje femenino, atravesado a su vez por un concepto fuerte de violencia de género, que tiene que ver con la formación y el lugar que se le daba a la mujer en 1930 (cuando Cocteau escribió el texto), para que respondan solo en función de lo masculino. Esta temática de violencia que está latente en la dramaturgia se dialoga mucho en la puesta en escena, la cuestión de la violencia de género es una de las posibles relecturas del material, somos conscientes de que tomamos un distancia de la representación tradicional".


Un concierto y un taller
Además de las dos funciones de ópera, previamente habrá un espectáculo denominado Cámara y Ópera en concierto, una selección de canciones que se presentarán el viernes 6, a las 20.30, en el Auditorio de la Escuela de Música, Danza y Teatro. "Será un repertorio que tiene que ver con compositores del Romanticismo, de algunos contemporáneos y arias de ópera. Lo llevarán a cabo Valeria Mangano que es mezzo, Paula Barrio que es soprano y Jorge López al piano", indicó Jacobi.

Y el domingo 8 desde las 11, en la Asociación Verdiana, Jacobi dictará un taller de experimentación sonora y creativa; puesta en escena de material musical; y herramientas para la composición escénica. Por informes e inscripción escribir al correo electrónico asociacionverdiana@hotmail.com.

Fotos. Nico Diez

Comentarios