Cine
Lunes 10 de Diciembre de 2018

Un clásico de la literatura y del cine regresa en una versión más oscura

El director Andy Serkis dijo que su adaptación estrenada en Netflix se ajusta al texto original "no tan idílico" de Rudyard Kipling

El aclamado actor y director Andy Serkis reinventó la obra maestra de Rudyard Kipling en Mowgli: relatos del libro de la selva, una de las más recientes apuestas fuertes de Netflix. La trama tiene como protagonista a un niño dividido entre dos mundos que acepta su destino y se convierte en una leyenda.

Serkis, el elogiado intérprete de Gollum en El señor de los anillos y de Caesar en la saga de El planeta de los simios, convocó en rol de director a un elenco multiestelar para este ambicioso filme estrenado por Netflix que incluye a Christian Bale, Cate Blanchett, Benedict Cumberbatch, Freida Pinto, Matthew Rhys, Naomie Harris y el propio Serkis, entre otros. El joven actor Rohan Chand, a quien se lo vio en Jumanji, fue el elegido para interpretar a Mowgli.

Mowgli nunca perteneció realmente ni a la selva ni al mundo civilizado del hombre. Ahora debe navegar los peligros inherentes de cada uno en un viaje para descubrir a dónde pertenece realmente.

Serkis consideró que su versión de la historia de El libro de la selva es una apuesta más realista, oscura y fiel a la obra original que Kipling, el primer escritor británico en ser galardonado con el Premio Nobel en 1907, publicó en 1894.

La película "es una versión del libro de Kipling, no de la película de Disney de 1967", aclaró el director y actor de esta nueva adaptación cinematográfica.

Embed

"Cuando se habla de El libro de la selva, todo el mundo piensa en la película de dibujos, pero nadie lo relaciona con la obra original, que no es una versión tan idílica e infantil, sino más oscura", señaló el director, quien toma las riendas de un proyecto de este tipo por segunda vez. Antes lo hizo en Una razón para vivir (2017) que protagonizaron Andrew Garfield (El hombre araña) y Claire Foy, quien interpreta a la reina Isabel en la serie The Crown.

Entre otros aspectos, este lado "oscuro" de la película se evidencia con la actuación del propio Serkis, quien interpreta a un oso Baloo, un personaje que ni canta ni se rasca en un árbol ni busca "lo más vital".
"La construcción de Baloo es más cercana al libro, por eso aparece como una especie de sargento cuya función es entrenar a los lobos para que puedan sobrevivir en la jungla", explicó.

Dentro de la ficción, Mowgli muestra la historia del joven indio desde un punto de vista más realista que el de otras adaptaciones como la que hizo Disney en 2016, así como reflejar la parte psicológica de los personajes.

No obstante, el argumento se conserva fiel al original: un niño criado por una manada de lobos y en un contexto fuertemente marcado por las reglas de la jungla tendrá que aceptar sus orígenes y enfrentarse al temible tigre Shere Khan, interpretado por Benedict Cumberbatch.
La excepcionalidad radica, en palabras de Serkis, en que "la historia es contada por los ojos de Mowgly y de los animales", lo que justifica que la mayoría de las escenas sean primeros planos de la mirada de los protagonistas en lugar de imágenes generales de la jungla.

A pesar de que la película estaba diseñada originalmente para estrenarse en el cine en vez de en Netflix, el director subrayó al respecto que este tipo de lenguaje audiovisual "funciona muy bien en cualquier pantalla ya que se genera empatía con el espectador".

El viaje visual y emocional que consigue Serkis por la jungla de algún lugar de India, aunque el rodaje fue entre el Reino Unido y Sudáfrica, es posible gracias a la técnica de grabación conocida como captura de movimiento, utilizada previamente por el director en papeles como el de Gollum, de El señor de los anillos.

En la producción, donde casi todos los protagonistas son animales, esta tecnología consiste en capturar los movimientos y las expresiones de los actores y de los animales por separado, para luego dar vida a nuevos personajes creados digitalmente.

Además, según destacó el director, esta técnica "permite que los actores actúen juntos durante el rodaje, un factor imprescindible para establecer una comunicación y una conexión entre ellos".

Para el actor que interpreta a Mowgli, Rohan Chand, lo más sorprendente de la captura en movimiento es que esa complicidad de la que habla Serkis y que se produce entre el personaje y la pantera Bagheera (Christian Bale) o la serpiente Kaa (Cate Blanchett) es percibida por el público.

Chand se unió al proyecto cuando tan solo tenía 10 años y todavía, cuatro años después, sigue destacando lo mucho que aprendió de Mowgli y su perseverancia.

"Por muchos obstáculos que haya, Mowgli los supera una y otra vez. Al final, el mensaje de la película es que no siempre tenés por qué encajar, ni ser la persona que alguien espera que seas, sino simplemente ser vos mismo", dijo el actor.

Comentarios