Secciones
Cultura

Selva Almada y otras siete escritoras serán reconocidas por su labor

Almada plantea que la literatura escrita por mujeres en Argentina tiene "un brillo propio" desde hace varios años.

Miércoles 27 de Noviembre de 2019

Un grupo de ocho escritoras argentinas serán homenajeadas en la Cámara de Diputados de la Nación: Claudia Piñeiro, María Moreno, Ángela Pradelli, Luisa Valenzuela, María Gainza, Mariana Enriquez, la entrerriana Selva Almada y Leila Guerriero. El acto, que se realizará hoy con la participación de Martín Kohan, es una iniciativa del diputado nacional del Frente para la Victoria (FPV) Daniel Filmus, presidente de la Comisión de Cultura.

Almada plantea que la literatura escrita por mujeres en Argentina tiene “un brillo propio” desde hace varios años. La mujer oriunda de Villa Elisa dijo: “Hace casi 20 años, cuando yo quería empezar a publicar, la narrativa era un terreno de los varones y ese panorama cambió hace bastante, y no como un gesto de corrección política, sino por la calidad y los riesgos que toman muchos de los libros escritos por mujeres”, explica la autora de Chicas muertas.

“A mí la lucha que me gustaría dar es siempre la misma: que podamos escribir en mejores condiciones, que la escritura no sea sólo esos momentos que le robamos al resto de las actividades que tenemos que realizar para pagar las cuentas. Las 500 libras en el bolsillo que reclamaba Virginia Woolf hace casi 100 años. Y también espero que la escritura de las mujeres no se convierta en un cúmulo de denuncias ni en un puñado de panfletos –agrega Almada–. Ser escritora feminista no te hace necesariamente una buena escritora. Ser una mujer escritora tampoco. Ojalá la ‘agenda’ no se coma ni la libertad ni el riesgo con el que escribimos todos estos años, cuando no éramos un nicho del mercado”.

Almada destacó: “Los reconocimientos siempre reconfortan, y lo comparto con escritoras que aprecio mucho, a algunas sin conocerlas personalmente, pero sí por haber leído sus libros. Creo que hay algo en lo grupal, en compartir el momento de escritura con esas mujeres que son contemporáneas mías, que lo hace más valioso”. La autora de Ladrilleros explica: “Nunca escribimos realmente en soledad; escribimos y somos también lo que escriben otras alrededor nuestro, las conversaciones a la distancia, el murmullo que nos llega a través de los libros que leemos. Y en un año que fue muy difícil para mí en lo personal y para todes como comunidad es un poco de alegría, de celebración”.

En mayo, Claudia Piñeiro ganó el premio canadiense Blue Metropolis por su labor literaria; en junio, María Moreno fue la ganadora del premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas (Chile); en septiembre, Ángela Pradelli obtuvo el premio a la mejor novela publicada en español en China por La respiración violenta del mundo, otorgado por la editorial People’s Literature; en octubre; Luisa Valenzuela se convirtió en la primera escritora argentina en ganar el Premio Internacional Carlos Fuentes a la creación literaria (México).

También en octubre, María Gainza se quedó con el Premio Sor Juana Inés de la Cruz, que reconoce la excelencia del trabajo literario de las mujeres en idioma español, otorgado por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), por su novela La luz negra.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario