Secciones
Fotografía

Se inaugura hoy la muestra fotográfica "Una mirada con alma entrerriana"

Desde las 20.30, en la Sala de Artes Visuales de la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná, se podrán ver las fotos de Guillermo Claro.

Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Se inaugurará esta noche la muestra fotográfica Una mirada con alma entrerriana, de Guillermo claro. La cita será a las 20.30, en la Sala de Artes Visuales de la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná, sita en calle 25 de Mayo 256- La muestra permanecerá abierta al público general de lunes a viernes de 7 a 13, hasta el 28 de noviembre inclusive.

“Hace 10 años que vengo sacando imágenes de Entre Ríos, pero estoy tratando de no ser obvio ni alegórico. Que la gente conozca mi tierra pero no mirando fotos de la Catedral de Paraná, ni de los palmares de Colón, sino que la perciba desde los detalles que le dan emoción. Eso es lo que intento y estoy trabajando con las imágenes, es un proceso que nunca se termina. Quiero transmitir un sentimiento, si bien es difícil”, dijo Claro a Escenario.

De ahí el nombre de la muestra, Una mirada con alma entrerriana, que sintetiza su intención. La exposición estará compuesta por una selección de 20 fotografías. “Creo que hay que vencer esa intención de mostrar todo, pero sí tiene que haber hilos conductores, por eso hay que ser precisos en la curaduría, y en ese aspecto me ayudaron mucho mis amigos artistas plásticos. Y entre esos hilos conductores están la soledad, las fotos están despojadas de personas y de animales. Otro hilo son los detalles que identifican al paisaje con Entre Ríos, las lomadas, los cursos de agua”, manifestó.

Sobre el proceso de producción, el artista paranaense destacó que a veces son casos de serendipia, mientras que en otros, sale a recorrer el camino en busca de algún paisaje en particular.

“Las fotos a veces salen cuando voy de camino a visitar a mi hija en Buenos Aires, y atravesando Entre Ríos me encuentro con algún paisaje que fotografiar. Otras, salgo exclusivamente a sacar fotos, voy a lugares particulares que me recomiendan o que me interesan fotografiar. Me gusta recorrer el camino e ir viendo cómo ha ido cambiando el paisaje. Ahora hay muchos sembrados, como patchworks de sembradíos, cuando antes sólo se veía monte nativo”.

Guillermo Claro saca fotos desde fines de los años 60; de adolescente se hizo paso en el mundo de la imagen tomando fotos y revelándolas en laboratorio, así empezó a aprender el arte de retocar las imágenes. Pero en este caso, decidió exponer tomas directas y sin retocar: “Si la primer toma está bien y en foco, generalmente es la apropiada; hay una primera mirada que es como la oportunidad del cazador: si le erraste al primer tiro, seguro no vas a conseguirlo después. Si hay una imagen que me atrapa, apunto la cámara y disparo. Y trato de no intervenirlas, para no enredarme”.

Claro se formó de manera autodidacta, viajando y observando las tonalidades cromáticas de los grandes artistas europeos y americanos. La preocupación por el encuadre y la proporción, confieren a su obra una concepción unitaria del espacio y del ritmo. La trayectoria de Claro hacia la renovación de su propio lenguaje parte de los planteamientos pictóricos de las primeras vanguardias, en sus primeras obras la interpretación de la luz adquiere una personalidad propia ajena al lirismo convencional de aquellos artistas. Visual y emocional, sus fotografías son un estímulo que lleva al espectador a descifrar los mensajes ocultos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario