Humor
Viernes 29 de Diciembre de 2017

Rodrigo Barba: "En el humor gráfico me encontré con un lenguaje que no imaginaba"

El dibujante y comunicador social acaba de publicar "El Tercer Mundo de Barba", el primer libro editado por el sello Jirafas

Rodrigo Barba, comunicador social y humorista gráfico santafesino radicado en Paraná, es autor de El Tercer Mundo de Barba, libro publicado por Editorial Jirafas, donde reúne su mejor material. Material que le valió una Mención Especial en el rubro Humor Gráfico del Premio Escenario 2017 de Diario UNO de Entre Ríos.
Fue integrante del grupo humorístico Difícil Que El Chancho Chifle, junto a Ignacio Grünbaum y Fernando Belletti. Tras su disolución en 2012 comienza a publicar en el suplemento Acidez de la Actualidad de la Revista Análisis, coordinado por Maxi Sanguinetti. También publica semanalmente una viñeta en la web del Periódico Pausa, de Santa Fe, y cada 15 días en Alegría, revista de humor político de alcance nacional, donde –entre otros– publican grandes dibujantes como Diego Parés, Esteban Podetti y Gustavo Salas.
"Soy un dibujante tardío, no soy de esos que de chicos se leyeron todas las historietas, que estaban todo el tiempo dibujando y demás. Yo sí estuve orientado para el lado del humor, principalmente con la experiencia de Difícil Que El Chancho Chifle y empecé a producir humor. En el grupo encontré mi lugar más cómodo en la ingeniería del humor, viendo cómo construir las escenas. Y cuando cada cual fue buscando nuevos intereses y curiosidades, que llevó a la finalización del grupo, yo me encontré con un montón de cosas que quería decir y no había una mejor manera de decirlas que con el humor gráfico", dijo en diálogo con Escenario.
Fue así que hacia el 2012 se empezó a involucrar en la mecánica y la estructura interna del humor gráfico. Tenía muchos chistes y comenzó a practicar dibujos para poder plasmarlos: "Tenía tiempo libre, en ese entonces estaba sin laburo y me dediqué a eso. Y motivación fue ampliar el lenguaje del humor que yo hacía y me encontré con un lenguaje que no me imaginaba que me podía encontrar; había hecho radio y teatro pero aquí encontré mi lugar".
De todas formas, él no se considera un buen dibujante en el sentido técnico más estricto: "Pero trato de usar mis limitaciones como virtudes, es decir la economía de recursos se puede significar y resignificar. Y esas limitaciones como, por ahí, no saber hacer un gran fondo en un dibujo, las aprendí a convertir en herramientas de estilo, algo que aún sigo trabajando".
Consultado sobre el proceso o método para producir y crear chistes, Barba explicó: "Al principio dibujaba cuando se me ocurría una idea, era una cuestión muy libre. Después, cuando ya me comprometí y a trabajar en publicaciones, donde tenía una fecha de entrega, me empecé a hacer un método. Por suerte, actualmente tengo un montón de lugares donde publico, y por eso dibujo cuando tengo que publicar, porque ahora tengo otros compromisos laborales, no se puede vivir de esto, lamentablemente. Y, generalmente, mi método se basa en el guión, el texto del chiste, y luego pensar una imagen para ese guión. Otro proceso, inverso, es tener una idea gráfica y cuando aparece un guión, encajar esa idea. Por ejemplo, estoy con ganas de hacer un chiste con la imagen del disco El lado oscuro de la luna, de Pink Floyd, y la tengo ahí, como en un archivo, como en una carpeta guardada en la cabeza hasta que aparezca la idea que vaya con eso".
Su temática es amplia, humor político, humor absurdo, humor cotidiano y a veces naif, si se quiere. Todo sirve a la hora de hacer reír y pensar. Sin embargo, en lo político encontró su nicho: "Me siento muy cómodo haciendo humor político, antes no lo hacía tanto, entonces era una cuenta pendiente que empecé a saldar cuando entré a Análisis. Y ahí empezó a entrar en juego mi formación como comunicador social, que en sí es una formación muy crítica y muy política. Trato de hacer chistes políticos siempre, pero no solo en el sentido de la política partidaria o sobre tal o cual gobierno, sino en la política como visión de la vida y formas de entender el mundo, porque eso es perdurable y no pierde vigencia. Me da satisfacción ir contra lo hegemónico, como el sentido común, que es lo más hegemónico que hay, me gusta pegarle al de arriba", comentó.
El Tercer Mundo de Barba es su primer libro de humor gráfico y también es el primero publicado por Editorial Jirafas, que dejó de ser una revista para convertirse en un sello editorial. Se trata de un libro que reúne el mejor material de Barba, ese que no pierde vigencia.
"Todo lo que tiene que ver con el sello y con el libro es, más que una apuesta mía, una apuesta de Facundo Belgradi, el coordinador de lo que era la revista y ahora es el sello Editorial Jirafas. Él fue el que se puso todo al hombro. Cuando surgió la Revista Jirafas fue con un gran predominio de humor gráfico, luego fue mutando hacia la historieta, al estilo de la revista Fierro. Entonces a Facundo le pareció interesante arrancar con mi libro en este nuevo proyecto para que resurja con el mismo espíritu, ya que yo era el más relacionado con el humor gráfico. Además yo tenía un montón de material guardado", explicó.
El Tercer Mundo de Barba se puede conseguir en Paraná en El Templo del Libro, en Vaporeso, en la librería virtual Providencia Galería o vía Facebook. Y en Santa Fe, en Del Otro Lado Libros.
Antes de concluir la entrevista, consultado sobre lo mejor y lo peor de ser humorista gráfico, opinó: "Lo peor es que al humorista gráfico se lo considera como la Ruanda de los medios de comunicación, un poco por eso mi libro se llama El Tercer Mundo de Barba. Creamos sentido de otra manera, usamos la caricatura y el chiste para explicar cosas que de otra manera no se podrían decir. Y lo mejor es que en ese escenario podemos decir lo que se nos canta, ofrecer otra manera de mirar".

Comentarios