Secciones
Escenario

Papel de la mujer en siglo XX en Atardeceres en el Cementerio

Se realizó en Paraná una visita guiada por el cementerio desde una mirada integral sobre el rol que ocupaba la mujer en el ámbito fúnebre

Sábado 27 de Marzo de 2021

Se realizó en Paraná una visita guiada por el cementerio de la Santísima Trinidad desde una mirada integral sobre el rol que ocupaba la mujer en el ámbito fúnebre

El Cementerio Museo de la Santísima Trinidad de Paraná es un sitio histórico que guarda un sinfín de historias detrás de todos sus elementos allí dispuestos. Es por ello que la Dirección de Museos y Patrimonio Histórico de la Municipalidad viene trabajando desde el año pasado entendiendo al cementerio como un recurso patrimonial. En este sentido, el equipo de la Dirección se propuso realizar una serie de recorridos desde una mirada integral, es decir desde una visión antropológica, sociológica e histórica.

Para tales fines, entre varios profesionales de la museología, el turismo y la historia construyeron un corpus científico comprendido por alrededor de 150 artículos, con los cuales trabajaron distintos aspectos del Cementerio. A partir de ello, la Dirección comenzó a realizar los Atardeceres en el Cementerio, que son visitas guiadas para el público vinculadas a alguna temática.

Este año, en el marco de la Semana de la Mujer una de las visitas que se desarrolló estuvo centrada en la temática sobre mujeres y las diferencias en la imagen de ellas entre el siglo XIX y el siglo XX. De este modo se trazaron una serie de postas para recorrer con la gente.

cementerio 2.jpg
El Cementerio Museo de la Santísima Trinidad de Paraná es un sitio histórico que guarda un sinfín de historias

El Cementerio Museo de la Santísima Trinidad de Paraná es un sitio histórico que guarda un sinfín de historias

A cargo de esta visita guiada estuvo la directora de Museos y Patrimonio Histórico de la Municipalidad, María Olier, y detalló a Escenario cómo fue su desarrollo.

“Al principio, cuando el público llegó, hicimos una introducción donde planteamos que aunque parezca raro fue con el Estado moderno donde las restricciones hacia la vida cotidiana de las mujeres fueron más notorias. Si bien existían en el siglo XIX, se hicieron más fuertes en el XX, cuando se construyó la idea del Estado que acapara casi todo e incluso la vida privada. Y estas tradiciones como la higienista que hacen de la maternidad y la primera infancia un lugar donde accionar, debido a que se estaba construyendo un país en un entorno en que la inmigración extranjera todavía persistía con sus raíces. Entonces se buscaba educar al soberano, y homogeneizar a las masas, a través de la educación pública,y todo ese gran aparato del Estado que interviene en la sociedad”.

De acuerdo a Olier, el cambio de siglo hace que el rol de la mujer presente variables. “En el siglo XX, la mujer adquirió la categoría de incapaz y tenía que estar tutelada por el marido, hermano o el padre” remarcó la museóloga.

En la primera de las postas establecidas en el Cementerio, el foco estuvo puesto en el panteón de las Hermanas del Huerto donde Olier invitó a pensar acerca de cómo usualmente entrar a las órdenes conventuales en esa época significaba escaparse de un matrimonio arreglado, o bien tener la posibilidad de ingresar a bibliotecas, a seguir estudiando, a ser enfermera y/o a poder acceder a los rudimentos de la ciencias médicas.

Panteones de jefes de familia

Generalmente, los panteones de aquella época tienen el nombre de los jefes de familias. No obstante, Olier y su equipo encontraron en el cementerio a dos mujeres que habían gestionado su propia muerte. Claramente es una excepción, “estas mujeres son Motta y Santos, dos cuñadas que decidieron hacer su panteón, ponerlo a su nombre y poner toda su familia ahí. Entonces nos preguntábamos en el caso de las viudas que quedaban a cargo de los negocios de los maridos, y recordábamos a la viuda de Izaguirre, quien quedó a cargo de todo lo que después va a ser la Coceramic (fábrica local). Por lo tanto, había posibilidad de escapar a todo eso instituido. Así también citamos el caso de Gregoria Pérez, que enviudó y ejerció las tareas de su difunto” indicó la directora de Museos.

La caridad

La caridad también es un concepto muy común que aparece en los cementerios patrimoniales y en la simbología funeraria. Se puede visualizar en una placa o una estatua de una mujer con un bebé en brazos y otro niño agarrándose de las polleras. Al respecto, Olier, precisó: “Encontramos una en el cementerio y recordamos la disputa que hay hacia el cambio de siglo de las sociedades de beneficencia con el Estado que empieza a crecer. Compartimos el caso del hospital Materno Infantil San Roque, el cual fue fundado por una sociedad de beneficencia y después pasó a la órbita provincial, y todo el conflicto que hay entre esas sociedades y el Estado. Las sociedades de beneficencia y caridad eran un espacio de disputa de poder de las mujeres dentro del marco de lo que se esperaba de ellas”.

cementerio 1.jpg
Se realizó en Paraná una visita guiada por el cementerio desde una mirada integral sobre el rol que ocupaba la mujer en el ámbito fúnebre

Se realizó en Paraná una visita guiada por el cementerio desde una mirada integral sobre el rol que ocupaba la mujer en el ámbito fúnebre

Locas, brujas y negras

Conforme avanza la visita guiada, sigue el turno de la posta en la que el abordaje se centra en las locas, las brujas y las negras en el siglo XIX. Según la museóloga, en casi toda la historia de Occidente la mujer que era incómoda se la consideraba loca y se la encerraba.

A propósito de ello, en esta parte del recorrido se citó el mito urbano de Eloisa Moritán de Tezanos Pinto, dado que de acuerdo a algunas versiones ella muere encerrada en el ático por loca. “En el cambio de siglo, cuando aparecen las instituciones públicas para las personas con padecimientos mentales, muchas veces se admitía a mujeres por el hecho de no querer casarse, por discutir con el marido o por leer novelas, y por todas estas cuestiones se las consideraba locas y eran encerradas. Perdían la mayoría de sus derechos en situaciones que no se saben si eran ciertas o no”, agregó Olier.

Otra de las tumbas recorridas fue la de Cirila Soler, ya que según la investigación realizada por el equipo de la Dirección de Museos era bruja. “Nos llegó la tradición por la familia Ortíz que estaban emparentados de que el día que enterraron a Cirila tapiaron la puerta para que no se escape después de muerta. Por ello nos preguntamos si era una mujer atea, o una mujer de ciencia, o una mujer filósofa”, referenció la museóloga. A su vez, destacó que se la enterró como bruja porque no practicaba la religión.

La simbología africana

Tras el relevamiento y la investigación exhaustiva del equipo, en la visita también se mostraron algunos ejemplos del siglo XIX de simbología africana. Se trata de un sistema de símbolos que se llama adinkra, el cual proviene de la zona de Ghana, y Costa de Marfil, y que se usaban en los textiles. “Podemos observarlos de forma muy disimulada aunque suponemos que algún trabajador del mármol o del hierro pudo haber sido afroentrerriano y haber rescatado esos símbolos. Uno es el corazón que en la mayoría de las cruces de hierro del Siglo XIX puede verse, y otro es el sankofa que tienen las cruces al final y simbolizan un ave con el cuello para atrás que está depositando un huevo sobre sí misma. Esto tiene que ver con la relación con los antepasados, y el aprendizaje del pasado”.

A partir de esos símbolos, Olier contó a los visitantes cómo alrededor de 1760, en las primeras décadas de Paraná, “el obispo de Buenos Aires que venía viajando desde Asunción para estar en Santa Fe por dos meses , y dictó una serie de recomendaciones para los curas de la Bajada. En ellas prohibió la presencia de las mujeres en las misas para los difuntos porque lloraban, y consideraba que el temperamento débil interrumpía el oficio religioso, y prohibió absolutamente a las negras y mulatas debido a que muchas eran contratadas como lloronas”, afirmó la directora de Museos.

Simbolizar la patria

La visita culminó en el panteón militar con la imagen de la patria. Sobre esta posta, Olier sostuvo: “Allí visualizamos cómo la figura de la mujer ha representado la patria, y cómo en este desarrollo del Estado moderno prevalecía la idea de que la mujer era la garante de la moral y del futuro del país”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario