Secciones
murió

Murió Omar Moreno Palacios a los 82 años

El deceso del artista, figura del criollismo, ocurrió en Temperley. Moreno Palacios murió tras permanecer varios meses internado por una encefalitis.

Miércoles 17 de Febrero de 2021

El guitarrista, cantor y compositor Omar Moreno Palacios, figura central de la canción folclórica surera bonaerense, murió el martes a la noche a los 82 años y dejó una marca imborrable en la cultura argentina a partir de clásicos como Sencillito y de alpargatas y Huella sin huella, entre muchos otros. Nacido en 1939 en Chascomús y conocido como El Gaucho, Palacios se convirtió en uno de los referentes más importantes de la música del sur de la provincia de Buenos Aires junto a otros grandes como Alberto Merlo, José Larralde y Argentino Luna.

El guitarrista Juan Martín Scalerandi, músico con el que construyó en el último tiempo una sólida dupla que reunió a dos generaciones, habló ayer con Télam y recordó a Moreno Palacios: “Fue el artista más importante que ha existido para todos los habitantes de esta llanura bonaerense, por su profundidad artística, su gran conocimiento de nuestra tierra y de nuestras tradiciones”.

“Además por ser el artista que ha llevado más lejos las expresiones artísticas bonaerenses rompiendo con todos los moldes, pero sin soltarse de la tradición más profunda –sostuvo–. Heredero de un linaje, como el de Mario Pardo, abierto estéticamente, conocedor de nuestra tierra y un gran amigo”.

Palacios, quien residía desde hace años en la localidad bonaerense de Temperley, falleció cerca de la medianoche tras permanecer varios meses internado por una encefalitis, según anunció su hija Rocío.

Creador de clásicos como Sencillito y de alpargatas, aclamada en festivales europeos y considerada una especie de himno del folclore característico del sur bonaerense, Moreno Palacios tuvo además una ardua labor como difusor de ese estilo a través de diversos programas radiales, como el caso del legendario ciclo La Posta, que pasó por varias emisoras hasta que en 2017 recaló en Radio Nacional.

Embed

El cantor se acercó a la música cuando tenía 8 años y mantuvo una intensa actividad en la región hasta los 18, cuando se radicó en Uruguay, tierra natal de sus abuelos.

Allí tuvo su primera gran exposición en los medios a partir de su participación en la popular Radio Carve, en donde se codeó con figuras como Sabina Olmos y Charlo; y en Radio El Espectador, en donde trabajaba como locutor un joven Alfredo Zitarrosa.

En la década del 60 regresó a la Argentina e inició una notable carrera con actuaciones en los principales escenarios del país, junto a figuras como Los Chalchaleros, Los Hermanos Ábalos, Raúl Barboza y Julia Elena Dávalos, entre otras.

En ese contexto, comenzaron a sonar sus obras más reconocidas, entre las que destacan La paloma indiana, Huella sin huella, Provincia de Buenos Aires, Te dije la verdad, Trovador surero y Buen rumbo, entre tantas.

Embed

Pero la labor artística de Moreno Palacios no se limitó a la música, debido a que también tuvo intervenciones actorales en teatro, en donde actuó en una adaptación de la obra Joven, viuda y estanciera; y en televisión, siendo las más recordadas sus apariciones en programas que tenían a Luis Landriscina como protagonista.

El artista también encontró en la radio el gran sitio para difundir la música tradicional en diversos ciclos y, en la década del 90, comenzó a participar con asiduidad de distintos festivales europeos, en donde llamó la atención su particular estilo.

Fue inagotable su labor para llevar la música autóctona a escenarios de todo el mundo.

Acerca de su legado, el guitarrista Juan Martín Scalerandi expresó: “Lejos de terminarse una etapa, con su partida comienza otra que nos obliga al redescubrimiento de la extensa obra que nos ha dejado, y a recoger el legado, con la vara tan alta que ha impuesto”.

“Lo voy a extrañar con ese humor tajante, con esa palabra justa, y con la generosidad y humildad que solo los grandes artistas de la historia argentina pueden tener”, dijo.

Tras la noticia de su muerte, el guitarrista y cantor José Ceña también habló con esta agencia y despidió al músico con unas sentidas palabras: “Fue uno de los más destacados exponentes de la cultura surera y de la música popular argentina; compuso cifras, estilos, milongas, gatos, huellas, mazurcas, polcas, rancheras, valses que son parte del patrimonio musical de todos los argentinos”.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario