Teatro
Martes 26 de Septiembre de 2017

"M'hijo el dotor" suma una función en el teatro

clásico rioplatense. El viernes, luego de tres funciones a sala llena y a pedido del público, el director y productor Mario Martínez pondrá en escena una nueva función de la obra escrita por el uruguayo Florencio Sánchez

Tras el éxito de las tres funciones que se realizaron en el Teatro 3 de Febrero y a pedido del público, la obra M'hijo el dotor, de Florencio Sánchez, volverá a presentarse el viernes 29, a las 21, en el coliseo mayor de la capital entrerriana.


Esta propuesta artística local lleva a escena un importante título del autor uruguayo Florencio Sánchez. Hubo tres funciones, los días 2, 15 y 30 de agosto y la respuesta del público sorprendió a los actores y al propio director, que decidió sumar una cuarta función.


Estrenada en 1903 por la renombrada Compañía Lírico Dramática Nacional de los Hermanos Podestá, M'hijo el dotor, constituyó el éxito teatral de aquellos días y decidió en Sánchez su carrera como autor dramático. No pocos investigadores consideran a esta obra un clásico pero, pese a ello, pieza y autor suelen ser soslayados a la hora de escoger un texto para llevar a escena en estos tiempos. Sin embargo, Mario Martínez la escogió del gran abanico de clásicos para subirla a la escena teatral paranaense.


En la pieza se dramatizan dos conceptos morales en pugna: uno viejo y convencional, que por esa causa sucumbe, y otro nuevo y leal al hombre y a su naturaleza y que por eso se impone. M´hijo el dotor es una obra vigente, su temática es muy abarcativa, no es solo la confrontación generacional padre - hijo, sino que pone sobre el tapete muchas situaciones que hoy siguen en discusión, sobre la ética laboral, sobre el amor, la muerte, las conductas y las costumbres.

"Es un disparador temático tan grande que yo me tuve que ocupar de expresar esa obra con poesía, que es mi búsqueda. Aproveché al máximo esa posibilidad que ofrece el teatro de que uno pueda contar con poesía", dijo Martínez a Escenario.

Si bien el enfrentamiento se produce entre Don Olegario (el padre) y su hijo Julio (el "dotor"), el personaje que resulta más entrañable y trascendente es el de la joven Jesusa, que entrega su amor y es capaz de defenderlo a toda costa.


El tema y su desarrollo, con las implicancias del caso, dan cuenta de polémicas, que un siglo después, continúan ocupando un lugar de vigencia en la realidad social de nuestro tiempo.


La obra – que ha sido declarada de Interés Cultural por la Universidad Autónoma de Entre Ríos– fue revisionada por Martínez y Raúl Dayub. El desafío fue retomar un texto dramático que data de hace más de 100 años y plasmarolo en una puesta contemporánea: "Fue un trabajo intenso de decir 'che, esto es mucho texto; esto con una sola mirada se puede decir' o 'este monólogo de tres páginas, con un silencio del actor y con una luz se puede resumir'. La obra fue escrita en una época donde la palabra era la acción dramática por excelencia. Hoy en día esto no es así, es un recurso más dentro del abanico de recursos escénicos. Fue un trabajo de pensar cómo, qué decir, hice muchos bocetos, dibujos. En el comienzo había una escenografía corpórea, después lo fui cerrando, minimalizando hasta el punto de que quedaron seis sillas negras, sin estilo, tres imágenes proyectadas en una pantalla de fondo, y un vestuario de época bien detallado. Nada más".


Todo eso, sumado a una iluminación precisa y a una sonorización y musicalización selectas culminan con una puesta en valor de una obra centenaria, plasmada con un minimalismo atractivo. Un espectáculo de nivel profesional.


El elenco se integra con actores locales de variadas formaciones, escuelas y trayectos, quienes fueron convocados de modo personal por el director o a través de castings oportunamente realizados. Ellos son: Celina Zamero, Inés Ghiggi, Saúl Cuello, Ignacio Brasesco, Pablo Franco, Norma Santini, Virginia Rodríguez y Liza Ormaechea.




***
Datos


Elenco: Celina Zamero, Inés Ghiggi, Saúl Cuello, Ignacio Brasesco, Pablo Franco, Norma Santini, Virginia Rodríguez, Liza Ormaechea.

Vestuario: Andrea Fontelles.

Maquillaje: Laura González.

Diseño y operación de luces: Matías Weber.

Compaginación sonora: Gustavo Caprile.

Fotografías: Enrique Suárez.

Dispositivo de video escénico: Mauro Bedendo.

Diseño gráfico: Valeria Suárez.

Asistencia de dirección: Raúl Dayub.

Prensa: Carlos Rios Reynoso.

Concepción escénica y dirección general: Mario Martínez.



Comentarios