Música
Sábado 01 de Septiembre de 2018

"Me enorgullece que canciones mías se hayan quedado en la memoria de algunos"

El referente de la nueva trova rosarina, Jorge Fandermole, sigue explorando nuevos lenguajes musicales y poéticos

Acunado en la nueva trova rosarina, es uno de los autores que más ha conmovido en los últimos años el cancionero argentino: Jorge Fandermole se presentará en Paraná junto a Marcelo Stenta en guitarras, Fernando Silva en bajo y violoncello y Juancho Perone en percusión en un espectáculo que combina canciones de Fander, su disco doble de 2014, composiciones inéditas y clásicos de su autoría. El show será el sábado 8 a las 21, en el Teatro 3 de Febrero.
"Vamos a presentarnos con un repertorio que abarcará canciones nuevas e inéditas y otras correspondientes al repertorio de discos, principalmente de los tres últimos. Quiero de este modo balancear la propuesta con novedades, que suelen a uno entusiasmarlo especialmente, y con canciones que ya han circulado un cierto tiempo como para haber establecido un diálogo con el público", dijo Fandermole a Escenario.
Nacido en Pueblo Andino, ubicado a 40 kilómetros de Rosario, permaneció allí hasta los 17 años, y en reiteradas ocasiones ha señalado que eso le dio una especie de "formato pueblerino". Sin embargo, sus canciones trascienden en el tiempo y el espacio, pasando por las voces de Juan Baglietto, Ana Belén, Mercedes Sosa, Liliana Herrero, Suna Rocha, Silvina Garré, Silvia Iriondo y el dúo Juan Quintero-Luna Monti, por citar solo algunos.
Con seis discos solistas y varios en colaboración, Fandermole logró una construcción sonora sui géneris. El cantautor santafesino dialoga en su obra con el universo que lo formó, tanto en el plano musical como en la vida diaria, los paisajes y la gente: "Reconozco una enorme diversidad de orígenes e influencias en lo que respecta al modo de encarar la composición de las canciones; como dije en otras oportunidades hay un cancionero muy variado en géneros y compositores del cual me he nutrido y que no tengo decidido limitar, ya que abarca a los antecesores pero también a mis contemporáneos. No quiero hacer una lista de ellos como solía hacer en otra época porque me di cuenta de que todo listado es parcial e injusto".
—¿Tiene una rutina o se da de manera espontánea? ¿Es de buscar experimentar cosas nuevas al momento de la creación?
—Puedo decir que las posibilidades de una composición espontánea o rápida no me han sido dadas y casi siempre han sido resultado de una dedicación bastante intensa y disciplinada, pero de ninguna manera reconozco que estas condiciones sean imprescindibles y necesarias para todos. Admiro a quienes son capaces de componer una buena canción mediante una acción lúdica y fluida, experiencia que en algunas oportunidades también se me ha dado. Respecto de la búsqueda de nuevas experiencias componiendo, supongo que uno va intentando adecuar los lenguajes a los nuevas visiones que va adquiriendo del mundo, a los saberes nuevos, nuevas dudas o nuevas certezas. Pero de ningún modo me considero alguien que utiliza la ruptura como modalidad experimental.
—Con Paraná también tiene un lazo creativo, ya que trabajó con Shagrada Medra y con Carlos Aguirre en repetidas ocasiones, ¿qué me puede contar al respecto?
—Con Shagrada Medra compartí y comparto ciertos criterios estéticos y modos de concebir y producir un producto discográfico, y me siento orgulloso de que mis discos formen parte de su catálogo. Carlos Aguirre, al igual que Luis Barbiero, son los responsables de esas decisiones artísticas que no solo me incluyeron, sino que obviamente, dado el carácter de sus funciones, resultaron influyentes a la hora de definir repertorios, sonoridades. Por supuesto en este momento compartimos además esta experiencia crítica de retroceso de los soportes físicos frente a las plataformas virtuales. La relación artística con Carlos Aguirre tiene un origen anterior al sello y figura entre los estímulos más importantes que ha tenido mi trabajo; la experiencia de compartir su música en el escenario, de compartir repertorios y modos de abordaje fueron y son enormemente influyentes para mí. Quien alguna vez haya trabajado con él entiende que está junto a un músico emocionante y exquisito, además de muy generoso.
—¿Qué música y qué artistas disfruta escuchar? ¿Y qué poetas disfruta leer?
—Respecto de los gustos me he dado cuenta de que no siempre soy la misma persona, que hay ciclos de mucha permeabilidad y otros de casi entera insensibilidad. Creo que, con excepción de los estudiosos de sus respectivas materias, el resto somos lectores y escuchas fragmentarios y pobres. Tal vez como botón de muestra sirva decir que el último poeta que leí con especial interés y emoción sea Edgar Morisoli, pampeano, una inmensa poesía, pero me faltan leer 27 de sus libros. Y antes habrá sido Diana Belessi, y antes habrá sido Joaquín Giannuzzi, y tantos. Cada lectura me ha transformado como lo han hecho cada una de las músicas, identificadas o no, que han logrado conmoverme, pero soy un mal e impaciente escucha, que tiene sus preferencias pero prefiere no compartir esas arbitrariedades.
—Al mirar hacia atrás, con más de 40 años de trayectoria ¿cuáles han sido los logros que más lo enorgullecen o las mayores satisfacciones de su carrera?
—Lo más me enorgullece son sin dudar algunas canciones que han podido quedarse en la memoria de algunos porque los han conmovido, y la decisión de compartir proyectos con otros músicos y haberlo logrado en un rango muy amplio. En este punto tienen una importancia singular los artistas que admiro y que alguna vez me invitaron a compartir una canción con ellos.


Entradas

Entradas disponibles en la boletería del Teatro a partir de 200 pesos. Los suscriptores de Diario UNO pueden retirar una entrada gratis con su tarjeta Beneficios UNO pasando por nuestras oficinas ubicadas en Perú esquina Chile, de Paraná.

Comentarios