Escenario
Lunes 21 de Mayo de 2018

Luis Rubio: "Eber ha ido adquiriendo vida propia, un perfil psicológico"

De la mano de Litoral Stand Up Comedy, el humorista presentará a su personaje más popular, en un show que combinará stand up y otros condimentos

"Eber Carlos Ludueña. Lateral derecho aguerrido, rústico, con poca proyección que cruzó apenas seis veces la mitad de la cancha. Cuatro en jugadas y dos a buscar las canilleras que se le habían caído. Nunca convirtió, salvo cuando convirtió el motor de su Dodge a GNC. Entre el 73 y el 89 acumuló apenas 230 minutos en cancha. Debutó en la tercera de Ferro con apenas 26 años, gracias a su "movilidad". El técnico lo incluyó en el equipo para que traslade a parte del plantel en aquel Rambler Ambassador. Fue amigo de Plumero Gómez, Rifourcat, y la Foca Landaburu, gracias a quien un día llegó a saludar a Fillol", describe la biografía de su página oficial.


Si alguna vez un personaje logró encarnar al antihéroe del fútbol argentino, ese es y será Eber Ludueña. Creado e interpretado por Luis Rubio para un programa de televisión, en torno a Eber se fue generando un halo de mística que cautivó a miles y hoy tiene una especie de vida propia.


De la mano del grupo Litoral Stand Up Comedy, este jueves 24, Rubio llega a Paraná con Eber a la carta, un espectáculo que combina stand up, improvisación y hasta periodismo: monólogos de stand up a cargo de Luis Rubio, monólogos de Eber Ludueña, una profunda entrevista llevada a cabo por un periodista local sumado a las participación del público haciendo preguntas. La cita será a las 21, en el Centro Cultural y de Convenciones "La Vieja Usina".


Escenario dialogó con Luis Rubio, el "padre de la criatura".


–¿Cómo se da la conexión con la gente de Litoral Stand Up Comedy?

–Ellos me llevaron a Paraná hace un tiempo cuando hacían sus presentaciones en La Copa. Yo lo conozco a Licha Riera, que colabora conmigo en algunos guiones. Esa otra vez me llevaron a hacer otros espectáculo mío, Soliloquios. Ahora volvemos con este, Eber a la carta, donde me presento como Luis Rubio y por supuesto, como Eber.


–¿Cómo está armado el show?

–Es primero un monólogo de stand up de Luis Rubio, después hay una participación como invitado de uno de los chicos de Litoral Stand Up Comedy. El Licha hará un entremés de unos 15 minutos. Y después aparece Eber con un monólogo de humor vinculado a la proximidad del mundial. Es A la carta porque la gente puede preguntar y hacer sus consultas sobre alguna cosa en particular. Hay participación del público.


–¿Cómo nació el personaje?

–Surgió en Mar de Fondo (el programa que Alejandro Fantino conducía en TyC) como una sección grabada, era una suerte de cápsula humorística. Y un día Fantino me dijo que por qué no iba a hacerlo en vivo, ir al piso directamente. Y ahí empecé a improvisar, me preguntaban cosas, incluso el staff y los reidores, y así empecé a construir la carrera deportiva del personaje. Fue pegando en la gente y el personaje fue creciendo mucho.


–Eber tiene una mística.

–Sí, la gente lo fue adoptando, fue creciendo la fantasía alrededor de él y se fue construyendo una especie de biografía apócrifa en base a la creencia popular.


–Se puede decir que también tiene vida propia.

–Sí, totalmente. Ha ido adquiriendo vida propia, un perfil psicológico. Y lo siguen mucho en Youtube, donde sus videos tienen hasta cinco millones de vistas.


–¿Sos de jugar al fútbol o de consumir fútbol?

–He sido un jugador mediocre, he jugado muy poco. Consumo fútbol en el sentido de que miro partidos, en especial los de Rosario Central porque soy hincha; sigo la actividad de la Selección, pero no soy particularmente fanático, ni muy entendido en el tema. Soy como el ciudadano promedio argentino.


–Y en la parte en la que te presentás como Luis Rubio, ¿vas a abordar humor político, al estilo de lo que hacías con David Rotemberg? ¿O vas a tocar otros temas?

–No, es más bien un monólogo desde la experiencia del consumidor; sobre lo que es el restaurant moderno, los mozos de ahora; el restaurant minimalista atendido por chicas jóvenes. No obedece mucho a la coyuntura política actual, obedece más a lo que es ciudadano común.


–¿Tu alejamiento del humor político se debe a algo en particular?

–Me dediqué al humor político cuando trabajaba en Mitre que era una radio de actualidad, y tocar temas de actualidad en la columna de humor era una de las condiciones. En la medida que dejé la AM me fui alejando un poco del contenido coyuntural que es un poquito más olvidable; siempre tuve la sensación de que cuando uno escribe chistes de actualidad es un poquito perecedero, descartable, que al año no se acuerda nadie. Cada vez que pienso que he perdido días enteros componiendo chistes de Machinea o de Santibáñez me quiero matar, porque ya nadie se acuerda de esa gente y uno ha tenido que dedicar sus ideas y su cabeza en eso. Por eso he decidido alejarme un poco de eso para escribir de cosas universales, para que el humor perdure.

Comentarios