Música
Jueves 08 de Noviembre de 2018

Lugrín, Bulos y una ronda de artistas en la Casa de la Cultura

Las letras, los ritmos, las melodías, las voces, los instrumentos del litoral, y una pasión renovada desde el Movimiento De Costa a Costa, esta noche.

Dos jóvenes afluentes del gran río de la música entrerriana se abrazarán esta noche en la Casa de la Cultura: José Bulos en el piano, Guille Lugrín en la voz y la poesía, con una decena de artistas para una velada extraordinaria que hará vibrar a milonga y chamamé las costas del Paraná y el Uruguay.

Otro logro del Movimiento de Música Entrerriana De Costa a Costa, con piano, guitarra, acordeón, armónica, violín, tambores, y temas de un nuevo cancionero, junto a los clásicos de Aníbal Sampayo, Atahualpa Yupanqui, Miguel Martínez, Ariel Ramírez, Abelardo Dimotta, por nombrar algunos.

Música, poesía, cantina abierta, con entrada gratis, más "algunas sorpresas", anticipan los artistas. Es esta noche de viernes, desde las 21, en la calle Carbó 194, de Paraná. No faltarán, claro, empanadas y "algunos vasos", como dice el poeta.

Dos platos fuertes
"Estamos preparando un repertorio de piano solo", dijo José Bulos en diálogo con UNO.
"Después de una formación clásica me empecé a acercar al folclore y a profundizar en la música del litoral. Chamamé, rasguido doble, chamarritas, géneros que originalmente no están hechos para el piano y me conmueven muchísimo".

"Empecé a buscar alguien que me pudiera guiar. Fui a un grupo de estudios en Buenos Aires que dirige la gran pianista argentina Hilda Herrera. Estuve varios años trabajando con ella y se me abrió un mundo, un panorama que no conocía y me enamoró".

El eximio pianista apuntó que en 2018 se están presentando siete discos de artistas del Movimiento De Costa a Costa. "Hay composiciones nuevas y adaptaciones, nuevas visiones sobre la música de nuestros referentes entrerrianos", comentó y recordó obras de Atahualpa Puchulu con temas propios (que el artista uruguayense presentó en La Vieja Usina); de los gualeyos Juan Martín Caraballo y Valentín Cosso, con temas de Dimotta en guitarra; por dar algunos ejemplos, y del propio Lugrín, que esta noche presenta la obra Los últimos. El disco, de factura muy cuidada, con producción artística de Comarca & Universo, es un homenaje "a los últimos, los del rancho, el barro y la alpargata", dice Lugrín.

Allí se escucha, de entrada, un chamamé de Pocho Vittori y Edmundo Pérez, Mi canto; y como cierre, Abre los ojos amor, de Aníbal Sampayo, donde se lucen junto a la voz de Lugrín el piano de Bulos, el violín de Cuchi Martínez, la guitarra de Juan Martín Caraballo, el acordeón de Facundo Torresán. "Vamos a remar que corriente arriba se enfrenta la vida con la adversidad; rememos, amor, que la zafra llama a abrir la picada de un mundo mejor". Hay en el interior verdaderas perlitas como una milonga polkeada anónima recopilada por Ricardo Maldonado; una chamarrita, La Brava, composición de Lugrín en letra y música,

"Esta chamarrita es brava y se arpegia sin rasguear, va cruzada con milonga entrerriana y oriental, tiene algún sonido antiguo y también de ayer nomás, tiene gusto a montoneras y no tanto a general", se escucha.

No faltan un lindo chamamé nostálgico de Torresán, y sendos homenajes a Marcelino Román y a José Artigas, con la participación de otras voces como las de María Silva, Pocho Gaitán, el desaparecido José Castro, y las integrantes de Rumor del Litoral, Chela Martínez, Maru Figueroa y Analía Bosque.

El colectivo
"El Movimiento de música entrerriana De Costa a Costa es un grupo muy heterogéneo de gente, la mayoría somos músicos y hay también actores, realizadores, fotógrafos, escritores, historiadores; nos venimos convocando desde hace muchos años para reflexionar sobre lo que sería nuestra identidad", explicó Bulos.
"El movimiento organiza encuentros, se han hecho en la costas del Uruguay y el Paraná; tratamos de debatir sobre una temática puntual, buscamos el encuentro de distintas generaciones; aparecen algunos grandes maestros, se presentan, nos dan charlas, están abiertos a que los jóvenes les pregunten cosas. Siempre hay niños que tocan y hacen sus actividades, hay un par de tutoriales sobre todo en guitarra, están en youtube, para aprender los rasguidos. Las cosas que vamos aprendiendo, las compartimos", comentó.
Si hablamos de la confluencia de una decena de artista en el escenario esta noche, no alcanzaremos a expresar la trascendencia de esa sinergia musical, donde unos se complementan y potencian con otros, chicas y muchachos, algunos con años ya de trayectoria, y otros recién empezando el camino. Lo que veremos y escucharemos hoy es el resultado de años de encuentros, sin intereses personales, reuniendo, escuchando y formando a la juventud, recopilando obras populares, promoviendo ensambles, tendiendo puentes entre las generaciones.
A los protagonistas les gusta decir canto con fundamento, nuevo cancionero con raíz en el litoral. Bulos, Lugrín y sus amigas y amigos, con presencia de paranaenses, uruguayenses, gualeyos y voces que ya son un clásico. Iremos también por las sorpresas, claro.

Comentarios