Teatro
Martes 12 de Junio de 2018

"Los Románticos del Porno" generan sobre todo una explosión de risas

Continúan en venta las entradas para ver el show de humor (cordobés) el sábado a las 21 en La Vieja Usina de Paraná.

La propuesta es reír fuerte durante cerca de una hora y media disfrutando una obra de teatro que cuenta la historia de tres actores cordobeses en pleno 2001. El sábado en La Vieja Usina desde las 21 con entradas anticipadas a 200 pesos –se consiguen en Sneakers (San Martín 753)– presentarán Los Románticos del Porno.


Ale Orlando, Marce Arbach y Gabi Marasini encarnan los personajes que "necesitan algo de liquidez para comprar algo de solidez" en aquellos años de plena crisis económica y social argentina. El primer actor, Ale Orlando explicó a UNO vía telefónica que situar la obra en el comienzo del siglo XXI llevó a que los jóvenes se rían escuchando lo que sucedía y los grandes vuelvan a esas situaciones en donde la necesidad los llevó a ponerle el pecho a lo que se venía.

Entonces, lo que se sabe, es que los tres actores descubrieron que estaban en el medio de una selección para filmar una película porno y como necesitaban el dinero para sobrevivir siguieron en el proyecto.


Como un gag del destino al final se canceló el rodaje porque el famoso "corralito" se quedó con los fondos de los productores. Encariñados con el proyecto unos 15 años después decidieron filmarla y ahí empieza la verdadera historia que viene llenando las salas cordobesas.


Embed

El más joven del grupo, Gabriel Marasini, contó en una entrevista radial antes de actuar en Villa Allende, con doble función agotada, que la obra se fue acomodando a los teatros. En Capilla del Monte o en el Real cordobés, con 400 butacas en promedio, o en pequeñas salas con gusto a café concert. Los actores reconocen que les gusta estar cerca de los espectadores porque sienten la complicidad que genera el humor.

"El público explota y sale de las salas riendo", aseguró Orlando, porque el delirio se plantea cuando los más chicos escuchan cómo se narra desde el escenario la relación de la sociedad con la pornografía en los últimos 30 años. Otro dato, al que arribaron a un año del estreno, es que un gran porcentaje de asistentes son mujeres. La estadística les sirve para corroborar que el texto está lejos de ofender y que estaría logrando el propósito de ir venciendo tabúes.

Como si fuera una paradoja, la obra busca captar la atención de los espectadores en un momento en donde la inmediatez parece apoderarse de los cerebros hiperestimulados por los dispositivos tecnológicos.


Acá también hay un giro que conecta con la realidad porque el consumo de pornografía desde teléfonos "inteligentes" crece a pasos agigantados en el país.

¿Qué tendrá para decir el teatro a través del humor sobre un tema que dejó de estar oculto y pasó a ocupar un nuevo lugar en la sociedad? Para conocer la respuesta hay que llegar a la sala calefaccionada Verónica Kuttel del centro cultural La Vieja Usina de la capital entrerriana.

Con el frío habitual de las noches que anteceden al invierno, el sábado aparece la opción de disfrutar del humor de una ficción que llega acompañada por muy buenas críticas.

escenario 2.jpg
Ale Orlando en acción. 
Ale Orlando en acción.


Ale Orlando que actuó en Paraná con Los Modernos, Mi Vida con Robert, Los Iluminados, Buena Macho y Volver a Madryn marcó otro punto para tener en cuenta: "Terminamos de mirar el partido de la selección en el Mundial y salimos para allá", en referencia al viaje hacia la capital de Entre Ríos. Es que, para muchos, el fútbol atravesará una buena parte del día y para equilibrar, una buena salida es ir a ver a Los Románticos del Porno.

Atención a los lectores de UNO que son subscriptores porque tienen entradas gratis para retirar en el edificio de Chile y Perú.

Embed

Presentación oficial

En este juego de confusión entre realidad y ficción, los actores se dirigen al público que asiste a ver Los Románticos del porno, como si hubiesen venido al casting para la película que ellos desean realizar. Así, el público se verá inmerso en esa cómica confusión donde los actores se dirigen directamente a ellos con el fin de prepararlos para el casting, y a su vez les van contando sus experiencias cotidianas con el sexo, la pornografía, el amor, el desamor, la frustración y la enorme necesidad que tienen de encontrar a las actrices y actores indicados para participar en el rodaje de la película.

Comentarios