Secciones
Escenario

"Linge" y "Sesión de espiritismo", doblete de humor en Saltimbanquis

Esta noche, a las 20.30, se presenta el unipersonal de Ezequiel Caridad, "Linge". Mañana, Carlos Vicentin repondrá su espectáculo, "Sesión de espiritismo"

Viernes 25 de Junio de 2021

Sesión de espiritismo es el nombre del unipersonal de humor que Carlos Vicentín reestrenará mañana en Sala Saltimbanquis. El espectáculo gira en torno a un fanático que busca manipular con sus delirios sobrenaturales. La cita es a las 20.30, en calle Feliciano 546 de Paraná. En tanto, hoy, en el mismo horario y lugar, Ezequiel Caridad presentará Linge.

Sesión de espiritismo nos presenta la historia de un obstinado fanático obsesionado en fundar una religión y proponer métodos de sanación. “No es un estreno sino más bien una reposición, la estrené aproximadamente en 2005 junto a Santiago Marcos, con quien hacíamos Ying Yang. Él hacía un unipersonal que se llamaba Polvorita y yo hacía Sesión de espiritismo. Ahora, con este segundo receso fuerte de la pandemia que acabamos de superar, venía re embalado dando clases y haciendo funciones, pero de repente tuvimos que parar. Fue raro, pero lo respetamos a rajatabla. Así que un día, durante este parate estábamos mirando las redes con Jime (González, su compañera) y encontramos un perfil de Instagram llamado Bendito IG donde rescatan pensamientos mágicos de ciertos líderes. Me hizo acordar de Sesión de espiritismo así que decidí desempolvar el unipersonal y retocarlo un poco”, comentó Vicentin a Escenario.

linge.jpg

"Linge", de Ezequiel Caridad, se presenta esta noche

Y, como el cuerpo tiene memoria –dijo–, apenas se puso a ensayar comenzó a revivir la obra que había estrenado 17 años atrás: “Le hice un par de agregados, nutriéndome de estas cosas que fui encontrando en las redes. De hecho, me apuré a estrenarlo para aprovechar que el sábado se presenta Ezequiel Caridad con Linge, entonces para hacer un doblete de unipersonales de humor. Estoy ensayando todos los días, a deshoras. Pero muy contento, porque el teatro te mantiene activo, te mantiene vivo”.

El extraño personaje que interpreta en Sesión de espiritismo se cree portador de la verdad; y la pasión por este pensamiento desborda sus emociones y se impone a su razón. Un necio y maniático que se cree capaz de comprender todo cabal y mágicamente, como así también, a decidir por el futuro de otras personas.

Al respecto, Vicentín manifestó: “El personaje, que está un poco desquiciado, lo que intenta es utilizar el espiritismo como si fuera una religión, sin ningún tipo de organicidad, ni estructura, sino de manera caprichosa. En ese camino vamos viendo esa mezcla, un meollo de cosas que son contradictorias. Y hay mucho juego de lenguaje, palabras inventadas, conceptos forzados, en base a este poder mágico que le viene a este ser y le hace decir barbaridades”.

En este sentido, añadió: “Siempre me preocupó la cuestión de los liderazgos no positivos, cuando el liderazgo se vuelve abuso de poder o incluso fanatismo, o cuando se usa ese poder con fines no benévolos. Pero desde ya que este espectáculo no va en contra de las personas que creen, habemos personas que necesitamos creer y es lícito. Lo que a mi me preocupa es qué es lo que pasa cuando esa fe es mal usada por líderes en los que uno delega el poder, el mensaje apunta un poco a poder tener cautela ante esas situaciones. Nos sobran ejemplos de esta clase de personajes. El espectáculo en realidad es un disparate, no hay una bajada de línea, sino que es reírnos del pensamiento mágico, de ese pensamiento que pretende resolver todo de una manera rarísima e imposible”.

Ambos espectáculos, Sesión de espiritismo y Linge, cuentan con el apoyo del Ministerio de Cultura de la Nación y el Instituto Nacional del Teatro. Se realizarán con reserva previa al 3455-469578. Los cupos son limitados acorde a las restricciones y el protocolo correspondiente.

Esta noche, “Linge”

Para esta noche, la ya conocida e histórica compañía Teastral propone con Linge, una historia de frustraciones, que el protagonista deberá sobrellevar, por no poder cumplir sus deseos. El personaje es un payaso solitario, un linyera de esos que existieron en la Argentina entre 1890 y 1950, sueña con viajar y ser libre. Inspirado en la leyenda que habla de los seres humanos que iban y venían tratando de descubrirse y descubrir el mundo –llamados nómades–, decide salir a las vías en busca de nuevos horizontes, tratando de dejar aquello que lo había apagado: el sedentarismo, para volver a desplegar sus alas, sus brillos internos.

“Lo que atrapa de Linge es la nostalgia del personaje, pero a su vez también la inocencia y torpeza del payaso. También atrapa poder ingresar al mundo del linyera, entrar en ese ambiente y espiar en la vida de este personaje. Me sucede además que, sobre todo en las grandes ciudades, la gente circula sin prestar atención a las otras personas y mucho menos a los que están en nivel de inferioridad según el sistema. Sin ser linyeras, estas personas son excluidas del mundo capitalista en el cual vivimos. Este es otro de los puntos que me interesa mucho: mostrarle al espectador como viven o vivieron estas personas que decidieron dejar todas sus pertenencias y salir a las vías sin más fin que el de sentirse libre”, manifestó a Escenario Ezequiel Caridad, quien interpreta la propuesta que cuenta con la dirección de Jorge Costa y la asistencia de Paula Righelato.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario