Secciones
Cultura

"Estas mujeres avanzaron aun con el miedo que produce desafiar los mandatos"

Muriel Santa Ana se pone en la piel de ocho figuras históricas que dejaron su huella en la reivindicación de los derechos femeninos.

Martes 19 de Noviembre de 2019

“Estas mujeres modificaron lo establecido para poder vivir una vida digna”. Así definió la actriz Muriel Santa Ana al rescate histórico que hace Pioneras –una suerte de continuación de Sufragistas– de un grupo de ocho mujeres que dejaron su huella en la reivindicación de los derechos femeninos. A lo largo de cuatro docuficciones se abordará la vida de Mariquita Sánchez de Thompson, Raquel Camaña, Ada María Elflein, Juana Manso, Herminia Brumana, la uruguaya María Abella de Ramírez, la francesa Gabriela Laperrière y la rusa Fenia Chertkoff. Cada capítulo mostrará escenas en donde estas mujeres se trasladan a la actualidad para revivir sus consignas, demostrando que sus palabras tienen una gran actualidad y resuenan en los reclamos contemporáneos de las agendas feministas de toda la región.

Pioneras es una producción de Canal Encuentro que se emite por la TV Pública todos los martes, a las 22. El ciclo, que cuenta con la dirección de Rubén Szuchmacher, también estará disponible en la plataforma Contar con acceso gratuito. En las docuficciones participan además historiadoras, sociólogas e investigadoras de Tucumán, Rosario, Córdoba, Mar del Plata, Ushuaia, La Plata y Buenos Aires, que dan testimonio y reflexionan sobre los principales procesos y conquistas de las mujeres. En charla con Escenario, Muriel Santa Ana explicó cómo nació el ciclo y aseguró que la protagonista absoluta del programa es “la lucha colectiva de estas mujeres, su gran valentía y su legado”.

—¿Cómo surge este proyecto?

—Este proyecto surge como una continuidad de un primer trabajo que hicimos juntos con el director general Federico Randazzo, Canal Encuentro y la dirección escénica de Rubén Szuchmacher. En 2017 realizamos un especial para Encuentro que se llamó Sufragistas, que de alguna manera retrataba y nos contaba cómo había sido el camino de algunas de aquellas mujeres que lucharon por el sufragio femenino, en coincidencia con el 70º aniversario de la ley. El canal quedó particularmente conmovido con la repercusión de este documental y propuso avanzar en la realización de un formato similar, acercando la vida de algunas de las pioneras de la lucha por los derechos por las mujeres, y de esta manera se llevó adelante este programa y en principio se eligieron a ocho de ellas.

—¿Cuál de estas mujeres te resultó más desafiante de interpretar?

—No puedo quedarme con una porque todas tienen aspectos desafiantes y las mismas vidas que llevaron adelante estas mujeres me resultaron sumamente conmovedoras, todas y cada una de ellas me modificaron. Fue muy útil el material que me facilitó el director y las lecturas que circularon entre nosotros para adquirir más conocimiento de sus vidas y su pensamiento. Gracias a eso pude acceder e incorporar toda esta información, ya que son ocho vidas y es muchísimo material. Mi trabajo fue más que nada ponerle el cuerpo a lo que decidimos llamar una “estampa poética”. No se trata de una dramatización sino que una sola actriz usa su cuerpo para ser el cuerpo de muchas, por eso la actriz protagonista se vuelve anónima en algún punto, y el protagonismo pasa a ser la lucha de estas mujeres, la fuerza, su gran valentía, su legado y su herencia.

—¿Cómo te interpela en lo personal este proyecto?

—Esta idea de Rubén Szuchmacher y de Federico Randazzo de que haya un solo cuerpo universal, y que ese cuerpo sea el mío, me tocó, me llegó y me interpeló desde muchos puntos de vista. Usé mi cuerpo como canal de estas ideas de libertad, y sobre todo diría que colaboró con mi formación en los feminismos porque justamente el abanico de estas ocho mujeres nos acercó a la idea de la variedad de los feminismos. Algunas tienen un legado colectivo, otras más individual, pero todas lograron zonas de libertad en sus vidas y lucharon por la libertad de todas.

—¿Cómo se transformó el poder y la acción de las mujeres a través de los años?

—Hay gestos, marcas a veces muy pequeñas que van quedando, que se van haciendo en la historia. Pioneras resalta eso, algunas de las acciones de estas mujeres tuvieron mayor impacto y otras veces tuvieron uno menor, pero sin embargo marcaron un camino y luego otras que vinieron después hablaron de ellas, entonces la construcción colectiva es la única validada como construcción. El poder tiene que ver únicamente con lo colectivo, estas mujeres lograron trascenderse y que otras pudieran reflejarse en ellas. Se trata de reconocer que tal vez ya alguna mujer hizo algo antes que yo, y esto nos puede venir bien y puede permitirnos y animarnos a hacer determinada acción.

—¿Qué determinó que esas mujeres se perciban como actores sociales capaces de transformar la realidad?

—No sé si estas mujeres se percibieron como actores sociales capaces de transformar la realidad, eso forma parte de los procesos de lucha y del proceso en el que estamos ahora. Muchas veces se le exige al colectivo de mujeres que se manifieste o emita una opinión rápida sobre algunos temas y esto es algo que forma parte de un proceso que muchas veces es contradictorio y que también puede tener sus errores. Todo proceso implica el paso del tiempo y la transformación. Estas mujeres no se quedaron calladas, no se quedaron quietas, avanzaron aun con el miedo que produce desafiar los mandatos y lo establecido, ellas siguieron su deseo, registraron la desigualdad, la inequidad, la opresión, las diferencias y trabajaron para romper con eso. Todas dejaron un legado, ellas escribieron mucho. Nosotros nos basamos en cartas, en textos y en biografías, en todo tipo de material escrito para saber de ellas. De hecho, todo lo que dice mi voz en el programa son textos originales de estas muje

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario