Cultura
Domingo 20 de Enero de 2019

El Grito Sagrado volvió a lucirse sobre el escenario Atahualpa Yupanqui

El ballet paranaense participó en el Pre Cosquín 2019, en las categorías Conjunto Estilizado y Pareja Estilizada

"Si tengo que calificar mi estilo de coreografía, tengo que decir que hago danza teatro, porque trabajo mucho con las emociones, los sentimientos, las expresiones", dice Cristian Colo Lescano, bailarín y director de El Grito Sagrado, ballet folclórico paranaense distinguido con el Premio Escenario 2018, y que acaba de llegar de Cosquín, donde fue a competir en el 48° Certamen para Nuevos Valores, más conocido como Pre Cosquín.
El Grito Sagrado se conformó hace poco más de dos años, a instancias de Lescano, bailarín vialense radicado Paraná. Con 31 años de experiencia, bailó en varios grupos y estudió en Rosario el profesorado en danzas folclóricas, donde conoció a importantes bailarines del país. En 2011, tras audicionar durante varios años, logró formar parte del Ballet Oficial del Festival de Cosquín, que le abrió varias puertas y lo inspiró a formar su propio ballet de nivel profesional.
Esta es la tercera vez que El Grito Sagrado se presenta en el Pre Cosquín, y si bien no fueron ganadores, se lucieron y desplegaron su talento sobre el mítico escenario Atahualpa Yupanqui. "Participamos en la sede Villaguay y quedamos seleccionados para la instancia nacional, donde nos presentamos en las categorías pareja estilizada y conjunto estilizado; y después hay una parejita que baila en mi grupo y se presentó de forma independiente en pareja tradicional", contó Lescano a Escenario.
Respecto al repertorio, precisó: "En la pareja de danzas presenté Doña Froilana, que es una mujer que le pide a la curandera con el marido que por favor haga algo para que los vuelvan al lugar donde vivían antes, porque ni ellos ni sus gallinas se adaptan al cemento, es una coreografía que tiene mucho sentimiento. Y después hicimos un vals que despierta una carcajada detrás de otra. Juego mucho con lo emocional, y en la plaza se notó porque la gente aplaudió, quiere decir que les llegó".
En tanto, en la categoría conjunto estilizado presentaron la coreografía que titularon Cuenta el río, que narra historias de las islas y la gente costera, vidas que están atravesadas por el río Paraná: "El río es el eje conductor de estas cuatro historias. La primera es Canción de cuna costera, que habla de los gurises que nacen y se crían en el estilo de vida isleño; después pasamos a La negra Eulogia, que es sobre una mujer que lava la ropa en el río y transmite la cultura a través de la oralidad; luego pasamos a Apurate José, que habla sobre la inundación; y el último tema es Viejo pescador del Paraná, que habla sobre el pescador que muere en el río, pero que no es tomado como algo trágico, sino como una bendición que hace que los peces se multipliquen. Son cuatro historias que a nosotros nos interpelan y nos emocionan, quizás a otro que no vive en la zona no le llegan. Pero es muy fuerte, porque arranca de algo tierno y termina en algo que es trágico, o al menos triste. Esta coreografía ha avanzado muchísimo desde que la presentamos por primera vez, hace algunos meses, hasta hoy", dijo.
El Grito Sagrado actuó las noches del 12 y 13 de enero, y sus performances pueden verse en Youtube, en el canal oficial Aquí Cosquín.
"Cada dos días se presentan ternas de grupos y parejas de todo el país. De los días que nosotros bailamos pasaron a la próxima ronda dos ballets y dos parejas de otras provincias. Tuvimos la mala suerte de que nos tocó competir contra dos ballets reconocidos; uno es de Buenos Aires, que se llama Chacaymanta, y otro de la provincia de Santa Fe, Martín Fierro, que ya han ganado el Pre Cosquín en años anteriores, así que no la tuvimos nada fácil. Pero más allá de eso, quedamos super conformes con el laburo que hicieron los chicos, porque ya se empieza a notar el trabajo de grupo", manifestó.
En este sentido, destacó que requiere de mucha experiencia poder adquirir la dinámica del Pre Cosquín: "Es la tercera vez que se presentan en el Pre Cosquín y hay un gran avance con respecto a la primera vez. Al principio cuesta que los bailarines entiendan cómo se trabaja allá, pero ellos se han ido curtiendo y lo han tomado de otra forma; cuando uno va con la cabeza lista para competir, va preparado para cualquier cosa. Yo ya he bailado en dos oportunidades en el ballet oficial de Cosquín, en 2011 y 2012; y noto que ahora le van dando más relevancia a lo que es el Pre Cosquín: ahora el escenario ya está montado tal como va a estar en el festival mayor, la organización está mejor, entonces uno se presenta ahí y pareciera que ya estuviera bailando en el festival en sí. Siempre dicen que Cosquín tiene la magia que no tiene otro festival".

Falta de espacio
El escenario Atahualpa Yupanqui es imponente; con una boca de 50 metros de largo, 6 de alto y 830 metros cuadrado de superficie es uno de los más grandes de América Latina, por lo que requiere de un despliegue importante cuando de un cuerpo de baile se trata.
Por eso, cuando un ballet prepara una coreografía con miras a Cosquín, necesita ensayar en un espacio de similares dimensiones. Esto significó una odisea para El Grito Sagrado.
"Cuando hacemos Pre Cosquín, que se trabaja mucho desde noviembre, necesitamos ensayar en un espacio que tenga las mismas dimensiones que el escenario de Cosquín. El resto del año laburamos en el Juan L. Ortiz, que no nos sale tanto y tienen la mejor predisposición con nosotros. Pero, lamentablemente, para esta instancia salimos a golpear puertas y no fue fácil conseguir respuestas. Entonces vamos a hablar en algún club y resulta que nos cobran muy caro el día y es imposible sostenerlo. Creo que la gente de cultura está un poco ausente o desconoce toda esta movida que hay. Podríamos laburar en la Sala Mayo, pero no sé si está cerrada o no la quieren prestar", expresó Lescano, y añadió que les gustaría poder actuar con su ballet en la Fiesta del Mate.
Por último, destacó: "Mi objetivo como director es formar chicos con una cabeza diferente a lo que se suele ver en Entre Ríos. Nosotros ensayamos seis horas de corrido, es muy intenso. No sé si algún día seremos premiados, si ganaremos o no el Pre Cosquín, pero sé que van a salir cabecitas que van a buscar la excelencia y quizás ellos puedan ver el resultado el día de mañana. Es necesario mostrar nuestras danzas, despertar en las nuevas generaciones el interés por las danzas folclóricas, por las costumbres, por la cultura popular. Si a las nuevas generaciones las aislamos, esto mañana muere. De alguna forma hay que encender la chispa".

Comentarios