Secciones
Televisión

Daniel Cottonaro, un conductor que tiene historia en la tevé local

El animador cumple 30 años de trayectoria. Un repaso por sus inicios en la televisión de Paraná, que en los 90 estaba en pañales

Miércoles 18 de Marzo de 2020

“(Sergio) Montiel no era un tipo fácil a la hora de manejar ciertas cuestiones. Era muy serio, muy parco. Y sin embargo yo logré hacer lo que ningún otro periodista pudo: hacerlo sentar en un banco de plaza para hacer una entrevista”, recordó Daniel Cottonaro, conductor y animador de televisión que este año cumple 30 años de trayectoria en el medio.

Su llegada a la televisión lo tomó casi por sorpresa. Venía de ser visitador médico, había cursado algunos años la carrera de Ciencias Económicas, pero no era lo suyo. En 1990, Daniel Cottonaro tenía un comercio de artículos de cirugía y ortopedia. A su tiempo libre lo dedicaba a practicar tenis y se desempeñaba como dirigente de esa especialidad en el Club Atlético Estudiantes.

En Paraná la televisión estaba en pañales; y un periodista deportivo al que conocía por su actividad amateur en el deporte de las raquetas lo invitó a ser columnista de tenis en su programa.

“Sergio Cancé me invitó a participar de su programa, Juntos Por El Deporte Paranaense. Siempre me llamaron la atención los medios, y cuando él me invitó a hacer la cobertura de tenis en Paraná, le di para adelante. Y al tiempo también estuve en un programa de deporte de Beto Cardú”, recordó, en diálogo con Escenario.

En 1993 daría su salto cualitativo al inaugurar su programa de radio en FM Capital, que se llamó Acotación al Margen. “Estábamos con los doctores Enrique Berduc y Daniel Blanzaco. Lo gracioso es que cuando fui a hablar por el espacio en la FM, como yo tenía una casa de cirugía y ortopedia; y encima me acompañaban dos médicos, pensaron que estaba por hacer un programa dedicado a la salud. Y no, la idea era hacer un programa de opinión sobre la actualidad y así fue como empezamos. En seguida lo empecé a hacer en televisión, lo que era el viejo Cable Video”, contó.

Acotación al Margen era una mesa de café, una especie de Polémica en el Bar local. A Blanzaco y Berduc se sumaron el librero Eduardo Altman, el profesor Ernesto Zapata Icart y el contador Rafael Cuello. “Se hablaba muy libremente y rápidamente tuvimos mucho apoyo de la gente, que le llamaba mucho la atención. Era muy crítica del gobierno local y nacional, en ese momento estaban Mario Moine como gobernador y Carlos Menem como presidente, pleno menemato. Ahí me atrapó la televisión”, mencionó.

El programa fue innovador para la tevé paranaense de la época, que se caracterizaba por el acartonado fondo negro y el helecho, con periodistas haciendo entrevistas interminables con algún funcionario de segunda línea. Cotto incorporaba humor y algún que otro disfraz, limitaba la extensión de las entrevistas y trataba de hacer algo más dinámico, a tres cámaras. El envío fue mutando con el tiempo, comenzó a invitar a artistas y personajes de la cultura entrerriana. Por allí pasaron la mayoría de cantantes y bailarines de la época, como así también referentes como Elio Leyes, Luis Félix Etchevehere y Ofelia Sors.

“Al tiempo me llegó la propuesta de una nueva señal de televisión que se llamaba Sport Top, un canal de cable cuya programación era casi toda deportiva, pero el único magazine era el mío. Salía todos los días y se emitía desde las viejas instalaciones de Canal 5, que estaba ubicado frente a Casa de Gobierno. Y el magazine, que se llamaba De Eso No Se Habla, salía en horario central, la escenografía era una cocina conectada con un living. Y había una puerta donde los invitados nos tocaban timbre, pasaban y se sentaban a la mesa a hablar. Todo esto salía en vivo y era bastante actuado para la época. Fue una hermosa etapa”, señaló.

Tiempo después, en 1995, llevó su programa a Canal 9, donde hacía envío semanal de Acotación al Margen y sumó a su equipo a Luis Perriere hijo. Allí permaneció varios años, incluso cuando pasó a llamarse Azul Televisión. “Acotación al Margen seguía siendo una mesa de café. Se grababa en distintos hoteles de Paraná. Originalmente se grababa en el café del hotel Alvear. Mi idea original era hacerla en Los Alpes, que era el clásico café de Paraná, pero allí era imposible grabar porque la antena de LT 14 nos hacía una interferencia en el audio, por eso terminamos en el Alvear”, rememoró.

A fines de su etapa en Azul Televisión estuvo trabajando intensamente en la campaña de la Alianza. Cuando Sergio Montiel ganó las elecciones, lo designó como funcionario en el Instituto del Seguro y también trabajó en la consolidación de la Tarjeta Sidecreer: “Mi programa tenía mucho contenido político, yo tenía una postura a favor de la Alianza, ya que venía con la promesa de transparencia en contraste con el menemismo, aunque después fuimos decepcionados, más por los dirigentes que por la gente. Mientras estuvo el menemismo recibimos muchas presiones por parte de los gobiernos de turno a nivel local y provincial”.

Cuando Fernando de la Rúa renunció a la Presidencia Cottonaro se fue a Canal Once, a comienzos de 2002. Desde entonces, ese canal se convirtió en su segunda casa: “Comenzamos transmitiendo los viernes a la noche desde el hotel Mayorazgo, salíamos en vivo de 22 a 24. Era una locura transmitir en vivo en esa época, era muy complicado a nivel técnico. Se cortaba el audio, se cortaba la imagen. Seguíamos con Acotación al Margen, pero era más baile y música, teníamos algunas notas, pero no tanto condimento político. Y al tiempo, cuando hicieron el estudio nuevo del canal, me instalé en el piso de El Once” .

En 2005, arrancó con Vení a Bailar con Cotto, el programa que fue una bisagra en su carrera y le abrió las puertas a la popularidad. “Curiosamente, casi simultáneamente con Tinelli, se me ocurrió hacer un concurso de baile, porque venían a nuestro programa montones de academias de danza, con distintos géneros bailables. Y la verdad que anduvo re bien. Justo en esa época Tinelli empezó con el formato de Bailando por un Sueño, aunque a él le fue un poco mejor que a mí”, bromeó Cottonaro, que actualmente conduce los domingos por la noche Vení con Cotto a la Fiesta Latina.

“La verdad que he visto crecer la televisión de Paraná, que realmente creció y mucho en estos 30 años. Lo único que lamento es no haber empezado a hacer televisión antes, porque realmente en la tele encontré mi pasión”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario