Música
Martes 08 de Mayo de 2018

Con la música litoraleña en la sangre, el bandoneón y el corazón

La bandoneonista paranaense se presentará este sábado en la Casa de la Cultura de Entre Ríos, donde mostrará canciones propias

El segundo encuentro del proyecto Compositoras propone al público paranaense escuchar a la compositora y bandoneonista Miriam Gutiérrez. La cita será este sábado 12, a partir de las 21, en la Casa de la Cultura de Entre Ríos (Carbó y 9 de Julio).
Este ciclo de modalidad mensual, tiene eje en la mujer y la composición, poniendo en valor y destacando la heterogeneidad de miradas con que cuenta nuestra región en materia de mujeres hacedoras de cultura. El mes pasado fue el turno de Analía Bosque, y ahora de Miriam Gutiérrez.
Dentro de la actividad musical, la composición es un pilar sumamente importante ya que implica creación, imaginación, persistencia y compromiso para la transmisión de nuevas tendencias que aportan al acervo cultural y la transformación social.
"El ciclo comenzó con éxito y a sala llena en la Casa de la Cultura. Se trata de Compositoras, todas mujeres que hacemos música propia. Y es todo un desafío hacer un repertorio íntegro de composiciones de una en cada función. Siempre hay una puesta diferente en cada oportunidad", señaló Gutiérrez a UNO TV.
En este sentido, destacó: "Una, en los recitales, suele hacer un repertorio entreveradito, cosas de una y de otros compositores, pero acá es diferente. Además, yo era más de componer música, melodía y no letra. Pero hace poco más de un año empecé a ponerle letras a mis canciones, así que esto también va a ser un estreno. Por ahí una suele ir alternando con autores conocidos del Litoral, pero en este caso, por primera vez, de comienzo a fin serán temas propios, algunos compartidos con amiga músicas con las que he tenido la suerte de compartir mi trayectoria".
La artista se inició en la música como intérprete de la guitarra y cantante. Integró Los hermanitos Gutiérrez, Las Hermanitas Graz Pereyra, y el conjunto "Inspiración Ibera".
Luego integró el de su padre, Federico Gutiérrez, y es allí donde descubrió su pasión por el bandoneón. Desde entonces se dedica a este instrumento y su presencia en el escenario pasa a ser como bandoneonista. Con su padre realizó tres grabaciones.
"Creo que esta vez va a ser diferente esperar la respuesta del público, porque una cuando compone pone a flor de piel los sentimientos, aunque no sean recientes. En mi caso, mis papás fallecieron, y tengo en mis composiciones muchas temáticas relacionadas con ellos, también con mi hijo, con las vivencias mismas de la vida cotidiana, la nostalgia de la niñez. Será un devenir de emociones durante toda la noche", manifestó.
En esta ocasión, Gutiérrez estará acompañada por Eduardo Franco en guitarra y canto, y Arito Cardoso en contrabajo. Además, va a estar como invitada la acordeonista Marcia Müller, que también forma parte del ciclo. "Con ella compusimos un tema hace tiempo, cuando integrábamos el conjunto de su papá. Y también otra amiga, Zulma Graz Pereyra, con quien compuse mi primer tema hace muchos años. Para ella va a ser un regreso a los escenarios porque hace tiempo que no toca", destacó.

Pasión familiar
Miriam es hija de Federico Gutiérrez, cantante, guitarrista, autor y compositor nacido en Colonia Hernandarias, uno de los grandes referentes del chamamé en la región. De él su hija heredó el amor y la entrega a la música del terruño. Hoy en día, Miriam quiere pasarle la posta a su pequeño hijo, que suele acompañarla sobre el escenario en cada recital.
"Si bien yo no era tan chica como mi hijo cuando lo acompañaba a mi papá, siempre estuvimos a su lado. A los 17 empecé a actuar con él, integré su conjunto primero en la guitarra y luego en el bandoneón. Llevar la familia a lo que uno hace es maravilloso; poder compartir la pasión por lo que uno ama, en este caso la música, y también compartir el amor es algo hermoso. Mi hijo se acostumbra al ambiente, que es muy sano, se integra y va conociendo a la gente con la que comparto estos ámbitos, que es gente noble. Después que él decida qué es lo que quiere hacer. Pero yo quiero que él conozca nuestra música y que aprenda a tener respeto por lo que hago", manifestó la artista.
"Mi pasión está en el Litoral, más que nada en el chamamé y en los ritmos de la región. Siempre me aboqué a eso porque es lo que amo, si bien he hecho algunas participaciones en el tango y en el folclore norteño. Pero mi corazón está en el Litoral", añadió.
Miriam comenzó a tocar el bandoneón a los 17 años, y hace 23 años que cultiva su pasión por este complejo pero fascinante instrumento: "Nada es difícil cuando a uno le gusta. Yo había aprendido a tocar el acordeón y era más o menos, no me terminaba de gustar, y cuando agarré el bandoneón fue diferente no medía los horarios de práctica porque encontré lo que realmente me gusta. Y aprendí observando a otros bandoneonistas. Siempre iba a escuchar a cada bandoneonista que venía a la ciudad, y luego, en Buenos Aires estudié con Néstor Marconi y en Corrientes con Bruno Mendoza. Y de todos fui aprendiendo. Sí fue difícil amalgamar el canto y el bandoneón, es difícil independizar el sonido del bandoneón con lo que uno va cantando, pero cuando a uno le gusta lo que hace, todo se hace más fácil", concluyó.

Comentarios