Secciones
Escenario

Ciclo Jazz en la Casa

Esta noche, el grupo inaugurará el ciclo Jazz en la Casa de la Cultura, con una puesta que rescata la mística de los bares parisinos de los años 30

Domingo 02 de Junio de 2019

.El grupo Manouche, dedicado al jazz gitano, abrirá esta noche el Ciclo Jazz en la Casa. La iniciativa se propone una combinación de concierto y conversación sobre el proceso de creación de la música. El nuevo ciclo gratuito es impulsado por la Secretaría de Turismo y Cultura de Entre Ríos. La cita es a las 19.30, en la Casa de la Cultura de Entre Ríos (Carbó y 9 de Julio, Paraná). Se trata de una propuesta con entrada libre y gratuita, un recital que culminará con un intercambio entre músicos y público, donde se contará acerca del proceso creativo y la improvisación, momento clave en el género jazz. El ciclo continuará un domingo por mes y contará con cantina a precios populares. Manouche es un trío muy peculiar, ya que sus pilares son la guitarra, el saxo y la danza. Sus integrantes son Mario García, Lorenzo Osorio y Maria Noel Trabichet, quienes en enero decidieron emprender este proyecto musical en la capital entrerriana. "En Francia se denomina manouche a una comunidad, la comunidad gitana, que en los años 20 y 30 logró hacer conocida su música gracias a fusiones con el jazz al que se fueron acercando con orquestas típicas, junto a artistas como Duke Ellington y otros que empezaron a viajar a Europa antes de la Segunda Guerra Mundial.
16f1 B.jpg
En esa época sonaba mucho el argentino Oscar Alemán, y Django Reinhardt, que fueron los que sacaron adelante el manouche como subgénero", dijo a Escenario Mario García, saxofonista del grupo. En este sentido, destacó que Manouche busca rescatar la sonoridad particular y puesta en escena de los clubes de jazz parisinos de la década de 1930. "Para nosotros fue importante sumar la danza, porque sería volver a lo que fue el jazz en un principio, música bailable. Tanto la música gitana como el jazz eran bailables antes de fusionarse; incluso era música que sonaba tanto para actos festivos como para ocasiones fúnebres. Los gitanos bailan hasta en los entierros. Por eso quisimos que la danza sea parte de la propuesta, y más que un concierto típico de jazz, nos interesa hacer un show, una performance", enfatizó. Por eso, García y Osorio decidieron invitar a la bailarina de danza jazz, María Noel Trabichet, para que se incorpore a esta propuesta de música instrumental y movimiento. "El trabajo con María Noel es interesante, porque la danza tiene un rol muy importante respecto de lo que surge a nivel sonoro. En el jazz se improvisa mucho, y se da una creación momentánea. En mi caso, a la hora de improvisar con el saxo, trato de recrear con el sonido lo que María Noel está haciendo desde la danza. La creación entonces es algo compartido con la bailarina. Por supuesto, lleva muchas horas de ensayo para conocernos y entender cómo encarar la improvisación", destacó García.

Volver a la raíz

Mario García es un músico joven, amante y conocedor del jazz. De hecho es el impulsor y organizador del Festival de Jazz Paraná, que este año irá por su tercera edición: "En poco más de 100 años, el jazz hizo un recorrido muy amplio, y fue influido por diversas vertientes; muchas de ellas olvidadas. Y a mí me interesa rescatar estas vertientes, incluso ir más a las raíces del jazz, más allá de las fusiones que se han ido dando. Al estar en contacto con lo tradicional, uno entra en conexión con lo esencial, con el contenido, las cuestiones líricas y el contexto histórico de la composición". En este sentido, destacó: "Creo que hay una línea entre estas primeras corrientes del jazz, como el manouche, y todo lo que va apareciendo después de la Segunda Guerra Mundial. A principios de los años 50 con la aparición del subgénero llamado bebop, el jazz pasa a transformarse en algo más intelectual, más de la cabeza, y surgen otros tipos de cosas que se distancian de la música de los años 20 y 30, que era más visceral. Y todas estas transformaciones tienen que ver con el contexto histórico. El manouche tenía mucho que ver con el francés, los vibratos y los colores de las voces que sonaban en ese momento, como Edith Piaf. Entonces, la textura de la música varió mucho. Y de eso vamos a hablar el domingo, porque el concierto será también un poquito didáctico". Cabe destacar que en la ocasión se presentarán como artistas invitados Aldana Del Mestre, bailarina que interpretará ritmos gitanos tradicionales; y el baterista Atilio Notargiácomo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});