Música
Lunes 08 de Abril de 2019

CheChelos: Cuando la academia se amiga con la cultura popular

El dúo folclórico de violonchelos integrado por Mauro Sarachian y Ramiro Zárate se presentará por primera vez en Paraná el 20 de abril

El dúo CheChelos tocará por primera vez a Paraná, donde presentará su espectáculo, Instinto. Será el sábado 20 de abril a las 21, en el Centro Cultural La Vieja Usina, en un concierto de música folclórica instrumental y cantada, interpretada con violonchelos.

El dúo conformado por Ramiro Zárate y Mauro Sarachian brinda un repertorio realizado en formato de concierto de cámara, con canciones propias, arreglos originales de clásicos del cancionero argentino y composiciones de jóvenes folcloristas. Su propuesta atípica resultó ser una de las últimas revelaciones de la música popular argentina, ya que hicieron criollo al violonchelo y construyeron un puente entre el público del teatro y el de las peñas.


Embed



El dúo nació en 2015 durante una gira de la Orquesta Filarmónica de Río Negro, de la que Zárate y Sarachian eran integrantes: en un pueblito patagónico, después de un concierto, la orquesta cruzó la calle desde donde habían dado el recital hasta la pulpería del lugar. En el bar se armó una zapada sin guitarras, y mientras tocaban folclore con los chelos germinó la propuesta musical que luego los consagraría en Cosquín, capital nacional del folclore.

Escenario dialogó con ellos, anticipando la novedosa propuesta que desplegarán en Paraná.

–Participaron en una zapada en una pulpería, y de ahí emprendieron su liberación de músico académico a popular. ¿Podría decirse que hacer música popular es liberador? ¿Cómo fue ese proceso de transición?

–M.S: Por supuesto, para el músico es librador hacer música popular; nosotros venimos del conservatorio y con CheChelos expandimos nuestros horizontes. La verdad que tener un espacio en festivales como el de Cosquín y ser revelación, tocar en peñas para que la gente baile siendo violonchelistas es impensado y liberador. Nos dio muchísimas alegrías.

–Previo a estudiar música académica, ¿habían incursionado en la música folclórica?

–M.S: Siempre estuve en contacto con la música popular, pero el violonchelo es un instrumento que para aprenderlo conviene hacerlo de la mano de la música académica, del conservatorio porque es donde está la información. Pero siempre estuve en contacto con la música popular desde el tango, siendo yo de Buenos Aires, y con la improvisación, con el jazz. Cuando viví en Europa estuve en contacto con muchísimos músicos de todas partes del mundo y me enriquecí de su arte. Fue ahí donde encontré el chop, una técnica que viene del folclore estadounidense, es un chasquido que se hace con el arco sobre las cuerdas y así empezamos a desarrollar nuestra técnica sobre la chacarera, la zamba, el rasguido doble.

–R.Z: Sí, yo empecé con la música folclórica antes de empezar música académica. Vivía en Córdoba, era guitarrista y toqué mucho con folcloristas, acompañé durante mucho tiempo a uno de los quenistas de Ricardo Vilca y recorrimos el país, y ahí aprendí mucho el oficio de tocar folclore. Cuando empecé a estudiar el violonchelo ya venía con una carrera folclórica hecha y adapté muchos de los conocimientos que tenía de la guitarra al violonchelo. Luego lo conocí a Mauro y junto a las técnicas que él aprendió en Europa fusionamos los conocimientos y armamos esta propuesta folclórica con violonchelos.

–Tocaron en la Pre Chaya de La Rioja y fueron revelación en Cosquín ¿Cómo ha sido para su dúo abrirse camino en el ambiente del folclore?

–M.S: Recién armado el dúo, a dos semanas de haber formalizado en 2016 fuimos al certamen de la Pre Chaya y fuimos ganadores. El premio era tocar en el festival, y siendo nuevos, ni siquiera teníamos nombre, nos encontramos tocando en este festival inmenso. Hicimos música riojana, hicimos varios temas de Ramiro González, compositor de esa provincia. Y a partir de allí nos dijimos que tal vez habría espacio para nosotros en el folclore, que tal vez CheChelos era folclore, si bien esa era nuestra intención, el hecho de recibir una devolución del jurado y el público nos lo confirmó. Así que al año siguiente fuimos a Cosquín, fuimos revelación y nos dimos cuenta de que por ahí iba nuestro camino. Y eso nos dio las herramientas para confiar y seguir apostando. Y hacía tiempo que queríamos ir a Paraná, así que estamos contentos de poder tocar allá.

–¿Cuáles son los criterios para el armado de su repertorio?

–R.Z: Digamos que no tenemos una fórmula fija y estándar para armar el repertorio, sí tenemos el concepto de que a la obra no la elegimos, sino que nos elige. Uno va compartiendo el camino de la música con otros músicos y va conociendo compositores, y a veces comparte alguna obra tradicional con algún instrumentista, la aprende y así la incorpora a su repertorio.

–Están trabajando en una fusión entre el chelo y la guitarra, la "chelarra" ¿me cuentan un poco sobre ese instrumento?

–M.S: La chelarra está en proceso, estamos trabajando en el segundo prototipo, es un instrumento que nos va a permitir tocar de pie, con un sonido similar a la guitarra, pero enriquecido por el sonido del violonchelo. Es un violonchelo con trastes con el que se puede rasguear y puntear como si fuera una guitarra. Es un experimento que hacemos a raíz de querer tocar de pie y movernos, estar más liberados a la hora de tocar.

–¿Cómo son sus espectáculos? Dicen que hay mucha interacción con el público.

–R.Z: Nuestro espectáculos son muy dinámicos, todo el tiempo tratamos de generar una energía circular. No es la idea que la gente esté estática mientras nosotros tocamos, sino que tratamos de que haya un ida y vuelta. Contamos cosas, hay momentos cómicos porque estamos relajados, en confianza y generamos ese ambiente. Muchas veces tocamos y cantamos entre el público, entonces rompemos la barrera entre el público y los artistas. Nos gusta que se genere una intimidad para que el momento a través de la música nos eleve a todos, es un ritual en el que celebramos el encuentro a través de la música.

Las entradas anticipadas pueden adquirirse en The Music Store (Gualeguaychú 438) o en www.ticketway.com.ar.

Comentarios