Teatro
Sábado 09 de Diciembre de 2017

Bacanal trae una historia de enredos y disparates en un club social de pueblo

La obra escrita y dirigida por Francisco Padula gira en torno a los tires y aflojes de la comisión directiva de un club de Aldea Spatzenkutter

"La reapertura del Club Social del pueblo es el evento del año que apuesta a sacudir la modorra cotidiana. La comisión directiva a cargo de los preparativos dispone tirar la casa por la ventana. Unas visitas inesperadas llegan al evento. Todo es fiesta, pero todo lo bueno tiene su oportunista", reza la síntesis argumental de Club Social Spatzen, la obra escrita por Francisco Padula, que será repuesta por el grupo teatral paranaense Bacanal, tras dos funciones a sala llena. La función será este jueves, a las 21.30, en la sala mayor del Centro Cultural Juan L. Ortiz (Racedo 250, de Paraná).
"Club Social Spatzen cuenta la historia de la fiesta de reinauguración del mítico Club Social de Spatzenkutter. Un club social que ya no está y que alguna vez existió. Los miembros de la Comisión Directiva, que son vecinos del pueblo, se aprestan a los preparativos de lo que será el evento del año. Es una historia no basada en hechos reales", sintetizó a Escenario el escritor y director de la puesta, Francisco Padula.
Es una sátira en clave de comedia musical, con monólogos de humor y sketches. Los monólogos narran cotidianidades de la vida de un pueblo, pero en su mayoría versan sobre el amor y las relaciones interpersonales. En cambio los sketch son desopilantes: humor absurdo interpretado por una troupe de actores transformistas de primer nivel.
"A esta obra la estrenamos el 10 de agosto en La Vieja Usina a sala llena, realmente hubo muy buena respuesta por parte de la gente y cuando uno se plantea este tipo de obras tiene dos opciones: o hacerla una o dos veces en una sala mayor o hacerlas varias veces en salas más chicas. Pero por tener a siete actores en escena se hacía muy complicado hacerla en una sala chica. Pasó que en Paraná, además, en estos últimos meses hubieron más de una treintena de obras en cartelera, gracias a los festivales del INT y también otras puestas. La plaza estuvo prácticamente colapsada, así fue que decidimos hacer solo dos funciones y ha sido un suceso. Recibimos buenas críticas de público y colegas que fueron a vernos", destacó Padula.
En esta ocasión se repite el elenco de la primera función. Estará el actor cómico de stand up, Andrés Muga; Silvia Rey, una de las actrices con más trayectoria en la capital entrerriana; Gisela Bello, una actriz muy versátil que participa en varias compañías teatrales; el actor transformista Leo Bartolomé, uno de los más renombrados de la ciudad; el actor drag santafesino Leo Leguizamón; y Cristian Giménez y Facundo Nadal, dos actores jóvenes que recién se inician en Paraná.
"Este elenco fue seleccionado así porque en la obra hay muchas mujeres, y en el variopinto de personajes que se presentan, me pareció muy cómico que determinados grotescos femeninos sean interpretados por hombres, y eso le da un mayor volumen a la comicidad", comentó.

Un guiño a las aldeas
"La historia surgió de una idea nuestra, que tiene que ver con rescatar las historias de nuestros pueblos. Y tengo como un metejón con Aldea Spatzenkutter, tal vez por el nombre. Me encanta hacer turismo rural, agarrar el auto y perderme en las aldeas, charlar con la gente. Y el intendente de Aldea Spatzenkutter, que vino a vernos, nos contó que efectivamente existió un club social en ese pueblo, hace muchos tiempos. Quizás no tenía las mismas características de este club que nosotros retratamos, donde hay un intríngulis político, tire y afloje de intereses de la comisión directiva, todo eso forma parte de nuestra obra. Pero el verdadero club social de la aldea tenía como finalidad el esparcimiento, juegos de carta y ajedrez, fiestas", destacó el escritor de Club Social Spatzen.
En la obra se juegan con estereotipos exacerbados, la meretriz del pueblo, el descendiente de alemanes tradicionalista, entre otros. En ese contexto el evento central, el de la re-inauguración del club, debe llevarse a cabo la elección de la reina y es allí se generaran nuevas sorpresas. La aparición de las hermanas Virginia y Paulina Glam, oriundas de Aldea Salto, así como la irrupción de Adela –la madama del burdel del pueblo y los demás pueblos aledaños– que harán de esa noche, un burlesque de proporciones grandilocuentes.
Ahora, la idea es llevar la obra a la aldea que inspiró la historia y hacer una interesante función. "Hay una escuela museo que tiene una explanada parquizada muy linda, y me imagino haciendo una función de verano en ese lugar. Sería muy lindo", expresó.

El Grupo Bacanal
El Grupo de Teatro Bacanal se formó en 2015, año en que debutó con una obra que cosechó aplausos en la capital entrerriana, Tiernas Criaturas, de Gonzalo Senestrari.
"El grupo se ha propuesto como objetivo presentar una obra por año, de aquí hasta donde podamos. Por ahora, preferimos hacer obras cómicas, que es lo que nos gusta y entendemos que también es el tipo de teatro que más le gusta al público, no tanto a los jurados, pero sí a la gente que se vuelca a acompañarnos", indicó Padula y añadió que también es su objetivo fomentar el teatro local.
El grupo tiene una página de facebook que se llama Bacanal Teatro Club, donde comparte información no sólo de sus puestas, sino de puestas teatrales de diversos grupos de la capital entrerriana.
"Hay que hacer un fomento masivo del teatro, para que cada vez más gente vaya a ver obras. Hay que romper ese círculo íntimo de espectadores para que vaya más gente", concluyó.

Comentarios