Cultura
Miércoles 06 de Marzo de 2019

"Arpeggione (memorias de un perro)", lo nuevo de La Fábrica de Historias

Los sábados 9, 16 y 23, Malena Sarrot, Víctor Villarraza, Laura Alberto y Patricia Mattiassi narrarán las andanzas de un perro melómano

Los sábados 9, 16, y 23 de marzo, a las 21, La Fábrica de Historias presenta su nuevo espectáculo de narración oral, Arpeggione (memorias de un perro). Malena Sarrot, Víctor Villarraza, Laura Alberto y Patricia Mattiassi contarán la historia de un can que entendía de música. Las funciones tendrán lugar en Pasaje Alfredo Bravo (Panamá 626), Paraná.
Se trata de un relato coral, es decir, una misma historia contada desde diferentes perspectivas y personajes.
"Este espectáculo se desprende de un cuento de Daniel Moyano, un cuentista argentino que tiene una trayectoria transprovincial, podríamos decir: nació en Buenos Aires, pasó su infancia en Córdoba, terminó viviendo en La Rioja y se exilió en Madrid. No es súper conocido en la Argentina, pero tiene una obra muy linda que se entremezcla con su trayectoria como músico", reseñó a Escenario Víctor Villarraza.
En La Rioja Moyano ejerció como periodista y profesor de Música, e integró el Cuarteto de Cuerdas de la Dirección de Cultura de esa provincia. Allí formó su familia y escribió gran parte de su obra literaria. Durante la última dictadura militar argentina fue encarcelado en La Rioja en 1976. Una vez liberado se exilió en España, donde vivió hasta su muerte.
De su experiencia vital, Moyano extrajo los temas, los tonos, los personajes y el sentido de su obra narrativa.
"Tomamos Arpeggione, que es un cuento sobre un perro que ama la música y tiene que ver con su experiencia en La Rioja. Decidimos hacerlo coral, así que lo engordamos, lo expandimos al cuento agregándoles personajes y situaciones para poder ponerle distintas voces", añadió el entrevistado.
El espectáculo está estructurado en saltos temporales y cada narrador le cede la voz al otro para luego armonizarse todos juntos, cual si se tratara de una pieza musical para cuarteto. "La idea original fue hacerla con música en vivo, pero es difícil conseguir a un cellista que pueda prestarse en poco tiempo a interpretar esta sonata, que es una de las piezas más difíciles y desafiantes para el instrumento. Encima, empieza la temporada de actividades en las sinfónicas. Así que nos limitaremos a pasar una versión grabada", explicó Villarraza.
En esta oportunidad, a la dupla que conforma con Malena Sarrot se suman Laura Alberto y Patricia Mattiassi, quienes fueron parte del taller de narración oral que los dos primeros dictaron en el marco de La Fábrica de Historias. "Las conocimos y pensamos que eran narradoras que realmente podían trabajar con nosotros y las invitamos para esta ocasión, en pos de enriquecer la narración, para que no seamos nosotros dos solos. Fundamentalmente, nos encantó poder enlazar el cuento con la música, ya que Arpeggione es el nombre de una sonata de Schubert", señaló Sarrot.
Sobre el taller de narración oral, que se realiza por segundo año consecutivo, la entrevistada dijo que fue una experiencia muy enriquecedora: "Fue algo nuevo, pero tuvo una convocatoria muy interesante, así que tenemos ganas de repetirlo este año. Además, trajimos a narradores muy importantes a nivel nacional. Además de convocar a narradores entrerrianos, vino gente de Neuquén, Rosario, Buenos Aires y otras ciudades".
La Fábrica de Historias también busca convertirse en un semillero de narradores y de escuchas, porque el oficio de narrar es un ejercicio tanto personal como colectivo. "Es un oficio que uno suele descubrir de grande, y siempre está bueno descubrir nuevas voces. Ahora, Ana Padovani, una narradora pionera de Buenos Aires, tiene un programa que se llama Narran los niños, porque los chicos son los primeros en contar, tienen una gran capacidad para inventar y fantasear que después van perdiendo. Por eso de grandes recurrimos a los cuentos para recordar esa etapa y está bueno aprender el oficio", sostuvo Villarraza.
Es que cautivar la atención desinteresada de alguien, solo por el placer de escuchar una historia, es algo valioso y no tan fácil de conseguir. Es necesario tener gracia y, también, entrenamiento. Al respecto, Villarraza señaló: "Ana María Bovo, que es la maestra narradora de la Argentina por excelencia, siempre compara el momento de atención del público con el temblor de la llama de una vela, esa fragilidad trémula es la que hay que cuidar cuando uno cuenta. A veces uno tiene miedo de aburrir o piensa que no está apto para narrar ante un público; y son solo excusas que hay que ir derribando; con el tiempo uno se da cuenta de que es una cuestión de entrenamiento".
La entrada tiene un valor de 200 pesos e incluye una copa de vino. Como el espacio es limitado, es necesario reservar con anticipación comunicándose al (0343) 154258383.

Comentarios