El poder latino está de regreso
Viernes 24 de Noviembre de 2017

A.N.I.M.A.L vuelve con toda la potencia del metal a Paraná

El power trío se presentará esta noche en el Puerto Nuevo. Andrés Giménez, el fundador de la banda, habló con Radio La Red Paraná

A.N.I.M.A.L, la leyenda del trash metal argentino retornó a los escenarios de la mano de uno de sus fundadores, el guitarrista y vocalista Andrés Giménez, bajo el lema "El poder latino está de regreso". Esta noche, desde las 20 la banda se presentará en Fish, en el Puerto Nuevo de Paraná, junto a Detonador, Hueso e Influir, como teloneras.

ANDRES GIMENEZ.mp3

Con su sonido distorsionado, mezcla de hardcore y metal, A.N.I.M.A.L conquistó Latinoamérica desde la segunda mitad de la década del 90. Acosados Nuestros Indios Murieron al Luchar (es lo que significan las siglas) fue fundada en 1992, y nunca ocultó, desde el propio nombre el valor que otorgó a los pueblos originarios de América Latina en discos como Poder latino y Combativo. Sus fundadores fueron Andrés Giménez (guitarra y voz), Marcelo Corbalán (bajo) y Aníbal Aló (batería). Tras varios desencuentros entre sus integrantes, se separó en 2006. Tras nueve años de inactividad, Giménez reformuló la banda junto a Marcelo Castro y Cristian Lapolla en 2015, para emprender tours y volver a convocar a su público.


El líder del power trío, dialogó con el programa Ahí vamos por Radio La Red Paraná, 97.1: "Hay gente que es muy ortodoxa. Pero a mi me gusta romper con los prejuicios que rondan a la música metal. Crecí escuchando a Pappo e Iggy Pop, pero mi manera de expresarme es el metal, amo la música distorsionada, el hardcore. Pero yo crecí en una familia donde se escuchaba mucho tango y folclore, así aprendí a respetar la música y a colaborar con artistas que hacen otros estilos", señaló Giménez.


La banda viene de hacer una gira por México, Ecuador, Brasil, Bolivia y Chile, donde tocó para diversos públicos, desde pequeñas salas hasta en grandes estadios. "Todo eso te da un backrgound, una soltura que hace que sea mucho más fácil cuando nos juntamos a ensayar. Yo disfruto mucho ya sea tocando para 100 o para 1.000 personas", comentó.


Y añadió que "si no hay amor por lo que uno hace, no se puede tocar. Por una cuestión de respeto hacia la gente que lo va a ver a uno".

Comentarios