Enrique Pinti

Es la primera vez que el agua me llega al cuello, no porque esté en la ruina o me vayan a ver pidiendo limosna