Martes 06 de Febrero de 2018

El pibe que le ganó a la leucemia se prepara para el debut

Elías Pereyra, el juvenil de 19 años podría jugar de arranque ante Newell´s porque Gabriel Rojas, el otro 3, fue expulsado ante Boca.

l juvenil defensor de San Lorenzo Elías Pereyra aseguró hoy que su fe en Dios le permitió sanarse de una leucemía detectada a los 13 años y que lo marginó del fútbol durante 18 meses.


Con flamantes 19 años (los cumplió el 15 de enero pasado), Elías admitió en una entrevista con Télam que "fue duro" enterarse de su enfermedad porque era apenas "un nene" y que el diagnóstico "fue un cambio rotundo de vida porque de entrenar todos los días tuve que ir al hospital Garraham todos los días".


"Fue un año de tratamiento con quimioterapia, sin dudas se trataron de momentos muy difíciles" reconoció el juvenil nacido en González Catán, quien luego de un año y medio de lucha, pudo "volver a San Lorenzo", donde hoy integra el plantel de Primera División, codeándose con su ídolo Leandro "Pipi" Romagnoli, que en algún momento lo visitó en el hospital para brindarle apoyo.


Pese al difícil trance que atravesó, el lateral izquierdo nunca pensó que su carrera futbolística "hubiera terminado" y concentró sus fuerzas en "la recuperación" ya que los médicos siempre le dijeron que "había esperanzas de curación". "Haciendo las cosas bien, la enfermedad se iba a ir. Así fue que pasaron los días, los meses y me fui sintiendo mejor hasta que me dieron el alta. Soy muy creyente, Dios permitió que me sanara de la leucemia", reconoció.


"Cuando me dieron el alta médica, recuerdo que me tocó jugar un partido en la séptima división ante Argentinos Juniors, sentí como que nunca pasó nada, que nunca me hubiese ido (de entrenar en la Ciudad Deportiva)", rememoró el juvenil, sobre el momento en que superó la grave enfermedad.


Aunque el tratamiento médico le vedó la posibilidad de jugar al fútbol, porque las sesiones de quimioterapia "te sacan tanto las células malas, como las buenas, te sacan las fuerzas y no podes hacer esfuerzos físicos, porque te pueden provocar desmayos o vómitos", el defensor de San Lorenzo reveló que "a veces igual me escapaba de casa e iba a jugar al fútbol a la calle".



Esas "travesuras" provocaron que su madre lo "cagara a pedos", según palabras del jugador, por no respetar lo ordenado por los médicos. "Corría el riesgo de que me pasara algo, pero la protección de "Dios fue lo que me dio fuerzas y posibilitó que nunca sufriera ninguna recaída", confió.


La leucemia se empezó a manifestar primero como paperas. "Se me inflamaron los ganglios en el cuello", recordó el defensor, que debutó este verano en San Lorenzo durante un amistoso con Defensa y Justicia en Mar del Plata. "Al tiempo, pasado el plazo de recuperación que me habían dado los médicos, esa inflamación no se me iba y además empecé a sentirme cada vez peor, sin ganas de comer. Entonces mi mamá me llevó a hacerme un análisis de sangre y saltó que tenía leucemia", comentó.


A partir de ese momento se realizó todo el tratamiento en el Garraham. "Un lugar donde nunca me faltó nada, el personal médico siempre trataron de darme todo lo posible, nunca me faltó un medicamento, me ayudaron en todo y por eso estoy muy agradecido al hospital", reconoció el jugador del Ciclón.


Para Elías, ahora la enfermedad "está en el pasado", su presente es "estar entrenando con la Primera de San Lorenzo" e ilusionarse con un futuro de selección, que ya palpó cuando fue integrante de un conjunto de sparrings y pudo compartir entrenamientos con Lionel Messi.


Respecto a su debut en la primera "azulgrana", el pasado 12 de enero, el defensor afirmó que todo "fue todo muy repentino, se lesionó Marcos (Angeleri) y al minuto, casi sin calentar, tuve que entrar a la cancha" en el amistoso con Defensa (3-1). "Fue una gran emoción", aceptó.


"Pasados los minutos, cada vez me sentí mejor, no pensé en la enfermedad, sino en hacer las cosas bien dentro de la cancha, porque jugando en esta divisional, no te podes relajar en nada", advirtió.


"Al principio, la primer jugada la haces lo más simple posible, porque no te querés equivocar, después vas agarrando confianza, tus mismos compañeros te van dando la confianza para que juegues y te sueltes", reconoció Elías. "La verdad que ese partido con Defensa, lo disfruté mucho, me sentí bien y creo que fue un buen partido" afirmó sobre su actuación el jugador.


Finalmente, luego de firmar en diciembre su primer contrato como profesional hasta 2012, Elías contó que tiene "mucha ilusión" de poder jugar este año, aunque ello no sea una condición necesaria debido a que el desafío de haber vuelto a las canchas ya representa un motivo acabado de "felicidad".

Comentarios