Secciones
Rosario

Quién es el narco que cayó frente a un edificio céntrico con 11 kilos de droga

Es un hombre de 43 años que hace una década había sido apresado en la ciudad de Echesortu y al que le incautaron 64 kilos de marihuana

Domingo 06 de Octubre de 2019

Diez años atrás a Mariano L.R., el hombre de 42 años detenido el miércoles en la puerta de un edificio de Dorrego al 1300 en Rosario, santa Fe, cuando llevaba una mochila cargada con drogas, ya había sido detenido por efectivos de la División Toxicomanía de la Policía pampeana en el barrio Echesortu. Entonces llevaba medio troquel de LSD, 48 gramos de marihuana, 5 gramos de cocaína y un revólver calibre 22 listo para disparar. Fue el viernes 16 de octubre de 2009, cuando agentes antinarcóticos pampeanos llegaron tras sus pasos a Rosario y lo detuvieron cuando ingresaba a un edificio de Lavalle al 1000, casi esquina San Juan. En ese momento fue presentado como parte de una red de transeros que llevaba cocaína y marihuana desde Paso de los Libres (Corrientes) a La Pampa. La droga era enviada en encomiendas a Rosario o Buenos Aires donde alguien la retiraba y de ahí seguía viaje a Santa Rosa, la capital pampeana.

Aquel día de hace una década le secuestraron, en un departamento del 4º piso de Lavalle al 1000 en el cual solo había una heladera vieja, 64 ladrillos de marihuana prensada, un kilo de cocaína, 339 troqueles de LSD y 26 pastillas de éxtasis.

Otra vez en la ciudad

El hombre fue llevado a La Pampa y sus pasos se perdieron, al menos en Rosario, hasta la noche del miércoles cuando volvió a la crónica policial. Fue después de que efectivos de la Delegación de Inteligencia e Investigación Criminal de la Prefectura Naval de la Zona Bajo Paraná lo detuvieran cuando ingresaba a un edificio de Dorrego 1355. “Los efectivos de Prefectura lograron detener al narcotraficante investigado, que llegaba a su casa con una mochila cargada de estupefacientes”, se reportó en el parte oficial.

En la mochila los uniformados le secuestraron unos 8 kilos de cocaína y 3 kilos de marihuana. En el departamento, en tanto, había más de 1 millón y medio de pesos entre moneda argentina, mexicana, dólares y euros.

Oficialmente se informó que esa droga, fraccionada, correspondería a alrededor de 22.500 dosis de cocaína y más de 10.400 de marihuana. Según fuentes policiales, el gramo de cocaína en Rosario varía según su calidad entre 250 y 500 pesos; y la dosis de marihuana entre 150 y 200 pesos. Puesto en Rosario, el kilo de marihuana ronda los 12.000 pesos.

Según información oficial del Ministerio de Seguridad de la Nación, además de la droga “se secuestraron armas, municiones, balanzas de precisión, siete celulares, un auto, televisores, cámaras de seguridad, joyas y documentación vinculada a la causa” que está en manos del fiscal federal Claudio Kishimoto.

Ayer Mariano L.R. fue indagado por el fiscal y el juez federal Marcelo Bailaque por infracción a la Ley Nº 23.737, conocida como la ley de estupefacientes. Los mismos funcionarios ordenaron allanar una vivienda de Roldán. Allí se incautaron otros 14.000 dólares y un Peugeot 308.

Pelea territorial

En 2009 Rosario era otra ciudad en cuanto a la violencia callejera. Aunque la pelea por los territorios y la venta de drogas comenzaba a mostrar el orillo de sus mejores cartas. Fue el año en el que mataron al policía Emanuel Del Mastro mientras custodiaba un burdel de Mendoza y Maipú; y también cuando asesinaron a Joel Alcaraz, un pibe de la Banda del Tanque enfrentada a la Banda del Puente que operaba desde la zona del bajo Ayolas, y que entre 2009 y 2012 generó media docena de muertes.

En medio de esos asesinatos, el viernes 23 de octubre de 2009 cayó preso un hombre de 33 años que transportaba drogas por el barrio Echesortu. Era Mariano L.R. El sello que motivó el interés de la prensa fue que los 64 kilos de marihuana y el kilo de cocaína que tenía estaban escondidos en una vieja heladera, el único electrodoméstico de un departamento de Lavalle al 1000. Otro detalle era que la pesquisa no era de la Justicia Federal de Rosario, sino que estaba generada en el escritorio del juez federal de Santa Rosa, Pedro Vicente Zabala.

Mariano L.R. es oriundo de Firmat y ya había purgado una condena de cuatro años desde 1998 por infracción a la ley de estupefacientes en la Unidad Penal 4 de Santa Rosa, en La Pampa. Fuentes consultadas por este diario confiaron ayer que el hombre de 43 años es amante del “bajo perfil” y que la primera década del siglo comenzó a tomar relevancia como distribuidor de drogas.

“Es un jugador que está en un nivel superior de la pirámide de la venta de drogas. Es un distribuidor a alta escala que trabaja a la vieja usanza y bajo el amparo policial. Por eso lo agarran con tanta droga”, explicó una de las fuentes consultadas.

Saga de detenciones

En octubre de 2009 a Mariano L.R. llegaron luego de la detención, cuatro meses antes, de un pampeano que había retirado una encomienda de un depósito de Alsina al 700. Fue el 27 de julio y el detenido fue identificado como Gustavo Andrés S., conocido en las calles de Santa Rosa como Cumpa o Chileno. En la encomienda había 4,750 kilos de marihuana.

La caída de Cumpa fue el principio de una serie de detenciones. Tres días más tarde detuvieron en la ciudad correntina de Paso de los Libres a la expareja del apresado, una docente a la que se le secuestró 1,5 kilos de marihuana. Para los investigadores, la mujer era el nexo entre el pampeano y el mundo narco de la triple frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil.

Tirando de esa punta del ovillo, los investigadores de La Pampa comenzaron a atar cabos y el juez Zabala habilitó a los policías un seguimiento de personas en Rosario y Corrientes. Así, el 16 de octubre dieron con Mariano L.R. en el ingreso al edificio de Lavalle al 1000. Ese día también allanaron una vivienda de Saavedra al 2000, donde tenía su residencia oficial.

“Lo que se desprende de la pesquisa es que este muchacho es un distribuidor que no trabaja al menudeo. Tiene una buena clientela en el centro de Rosario y se pudo detectar una red de una veintena de pequeños vendedores”, explicaron por aquellos días fuentes allegadas a la causa. Entonces Mariano L.R. viajó junto con los elementos secuestrados los 660 kilómetros que separan Rosario de la capital pampeana y quedó a disposición del juez federal Zabala.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario