Secciones
Hoy por hoy

Pichetto, el influencer

El senador nunca fue nada, pero de pronto es el influencer número 1 para los mercados

Jueves 13 de Junio de 2019

Argentina, como la vida en la obra de Calderón de la Barca, cicla como en un sueño profundo donde las cosas representan algo, sin embargo, nada es real. Claro que es una analogía demasiado pretensiosa. Por argumento y calidad de actores esto es más bien como la película “Martes 13”, porque si te matan en el sueño, morís en la vida real.

De ser sólo humo en sus propios sueños, Pichetto devino en personaje determinante para gobernar el destino de 44 millones de personas.

Hay coincidencia plena en que el hombre no arrastra votos, está comprobado que se cambia de bando sin problemas, que ha estado con todos los gobiernos sin importar ideología ni modelo de gobierno y, además, se vuelve un crítico absoluto de los espacios que abandona.

Pichetto nunca fue nada, pero de pronto es el influencer número 1 para los mercados, la política y para el futuro del país. El candidato a vice no es real, pero es crucial por lo que representa.

Y representa bajezas bien argentinas. Sirve para dividir, muestra debilidad de principios, revanchismo, oportunidad de sacar provecho, vanidades, ausencia ideológica y la banalidad del voto.

Pichetto recorrió todos los posibles candidatos a Presidente de la Nación tratando de subirse a alguna fórmula. Al final uno lo llamó.

Es probable que el ex peronista solo exista en los sueños, pero si sirve para lo que dicen que sirve, eso sí nos va a afectar a todos.

La subestimación del oponente no es una opción. Ya lo demostró Macri en 2015, y él mismo lo sabe de cara al futuro.

La Argentina futbolera suma los triunfos en las provincias a medida que se suceden las elecciones. Como si eso fuera indicador de algo. Macri llegó a Presidente y había ganado sólo en cuatro provincias. En el entorno presidencial saben que son un desastre como gobierno, pero apuestan todo a mostrar que la oposición sería aún peor que ellos. Hay millones de pesos puestos en propaganda para señalar lo que es real y lo que es un sueño.

Con ese guion televisivo bajó la pobreza, cayó la inflación, aumentó el empleo y el Paseo del Bajo en Capital Federal es un sueño hecho realidad para todos los argentinos.

Con esa misma lógica se pretende mostrar como real el futuro de la Argentina con un gobierno peronista. Todo lo malo que aún no ha pasado ya está en los titulares de los diarios y las pantallas de televisión. Y todo lo que parecía bueno en el gobierno anterior no fue real, fue sólo un sueño que mucha gente vivió y sintió como verdadero, pero no.

La lógica macrista nos ha acostumbrado a que no importa que es real y que es mentira. Sólo importa lo que representa como herramienta para sacar ventajas en la vida real.

Pichetto representa exactamente eso, invita a que lo subestimen y desvía la atención de lo importante. Si no lo vemos, corremos el riesgo de seguir durmiendo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario