Secciones
Elecciones 2019

Macri designó a Pichetto como compañero de fórmula

La aceptación del senador peronista pone en terapia a Alternativa Federal. Massa anunció un acuerdo con Fernández.

Martes 11 de Junio de 2019

El presidente Mauricio Macri anunció ayer por Twitter que el jefe del bloque de los senadores justicialistas, Miguel Ángel Pichetto, será su compañero de fórmula en los comicios de octubre. Se da por descontando que Cambiemos no tendrá otros postulantes en las PASO del 11 de agosto para la candidatura presidencial. Minutos más tarde Pichetto confirmó su aceptación a la candidatura a vicepresidente. “Le dije que sí inmediatamente”, costó el bonaerense que hace más de 18 años ocupa una banca por Río Negro y desde hace 15 preside el bloque justicialista.

Macri actuó de manera similar a Cristina Fernández, cuando anunció la fórmula del kirchnerismo, por redes sociales, generando sorpresa en varios sectores.

Por estas horas se multiplican los análisis al respecto. Una de las consecuencias que se destacan es el debilitamiento, sino la desaparición, de Alternativa Federal como expresión competitiva del justicialismo. Una parte, posiblemente la más importante, terminará aliada al kirchnerismo; y la otra con Macri, a través de Pichetto y, posiblemente, del gobernador salteño Juan Manuel Urtubey como candidato a senador nacional por Salta.

Aparece entonces como un acierto la prudencia del entrerriano Gustavo Bordet a la hora de las definiciones, dado que la situación terminará de decantarse por estos hechos, sin que él deba protagonizar ninguna ruptura. Obviamente Bordet estaba al tanto de la importante macrización de Pichetto en las últimas semanas y seguramente habrá podido evaluar lo que iba a representar una decisión como la que finalmente tomó el presidente del bloque del PJ.

En ese contexto, resulta interesante ver las reacciones que se van dando en la dirigencia política, y especialmente en el oficialismo nacional.

El poderoso jefe del gabinete nacional, Marcos Peña, afirmó ayer que la decisión de Macri responde al pedido, entre otros, de la Convención Nacional de la UCR y de los gobernadores radicales, que habían planteado la necesidad de ampliar la alianza gobernante. Efectivamente la convención radical realizó ese reclamo, pero se entendía que el pedido era que fuese un hombre de ese partido el candidato a la vicepresidencia.

Desde el inicio de la gestión de Macri, Peña fue un firme opositor a la idea de sumar peronistas a Cambiemos, pero ayer manifestó lo contrario y sostuvo que sumar al senador justicialista responde a la decisión de “trabajar con grandeza y patriotismo”.

Cuando los periodistas le señalaron el pasado menemista, luego duhaldista, luego kirchnerista, luego centrista del exintendente de Sierra Grande, indicando que no se trataba de un referente de la “nueva política”, Peña apuntó: “No planteamos la idea de lo nuevo o lo viejo, sino de cambiar o no cambiar, y cualquier dirigente que quiera colaborar es bienvenido. El tema no es de donde se viene sino a donde se quiere ir (… ) no le pedimos a Miguel que cambie sus ideas sino que se sume a un equipo para seguir transformando a la Argentina”, setenció.

En el mismo reportaje, el funcionario que expresa el pensamiento de Macri, descartó la posibilidad de habilitar las colectoras para que la gobernadora María Eugenia Vidal pueda ser candidata a la reelección por otros partidos o frentes políticos, además de Cambiemos. Y anticipó que podría decidirse hoy cambiarle el nombre a la alianza, para proceder a la inscripción de la misma.

El primer efecto

Mucho se hablará sobre los votos que no tiene Pichetto, un abogado oriundo de Banfield que se afincó en Río Negro y desde allí, con el apoyo de Carlos Menem, llegó al Senado Nacional demostrando una habilidad para la negociación política que hizo que muchos de sus pares lo definieran como el más claro ejemplo del político “del palacio”, aquel que maneja y equilibra relaciones e influencias con diferentes sector del poder político, judicial, económico y el mundo empresario.

Esa imagen de un Pichetto se vio ayer ratificada por el impacto que tuvo su designación en el mundo empresario, que se vio acompañado por la suba generalizada de bonos argentinos y acciones de empresas nacionales, además de la caída del riesgo país a 850 puntos.

Otro impacto que tuvo el anuncio fue opacar la presentación del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, con la conducción nacional del Partido Justicialista, en un nuevo paso hacia la conformación de una coalición opositora junto al kirchnerismo, a un día del cierre de alianzas.

En un breve discurso Massa agradeció al PJ la “generosidad” de haberle planteado la “posibilidad de construir sobre la base de una coalición de partidos donde cada uno respete su individualidad”, tras lo cual le cedió la palabra al titular del PJ, José Luis Gioja

En su momento en anuncio de Cristina buscó adelantarse a otras movidas políticas y apurar una decisión del massismo. Ahora también Macri lo primereó a Massa, al menos en cuanto al protagonismo mediático que tuvo el anuncio.

Las reacciones de parte de la dirigencia de Cambiemos fueron de apoyo, aunque eso no privó a cientos de usuarios de redes sociales de compartir memes o directamente notas de archivo con flagrantes contradicciones de varios integrantes de la coalición gobernante. Igualmente varios rescataron las críticas de Pichetto a la política económica de Macri, formuladas algunas hace pocos días. Lo mismo había ocurrido con las críticas de Alberto Fernandez a la expresidenta Cristina Kirchner, hechas antes de ser nominado por ella como candidato presidencial.

En el caso de Pichetto, también circuló mucho la felicitación hecha en Twitter por el expresidente Carlos Menem, quien consideró que su amigo Pichetto “favorecerá el logro de los consensos básicos y definitivos para el bienestar del pueblo, el crecimiento y la grandeza de nuestra amada Patria”.

Un sí, sin dudar

Aunque al momento del anuncio Pichetto confirmó que aceptó inmediatamente la oferta que le hizo el presidente Macri; antes había negado dos veces la existencia de la negociación, posiblemente para dejarle la novedad al presidente.

Ayer Macri tuiteó: “Los argentinos nos enfrentamos a una oportunidad histórica para consolidar nuestra democracia. En las próximas elecciones decidiremos si queremos vivir en una república o volver a un autoritarismo populista (...) Queremos un país donde todos puedan progresar a partir de su trabajo. Para eso necesitamos integrarnos al mundo y mirar al futuro. Queremos una democracia con pluralismo, libertad de prensa y defensa de los DDHH. Queremos combatir el delito dentro de la ley sin falsos garantismos”

En ese sentido señaló: “Para todo esto necesitaremos construir acuerdos con mucha generosidad y patriotismo donde todos los argentinos que compartan estos valores aporten desde su lugar. Por todo esto quiero anunciarles que Miguel Ángel Pichetto me acompañará como candidato a vicepresidente de la Nación”

Por su parte Pichetto indicó: “Estoy convencido de que Macri va a ser reelegido porque la Argentina no va a volver atrás, no va a volver a planteos autoritarios”.

“Eso no lo vamos a vivir. Estoy convencido de que nos va a tocar gobernar el próximo período y va a ser un período de recuperación muy fuerte para el país”, agregó en una conferencia de prensa en el senado.

La relación con los senadores entrerrianos

El anuncio de Pichetto sobre su renuncia a la presidencia del bloque de senadores peronistas, además de una decisión lógica, sirvió para distender el clima de la bancada que venía empeorando.

Pichettto supo tener momentos tensos con varias senadores nacionales, y especialmente con varias senadoras. La semana pasada la tensión fue en aumento, especialmente luego de que se cayera el tratamiento de pliegos judiciales. En la reunión del bloque el presidente del bloque se cruzó con varios integrantes, entre ellos la entrerriana Sigrid Kunath.

Pichetto venía de afirmar que votaría por Mauricio Macri en un eventual balotaje, si Alternativa Federal no participaba del mismo. Aseguran en la Casa Gris que Kunath evaluó renunciar a la bancada, al igual que varios de sus pares. Finalmente no ocurrió, tal vez por la proximidad de las elecciones provinciales, o la inminencia del cierre de alianzas. Sin embargo, la actitud de Pichetto denotaba un acercamiento creciente a l macrismo.

En mayo, cuando Macri planteó los diez puntos de consenso que permitieran darle tranquilidad a los mercados, fue Pichetto el referente de la Alternativa Federal que le dio el más amplio respaldo.

Aunque en publico Pichetto se limitó a decir que era difícil no coincidir con el decálogo macrista y sugerir que se convoque a la oposición, en privado había barajado la posibilidad de lograr un apoyo unánime de los referentes de la Alternativa Federal.

Pocas horas después el gobierno nacional intentó sumar el respaldo de Gustavo Bordet, pero a sabiendas de que el concordiense tenía una opinión diferente del tema, fue convocado por el ministro Rogelio Frigerio para hablar de cuestiones varias. Al término del encuentro, el gobierno nacional preparó la difusión de una una versión consignado el respaldo del entrerriano, pero las declaraciones de Bordet a los periodistas que cubrían el encuentro desarticuló ese intento.

La conducción de Pichetto del bloque de senadores justicialistas se basó, como suele ocurrir, en establecer varios círculos y posicionar allí, de acuerdo al nivel de confianza y afinidad, a los integrantes de la bancada.

Con Kunath, la relación pasó en los últimos años por la medida del entendimiento que había con Bordet, especialmente a la hora en que el macrismo demandó de apoyo legislativo por vía de los gobernadores. Con Gustavino, la relación era más cercana, a juzgar por lo que publicaban los medios porteños, que consideraban al entrerriano de los hombres de confianza del poderoso jefe de bloque.

Muchos recuerdan que el lanzamiento del peronismo del centro se realizó en Gualeguaychú, en abril de 2018, con Guastavino ocupando un rol central. Allí estuvieron varios referentes legislativos de lo que luego sería Alternativa Federal, aunque no hubo gobernadores presentes . También en aquella oportunidad el macrismo incipiente de Pichetto, que se había esmerado en señalar los límites de esa construcción eran la expresidenta Cristina Fernández “y La Campora”, generó algunas diferenciaciones. “... creo que en estos momentos, en que se da la intervención del Partido Justicialista nacional, tenemos que promover la unidad más que nunca. Tampoco digo una unidad en la que no existan objetivos en común, pero plantear límites de este modo es algo que definitivamente no comparto”, indicó Kunath lo que, posteriormente,le valió el reproche del jefe del bloque.Varios recordaron ayer esas situaciones, entre varias más que, vistas a la luz del anuncio de la candidatura a vicepresidente, permiten una mirada que las ubica como antecedentes concordantes.

Ayer Gustavino marcó diferencias con el senador por Río Negro. “No comparto su decisión, pero respeto sus argumentaciones. Yo lo respeto mucho. Es un hombre de Estado, de consenso y tiene un gran formación”, le dijo a APF.

Kunath fue más tajante. Rechazó la decisión de Pichetto y remarcó: “Formo parte de la oposición y del proyecto político que encabeza Gustavo Bordet”.

En tanto, el senador nacional macrista Alfredo De Angeli dijo que estaba “sorprendido” con la designación y rescató el aporte de Pichetto a la gobernabilidad. “Esto es una demostración más de cambio, de trabajar juntos por un acuerdo de Estado para sacar el país adelante”, explicó De Ángeli. Y remató:“en las últimas intervenciones que hacía en el Senado yo me daba cuenta que Pichetto estaba llevando claramente el mensaje de nuestro presidente...”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});