Secciones
Precios

Los frutos de la huerta aumentaron el 11,75% durante abril

La suba se explica en que los precios de destino subieron muy por encima de los precios al productor. La naranja lidera los incrementos.

Domingo 17 de Mayo de 2020

La brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los productos agropecuarios en el campo subió un 9,2% en abril, pero bajó un 13,8% si se lo compara contra abril del año pasado. Hubo nueve productos con bajas de brechas y 16 con alzas, y las subas superaron además a la magnitud de las bajas. La naranja, cuya brecha había caído el 72,3% en marzo, creció el 119,6% en abril, seguida por el repollo (+33,9%) y el brócoli (+29,6%). En promedio, los consumidores pagaron 4,8 veces más de lo que cobró el productor por los productos en la tranquera de sus campos, cuando en marzo la diferencia fue de 4,4 veces y en febrero de 4,7. En origen, la variación mensual promedio de los precios registró una suba del 1,99%, mientras que en destino los comercios minoristas midieron un aumento del 8,8% y los hipermercados, otro del 11,75%.

Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de la Cámara de la Mediana Empresa en base a precios diarios on line de los principales supermercados del país, más de 700 precios de verdulerías y mercados para cada producto, y precios de origen de las principales zonas productoras que releva un equipo de 35 encuestadores. En abril, el IPOD agrícola subió el 9,2%. La brecha para esos productos promedió en 5,07 veces, ubicándose un 15,8% abajo del mismo mes de 2019.

Datos de producción primaria

El IPOD ganadero trepó un 9,2% también (a 3,7 veces) y se colocó un 0,8% debajo del mismo mes de 2019. La participación del productor en el precio final descendió al 24,3%, es decir, un 6,2% debajo de marzo.

En abril no hubo ningún producto con brecha de dos dígitos por segundo mes consecutivo. La brecha mayor se detectó en el zapallito, donde el precio se multiplicó por 9,5 veces desde que salió del campo. Le siguieron, más atrás, el limón (9,4 veces), la naranja (8,25 veces) y la pera (7,88 veces). Los productos con menores brechas, en tanto, fueron: el pollo (2,35 veces), la frutilla (2,64 veces), el repollo (2,8 veces), el huevo (2,97 veces) y la lechuga, con una brecha de 3 veces. Analizando los IPOD individuales para cada producto, este mes los dos extremos estuvieron dados por el zapallito, con una brecha de 9,5 veces, la mayor de todas en el mes, y el pollo, donde la brecha fue 2,35 veces.

En abril 2020 hubo 16 productos donde las brechas subieron y nueve donde bajaron. El primer efecto se sobrepuso y determinó que la brecha tuviera un aumento mensual importante. El IPOD naranja fue el que más creció en el mes (119,6%). Su incremento se da por una disminución del 38,5% en los precios de origen y un aumento del 35% en los precios de destino. La variación del precio en origen, según comentaron los productores, responde a la estabilización del precio. En marzo hubo escasez de dicha fruta, y lo poco que se comercializó fue naranja de fin de temporada 2019 (la que ha estado en cámara frigorífica).

Cambios de estación

En abril la situación se regularizó y con ello el precio también. Interanualmente, se observa una variación de 188,83% en el precio de origen. El IPOD repollo subió un 33,9% en abril. El aumento de la brecha IPOD se explica por un alza del 17,1% en los precios de destino frente a una disminución del 12,5% en los precios de origen. En origen, la variación del precio de acuerdo a lo informado por los productores se debe a un aumento en la oferta, dado que entró la producción de Santa Fe, sumado a una caída en la demanda, por la situación del consumo. Argumentan que al inicio de la cuarentena obligatoria se habían generado cambios en el comportamiento del consumidor, ya que este optaba por stockearse y comprar mayores cantidades de lo habitual con el fin de asegurarse la disponibilidad del producto. Eso ya se normalizó. Interanualmente se observa una variación del 244,49% en el precio de origen.

El IPOD de frutillas bajó un 38,7%. La reducción de la brecha responde a un aumento del 76,2% en los precios de origen frente a un crecimiento del 8% en los precios de destino. La variación del precio en origen, según refieren los productores, responde a una cuestión de temporada (producto fuera de estación). Queda poca fruta y la que hay está conservada en cámaras de frío. Además, en la provincia de Tucumán fuertes lluvias precipitaron la finalización de la temporada, generando precios más altos en comparación con otras provincias. Interanualmente, se observa una variación del 101,26% en el precio de origen. La mayor brecha del mes disminuyó en un 6,2% la participación promedio del productor en el precio final del producto, que pasó del 25,9% en marzo al 24,3% en abril.

El IPOD es un indicador elaborado por el sector de Economías Regionales de CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el precio de origen de muchos productos agropecuarios en el recorrido desde que salen del campo y hasta que llegan al consumidor. Esas distorsiones son muy dispares según producto, región, tipo de comercio y época del año. En general, las diferencias están determinadas por un conjunto de comportamientos, algunos especulativos, de diferentes actores del mercado; básicamente de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante. Otros son factores comunes como la estacionalidad, que afecta a determinados productos en algunas épocas del año, o los costos de almacenamiento y transporte.

Herramienta de medición

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) comenzó a realizarse en agosto de 2015 como una herramienta para conocer las diferencias en el precio que se paga por algunos productos alimentarios en el campo y en el mercado de consumo. El relevamiento para elaborar el IPOD de abril se realizó en la segunda quincena del mes, con una cobertura geográfica nacional. Para obtener los precios de destino se relevan más de 500 precios de cada producto en la Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Corrientes, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, Salta, San Juan y Santa Cruz. El relevamiento se complementó, además, con un monitoreo diario de los precios on line de las principales cadenas de hipermercados. Para obtener los precios de origen se consultó telefónicamente a 10 productores de cada alimento localizados en las principales zonas productoras de cada uno de esos productos. A través del IPOD se busca conocer la variación en el nivel de precios en dos momentos de la etapa de comercialización de un producto alimenticio, el precio que se le paga al productor y el del producto en góndola. Así, la diferencia de precio entre origen y destino indica la cantidad de veces que aumenta el precio del producto al comercializarse en góndola.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario