Secciones
Deuda Externa

Guzmán define si extiende el plazo de la negociación de deuda

El nuevo límite sería el 28, dado que solo el 35% de los bonistas aceptó oferta del canje que formuló el gobierno de Alberto Fernández.

Sábado 01 de Agosto de 2020

Después de que la mayoría de los bonistas con papeles de deuda emitidos en dólares y bajo ley extranjera rechazaran nuevamente la oferta de reestructuración del Ministerio de Economía argentino, el equipo que encabeza el ministro Martín Guzmán discute si extenderá el plazo para la negociación hasta el 28, como todo parece indicar, incluso considerando que fue siempre la fecha definitiva, pero que por cuestiones legales debieron acortar ese plazo al 4, esto es el martes.

guzman.jpg
Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación

Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación

Por un lado están los inversores que tienen en el país más de 5.000 millones de dólares en bonos con legislación de Nueva York que habrían aceptado la oferta del Gobierno para realizar un canje en el marco de la reestructuración de la deuda.

Ese monto, pudo averiguar Ámbito, representa el 100% de las tenencias que, a comienzos de abril, registró el Palacio de Hacienda de parte de los tenedores locales de esos títulos. Por otro lado, del total de bonos de deuda emitidos en dólares y bajo ley extranjera por unos 60.000 millones, solo alrededor del 25% se presentaron al canje. Sumando los bonos locales y los extranjeros, la aceptación total estaría rondado el 35%. El resto, casi dos tercios que mantienen la negativa es sobre el que está evaluando el ministro Guzmán, la extensión del plazo de negociación.

El 28 de agosto siempre fue la fecha definitiva, pero por cuestiones legales debieron acortar ese plazo al 4. Ahora, con muchos de los acuerdos sin cerrar, los negociadores del Gobierno estimaban que sería necesaria una última ronda de conversaciones.

A eso se agregaba otro detalle relevante: en el mensaje del ministro Guzmán a los acreedores, se sostuvo que la oferta registrada era la última, que no iba a tenerse otra enmienda, por ende la apuesta del Gobierno es llegar al 4 de septiembre con los nuevos títulos registrados en la SEC, y para eso el 28 es el límite.

En medio de la charla con el Atlantic Council de los últimos días, el ministro Guzmán pareció decidido a presionar a los bonistas con la idea de que Argentina debe sentarse pronto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y para este organismo es preferible, primero, dejar que la negociación con los bonistas llegue a alguna instancia de acuerdo, parcial o total.

Presión

Grupos de acreedores de la Argentina tomaron contacto con varias organizaciones internacionales en busca de apoyo para cambiar las reglas de sus títulos extranjeros, según fuentes consultadas por Infobae. El FMI, el departamento del Tesoro, la Asociación Internacional de Mercados de Capital y el Instituto de Finanzas Internacionales son algunas de las organizaciones que fueron informalmente contactadas por los bonistas.

Si bien estos grupos no tienen ninguna injerencia en la letra de los contratos, la idea es que si los compran le daría al ministro Martín Guzmán cobertura política para aceptar los cambios, que fortalecerían los derechos de los acreedores cerrando los resquicios legales para los bonos argentinos emitidos a partir de 2016.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario