Secciones
Reunión con Moyano

Fernández avalaría reformas laborales

El presidente electo le adelantó a un grupo de sindicalistas que es necesario modernizar los convenios colectivos

Martes 03 de Diciembre de 2019

Alberto Fernández reconoció hoy delante de Hugo Moyano y un grupo de sindicalistas aliados al líder camionero que es necesaria una reforma laboral, aunque precisó que debe ser por sectores, a través de la modernización de los convenios colectivos y sin que signifique una pérdida de derechos ni de reducción salarial.

El presidente electo reforzó que no habrá en su gestión reglas generales de flexibilización y dijo que aceptará los tratos entre empresas y sindicatos si es que avanzan en esa lógica. Ya había planteado algo similar cuando LA NACIÓN lo consultó sobre el acuerdo puntual entre Mercado Libre y la Unión de Carga y Descarga por el encuadramiento gremial de trabajadores de un centro de logística.

Sin hablar en detalles sobre el futuro gabinete ni de las medidas que evalúa tomar la semana próxima, cuando asuma la Presidencia, Fernández visitó a Moyano en la sede de la Federación de Camioneros. Almorzó asado en el salón de la planta baja y conversó durante casi tres horas con los dirigentes gremiales. Según cuatro asistentes consultados por LA NACIÓN, no hubo pedidos del anfitrión para ubicar tropa propia en el Estado ni un reclamo puntual por la caída salarial ni un bono de fin de año.

"Escuchó las problemáticas de cada sector y nos dijo que lo primero que había que lograr es reactivar la economía. Que es primordial crecer. Fue una reunión amena", dijo Miguel Ángel Díaz, referente de la Unión de Docentes de Buenos Aires.

Fernández hace equilibrio frente a la interna de la CGT. Reconoció que el sindicalismo "está revuelto", aunque no ahondó en las peleas por el control de la central obrera, donde estuvo hace casi un mes, reunido con todos las vertientes. El encuentro con Moyano se concretó cuando una tensión incipiente comenzaba a guiar su vínculo después de haber privilegiado como su interlocutor gremial a Héctor Daer, el líder cegetista y referente del sector de "los Gordos".

Moyano esquivó la interna, aunque tuvo una sutil intervención con un toque ironía. "El 10 habrá una gran movilización", le dijo a Fernández sobre la marcha a Plaza de Mayo que prepara la CGT para el día de su asunción como presidente. "Nosotros también vamos a acompañar", agregó el camionero, para distender y no revolver una pelea que está aún abierta.

Moyano se rodeó del puñado de gremios que lo acompañaron siempre en la CGT y de sus hijos Facundo y Hugo Antonio. Pablo, el número dos de los camioneros, está de viaje en México por sus obligaciones como gestor deportivo del Club Atlético Independiente. Todas las organizaciones gremiales que estuvieron no comulgan en la CGT con el liderazgo de Daer ni del barrionuevista Carlos Acuña.

Asistieron Omar Plaini (Canillitas), Leonardo Fabre (Apops), Díaz (Docentes), Mario Manrique (Smata), Omar Durdos (SOMU), Domingo Moreira (Ceramistas), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) y Rubén "Cholo" García (municipales bonaerenses), entre otros. Con Fernández, llegaron Santiago Cafiero, que sería su futuro jefe de Gabinete, y Juan Pablo Biondi, el vocero. No estuvo Claudio Moroni, el ministro de Trabajo que anunciará Fernández el viernes próximo.

Un dato: Moroni y Moyano no cruzaron mensajes ni hablaron desde que se conoce que el abogado será el referente de Fernández en la cartera laboral.

En su rol de anfitrión, Moyano le dio la bienvenida a Fernández y le brindó su respaldo. Se mostró alineado, como también lo hicieron la cúpula de la CGT y los otros dos sectores internos, la Corriente Federal, de Sergio Palazzo, y el la tropa del taxista Omar Viviani. Tras una breve introducción, le dio la palabra a Plaini, que accedió a una banca de senador provincial por el Frente de Todos. El de Plaini fue un mensaje más político que gremial. Después hablaron los dirigentes más jóvenes: Christian Gerónimo (Vidrio) y Marcelo Parente (motoqueros), que por su actividad planteó la necesidad de regular las plataformas digitales de delivery y el trabajo en negro.

Intervino también Brey para rescatar la figura de Moyano. "Señor Presidente, este es el hombre que se le plantó al gobierno de Macri y que evitó que avance la reforma laboral", dijo el aeronáutico, reivindicando las batallas del líder camionero. Fernández asintió con un movimiento de cabeza mientras lo escuchaba.

Después de haber triunfado en las primarias de agosto, Fernández escenificó su sintonía con Moyano en una reunión reservada en la casa del jefe camionero, en Barracas. Moyano no suele usar su casa como búnker político, pero en su entorno creyeron que la excepción valía la pena: "Tuvimos en casa al próximo presidente", dijeron tras aquél encuentro. Hoy, nuevamente, el influyente gremialista fue el anfitrión de Fernández, en otra imagen de fuerte contenido político.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario