Secciones
Elecciones 2019

En la city porteña abundaron las críticas al candidato opositor

Hay declaraciones que llevan calma y otras que asustan al mercado, advirtieron.

Martes 27 de Agosto de 2019

Lejos de encontrar un piso tras la destrucción de valor sufrida después de las PASO, los activos argentinos sumaron otra estrepitosa caída ayer, en medio de una creciente incertidumbre financiera y política acentuada por la lectura negativa que dejó la reunión del FMI con el espacio opositor Frente de Todos, el más votado en las elecciones primarias.

Las ventas fueron generalizadas entre los bonos y las acciones, mientras que se aceleró la huida al dólar, lo que impulsó su cotización, pese a una fuerte inyección de fondos por parte del Banco Central (BCRA), en momentos en que el riesgo país alcanzó un nuevo máximo en casi 11 años.

“El mercado estuvo desbordado y todo fue vendedor. Cayeron la deuda y la Bolsa, lo que presionó al tipo de cambio y no alcanzó el esfuerzo del Banco Central con la venta de dólares. El descrédito está en aumento y se reflejó en un nuevo salto del riesgo país”, dijo un agente financiero de la banca privada extranjera al sitio Ambito.com.

Ese mismo medio dio cuenta de un “agresivo desarme de posiciones desde el exterior” que se acentuaron por las lecturas que dejaron las reuniones del lunes con el FMI, según el economista Gustavo Ber.

En tanto, Gabriel Zelpo, economista de la consultora Seido, indicó que la declaración de Alberto Fernández posterior a la reunión (del lunes) con el FMI “claramente no le gustó al mercado”. Esto hizo que se acelerara la demanda de dólares en busca de refugio dentro del actual clima de incertidumbre y volatilidad, explicó.

“El mercado se asustó mucho con las declaraciones del espacio de Alberto Fernández. Hay declaraciones que llevan calma y otras que asustan al mercado. Las que dan temor hoy cuestan reservas”, indicó a Ámbito Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment.

Para el especialista “es una picardía meter al país en un default innecesario en un mundo cuyos principales países tienen sus bonos rindiendo a tasa negativa. Los costos de un default son altísimos para un país en términos de inversión, crecimiento y empleo”.

Algunos inversores esperaban que después de sus cuestionamientos previos a la política económica de Macri y al FMI, Fernández moderaría su tono en un momento crucial en el que el Fondo evalúa la marcha de la economía para determinar si gira o no un desembolso de 5.400 millones de dólares al país, según indicó ese diario económico. Pero el último comunicado del Frente de Todos cayó como un baldazo de agua fría entre los inversores. “La retórica utilizada por Fernández luego de la reunión con el FMI hace que el mercado descuente una reestructuración o ‘reperfilamiento’ de la deuda”, comentó Martín Salvo, gerente de cartera de Industrial Asset Management.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario