Secciones
Seguridad vial

Castigarán con siete años de prisión a quien mate en un siniestro vial

Es lo que establece el proyecto de reforma del Código Penal. Los grupos de víctimas de siniestros viales reclaman penas más severas aún.

Martes 12 de Noviembre de 2019

El proyecto de reforma del Código Penal sancionará con siete años de prisión al autor de una muerte en un siniestro vial, a tono con sanciones más severas reclamadas por las organizaciones de defensa de la vida.

En este sentido, el presidente de la Comisión de Reforma del Código Penal y juez de la Cámara Federal Casación Penal, Mariano Borisnky, señaló que el nuevo digesto en la materia “intenta proteger y resguardar los intereses fundamentales que reclama la sociedad por medio de una política de Estado que tutele la vida humana y la seguridad vial”.

El doctor en Derecho Penal y docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) se refirió a la modificaciones del proyecto del nuevo Código Penal en los artículos 84 bis y 94 bis, que se refieren a las penas en los casos de siniestros viales que tienen como resultado muerte o lesiones en las víctimas.

“Resulta evidente que el actual esquema sancionatorio de las infracciones de tránsito no llega a dar una respuesta adecuada a la problemática. Esto nos obliga a todos a trabajar fuertemente a fin de reducir los índices de siniestros viales en nuestro país, y creo que la reforma permite introducir cambios que van a llevarnos a ese camino”, explicó el juez. Y agregó: “Se establecen nuevas circunstancias de hecho con penas que alcanzan los siete años de prisión en el caso de resultado muerte, inhabilitación de hasta diez años para conducir, y para los delitos que sean llevados adelante de manera imprudente se adelanta la intervención del Estado, sin tener que esperar un resultado trágico respecto de aquellas personas que conducen vehículos en determinadas circunstancias”.

El nuevo artículo 84 del proyecto contempla la conducta culposa básica, con pena de uno a cinco años de prisión respecto de quien por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o los deberes a su cargo, causare a otro un resultado, como lo es la muerte. El inciso 2º del proyecto aumenta la escala penal de dos a cinco años de prisión cuando la muerte es el resultado de la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo con motor.

Se establecen especiales circunstancias de hecho que agravan la penalidad y que elevan el mínimo de la escala penal a tres años de prisión con un máximo de siete años.

“Con estas modificaciones, tenemos una sanción penal para los delitos imprudentes cuya escala penal se encuentra en su máximo de pena justo por debajo del delito doloso de resultado muerte previsto en el artículo 79 del Código Penal”, precisó Borinsky.

Por otra parte, el nuevo texto prevé como delito de peligro abstracto con pena de multa actualizable, la conducta de quien condujere bajo los efectos de sustancias estupefacientes o de alcoholemia, antes estaban contemplados como contravenciones.

Además se prevé la aplicación de la misma pena para el conductor que se negare a someterse a las pruebas de alcoholemia y una pena de multa actualizable respecto de quien condujere un vehículo con motor a velocidad superior en 60 kilómetros por hora a la máxima permitida reglamentariamente.

Por su parte, luego de la condena a tres años de prisión de cumplimiento efectivo para el expiloto Santiago Silvoso por el siniestro que le causó lesiones gravísimas a Macarena Mendizábal, varias ONG reclamaron el endurecimiento de las leyes en momentos en que el Congreso analiza un proyecto de reforma del Código Penal, que prevé que las conductas peligrosas al volante sean consideradas como un delito.

En este caso reciente, la jueza María Cecilia Maiza del Tribunal Oral Criminal Número 24 le dio la máxima pena prevista, antes de la reforma que sufrió en 2017 impulsada por familiares de víctimas, que elevó la pena a cuatro años de prisión para los casos de lesiones graves.

Al respecto, los familiares de las víctimas de siniestros viales, algunos de los cuales integran ONG como Madres del Dolor, dijeron que es necesario el “endurecimiento de las penas”, que actualmente están tipificadas en dos artículos del Código Penal.“Entendemos que cuando hay varios agravantes, la pena máxima prevista termina siendo insuficiente”, explicó a Télam el abogado de la ONG, Natalio Nicodemo. Y agregó: “Los hechos con agravantes deberían tener una pena mínima de más de tres años, para que tengan que cumplir una condena en prisión”.

Sobre la reforma opinó: “Es necesario incluir una figura entre el delito culposo y el doloso, lo que usualmente decimos con dolo eventual, para que en determinados casos las penas no resulten irrisorias con respecto al daño ocasionado”.

El actual artículo 84 bis habla de la conducta culposa básica, con pena de dos a cinco años de prisión a quien por la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo con motor causare a otro la muerte.

Pero el nuevo proyecto, que ya tiene estado parlamentario desde junio de este año, mantiene ese texto en el nuevo artículo 84 y agrega en su inciso segundo que tendrá además de 24 a 60 días multa (económica calculada a través de un coeficiente) e inhabilitación especial, en este caso, por cinco a 10 años. Además se establecen especiales circunstancias que agravan la penalidad y que elevan el mínimo de la escala penal a tres años de prisión con un máximo de siete para el conductor que se diera a la fuga, estuviere bajo los efectos de estupefacientes o alcohol, conduzca con exceso de velocidad, estuviere participando en una prueba de velocidad, manejara estando inhabilitado o hubiere actuado con culpa temeraria.

Estas reformas elevan el máximo de la pena por un homicidio culposo a la pena mínima que estipula el código por un homicidio simple, o sea con dolo, lo que permitirá cerrar la brecha de las subjetividades entre los magistrados ante este tipo de conductas, porque se incluye la culpa temeraria, “aquella conducta que no produce ningún resultado lesivo concreto pero podría potencialmente hacerlo”, explicaron los especialistas.

Sobre este punto Borinsky, dijo que “el proyecto de reforma achica los márgenes sobre cuáles son las conductas que se deben penar, y prevé que conductas peligrosas que no llegan a producir un resultado como la muerte también serán consideradas delito”.

“Se sigue, así, la línea del Código Penal español, que a través de la tipificación de este tipo de conductas de peligro, permitió reducir de un año a otro en 500 las muertes producidas en tragedias viales”, añadió.

Sin embargo, el abogado de Madres del Dolor, Nicodemo, dijo que “mientras no haya más prevención y agravamiento de las penas no van a bajar los siniestros viales”, y recordó que desde la ONG “hace 20 años que vienen luchando por una código mejor, y quizás estamos a tiempo de introducir algunas correcciones al texto enviado al Congreso, que nos permita tener una Justicia más justa”.

Viviam Perrone, referente de las Madres del Dolor, aseguró sobre las leyes actuales de nuestro país: “Es lo que decimos siempre, nadie entiende lo que significa una muerte vial, por qué mueren 20 personas por día. Los fallos que tenemos hasta ahora no evitan muertes, es necesario ser más duros para que quien maneja realmente tome conciencia del daño que puede ocasionar” al cometer una maniobra temeraria.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario